Las matemáticas detrás de la distancia de seguridad

Tres coches circulando pegadísimos por autopista

Mantener una distancia de seguridad correcta con los vehículos que nos preceden es una de las normas básicas que debemos seguir si queremos conducir de forma segura. Sin embargo, no siempre es fácil estimar cual es esa distancia. A lo largo de este artículo haremos uso de matemáticas y física básicas para estimar de forma aproximada cuál es la distancia de seguridad mínima adecuada en cada situación. ¿Nos acompañas?

Tiempo de reacción y distancia de frenada

Antes de hacer cuentas, debemos conocer cuáles son los dos factores principales que influyen a la hora de calcular la distancia de seguridad adecuada. El primero de ellos es el tiempo de reacción. Si nos ayudamos de nuestra amiga la Wikipedia, podemos ver que el tiempo de reacción es “el tiempo que media entre la estimulación de un órgano sensorial y el inicio de una respuesta o una reacción”. Aplicado a una situación de emergencia mientras conducimos, es el tiempo que pasa entre que percibimos un peligro y actuamos sobre los mandos del vehículo para evitar una colisión.

Por otro lado que tenemos la distancia de frenada, que como su propio nombre indica es la distancia que tarda nuestro vehículo es detenerse completamente desde el momento en el que pisamos a fondo el pedal del freno.

frenada-mojado

Para analizar como se relacionan estas dos métricas con la distancia de seguridad vamos a plantear una situación hipotética en la que estamos conduciendo por una autovía y el vehículo que nos precede frena bruscamente delante de nosotros.

Nuestra reacción natural será pisar el pedal del freno lo más con la mayor rapidez y fuerza posible para evitar la colisión. El tiempo que transcurre entre la percepción del peligro y el momento en el que pisamos el freno es el tiempo de reacción. Durante ese intervalo de tiempo habremos recorrido una cantidad de metros concreta en la que no hemos reducido la velocidad del vehículo.

Una vez que hemos pisado el freno, recorreremos una cantidad variable de metros dependiendo del estado de nuestro equipo de frenos, el estado de los neumáticos, suspensiones, etc, hasta detenernos completamente. Esos metros son la distancia de frenado.

Frenar en mojado

La distancia de seguridad en cifras

Vamos a intentar establecer cifras sobre la situación hipotética que acabamos de plantear. Empezando por el tiempo de reacción, que para una persona en plenas facultades físicas y mentales, se estima en unos 0,75 segundos. Esta cifra empeorará notablemente si estamos cansados, somnolientos, hemos consumido cualquier tipo de droga, etc. Suponiendo que circulamos a 120 Km/h, en esos 0,75 segundos hemos recorrido 25 metros antes de pisar el freno.

En lo que respecta a la distancia de frenada, es más difícil establecer cifras generales, ya que es un parámetro que depende de cada vehículo. Generalizando podemos establecer que un turismo moderno con un mantenimiento perfecto se detendrá desde 120 Km/h en unos 65-70 metros.

Estos 70 metros de frenada, junto con los 25 metros que hemos recorrido hasta pisar el pedal, hacen que hayamos tardado en parar el coche desde que hemos vislumbrado el peligro unos 95 metros. ¿Sabes cada cuantos metros se colocan los chevrones que permiten medir la distancia de seguridad en algunos tramos de autovía? Cada 100 metros, muy cerca del número que hemos obtenido nosotros.

Distancia de seguridad

Cabe destacar que el ejemplo que acabamos de plantear representa una situación ideal en la que no solo el conductor reacciona con la máxima velocidad posible, también hemos supuesto que se conduce un coche moderno, no muy cargado y en un estado de mantenimiento impoluto. Se ha considerado también un asfalto en perfecto estado y lo que es más importante, seco. En condiciones de lluvia la distancia de frenado se puede llegar a duplicar o triplicar.

Como en la vida real va a ser difícil reproducir una condiciones tan idílicas, en autovía es recomendable dejar al menos 150 metros con el coche que nos precede y si queremos se generosos y el tráfico lo permite, 200 metros es una distancia ideal.

Para finalizar cabe preguntarse, ¿qué distancia hay que dejar en vías de menor velocidad?. En una carretera convencional de 90 Km/h, recorremos 18,75 metros antes de pisar el freno, mientras que la distancia de frenado en un turismo modernos ronda los 40 metros, por lo que invertiremos unos 60 metros en detener el vehículo ante una emergencia. Por lo que es recomendable dejar al menos 75 metros de separación con el coche que tenemos delante.

En lo que respecta a vías urbanas, a 50 Km/h es recomendable dejar al menos 25 metros, mientras que en vías de 30 Km/h 9 metros se considera una distancia de seguridad suficiente.

  • Miguel Alonso

    Los frenos del vehículo que va delante deben de ser de Fórmula 1 por lo menos. En cuanto pisa el freno parece que se detiene en el acto y sin avanzar un solo metro. No me gustaría ir en es vehículo, si frena acabas estampado contra el parabrisas.

    • Agustín García

      Obviamente solo era un ejemplo de un peligro que nos podemos encontrar. Quizás no he elegido el mejor, porque como entiendo de tu ironía, evidentemente el coche que frena va a tardar otros X metros en frenar, pero creo que ha quedado claro. Substitúyelo por cualquier animal o obstáculo si lo ves más claro.

      Un saludo.