Las cinco peores capitales europeas en movilidad sostenible. ¿Madrid entre ellas?

movilidad sostenible

La organización ecologista Greenpeace, con la elaboración de su Ranking de Ciudades Europeas en Transporte Sostenible, ha procurado adelantarse a un problema que acecha a las grandes capitales europeas: la movilidad de sus ciudadanos ante el aumento desmedido de su población. Y para ello, le ha bastado apoyarse en tres datos para justificar su preocupación: Europa es la tercera región más urbanizada del planeta. Las ciudades son el hogar de más del 70% de la población actual de la Unión Europea. Su población urbana aumentará más del 80% de aquí a 2050.

Por datos como estos, Greenpeace ha querido poner el foco de atención en las capitales europeas, algunas (aunque no todas) de las que más sufrirán el problema de la movilidad congestionada en las próximas décadas.

Viviendo. Caminando. Respirando.

Titulando su informe con estas tres palabras, Greenpeace ha querido dejar claro los pilares en los que se sustenta la vida en la gran ciudad. La organización ecologista advierte de que, ante las previsiones de aumento de población, los ciudadanos se encontrarán con graves problemas de congestión de tráfico que les impedirá moverse con libertad por su ciudad. Y no solamente limitándonos al entorno estrictamente urbano, sino también en los desplazamientos entre ciudades, pues muchos desplazamientos a lo largo del continente empezarán y terminarán en una gran ciudad.

El problema de la contaminación es el otro gran problema añadido de esta masificación. Las emisiones arrojadas por los miles de vehículos de combustión afectan directamente a la calidad del aire que respiramos. Así la contaminación constituye por tanto una fuente de graves enfermedades respiratorias y un problema de salud pública en las grandes ciudades (el nuevo tabaco).

Las formas de transporte disponibles, y el peso que tiene cada una en la movilidad global de una ciudad, configuran indefectiblemente su situación de congestión y contaminación. Es por ello por lo que Greenpeace ha centrado su estudio en cómo está distribuido la movilidad de las ciudades entre las distintas formas de transporte urbano.

Para ello ha tomado el ejemplo de 13 de las grandes ciudades europeas, no necesariamente capitales de su país ni miembro de la Unión Europea: Berlín, Londres, Viena, Bruselas, Moscú, Roma, Zurich, París, Amsterdam, Copenhague, Oslo, Budapest y Madrid. De ellas se han analizado hasta 21 indicadores relacionadas con las 5 grandes áreas de estudio del informe: Transporte Público; Seguridad Vial; Calidad del aire; Gestión de la movilidad; y Movilidad activa.

movilidad sostenible

Budapest: bueno para unos, malo para otros

En la quinta posición (por la cola) encontramos a Budapest. Y eso que capital de Hungría cuenta con uno de los mejores sistemas de transporte público, junto con el de Viena y París. La ciudad cuenta con excelentes servicios de tranvía y metro, localizados principalmente en las áreas de mayor densidad de población y con precios muy competitivos. Como consecuencia de ello, un residente de Budapest hace anualmente 1.037 trayectos, la segunda tasa de uso per cápita más alta de entre las ciudades analizadas.

Sin embargo, Budapest puntúa muy bajo en el resto de categorías, especialmente en gestión de la movilidad (que no favorece al transporte público precisamente) y de movilidad activa, ya que no cuenta con buenas infraestructuras para los ciclistas.

Berlín: innovadora pero a un alto precio

Sorprende la cuarta posición de Berlín, una ciudad conocida por sus innovaciones en movilidad urbana, transporte público y movilidad eléctrica. Sin embargo, los resultados apuntan a las carencias de la capital alemana en materia de seguridad vial y transporte público.

Por un lado, la ciudad cuenta con un significativamente alto número de atropellos de peatones y ciclistas, que la hace la segunda ciudad con el nivel de siniestralidad más alto de entre las analizadas. Por el otro, a pesar de contar con una extensa red de transporte público, los precios son significativamente altos (2.80€ el viaje normal), sobre todo teniendo en cuenta que su renta per cápita no es de las más altas del país.

movilidad sostenible

Londres: mucho trabajo por hacer

La capital del Reino Unido es una de las ciudades más concurridas del mundo, no sólo por su población residente sino por el gran número de turistas y personas de negocios que acuden a ella cada día. Esto la ha convertido en una de las ciudades más congestionadas y contaminadas de Europa, para la cual el ayuntamiento de la ciudad ha decidido tomar medidas como aumentar los puntos de carga de coche eléctrico y subir las tarifas de acceso y aparcamiento de los vehículos de combustión.

El otro gran lastre de la capital británica es la seguridad vial. Con 61 peatones y 8 ciclistas atropellados en 2016, es la segunda peor ciudad para circular en bicicleta o caminando. Para reducir estas cifras, Londres ha puesto en marcha planes de seguridad urbana y de fomento de la bicicleta, aunque aún sin buenos resultados.

Moscú: sin compromiso por mejorar

La capital de Rusia es la más poblada y extensa de todas las ciudades analizadas por Greenpeace. Ello la ha llevado a un crecimiento del tráfico rodado desmesurado incluso para ciudades de su mismo tamaño. Además, al estar su país fuera de la Unión Europea, carece de cualquier compromiso por parte de sus autoridades de mejorar sus niveles de polución ambiental, su mayor problema.

También presenta graves carencias en el fomento de la movilidad activa, donde tampoco se cuentan con grandes zonas verdes o peatonales y apenas se ha implementado una escasa red de bicicletas compartidas. Algo similar ha ocurrido con el fomento del coche eléctrico, donde los planes de fomento para 2017 han quedado en papel mojado. Como muestra, muchas de las 77 estaciones de carga puestas en marcha el paso pasado, han sido ya encontradas desmanteladas y saqueadas. Sólo el famoso metro moscovita parece recibir inversiones interesantes en su mejora.

Roma: la ciudad más insegura

La capital italiana se encuentra sorprendentemente como la ciudad con peor transporte sostenible, por detrás incluso que la caótica Moscú, aunque por motivos diferentes. Tampoco destaca en ninguna parcela, a pesar de no estar entre las ciudades más contaminadas, de tener un sistema de transporte público barato y eficaz y de contar con restricciones temporales de vehículos motorizados al centro de la ciudad eterna.

Sin embargo, la ciudad no cuenta con un plan real de restringir el acceso a los vehículos más contaminantes, como sí están haciendo otras capitales europeas. Y su tráfico es especialmente caótico, que causa que Roma se presente como la ciudad más insegura para peatones y ciclistas, con 47 y 25 atropellos respectivamente durante 2016. Ello ha conllevado que cualquier esfuerzo por fomentar la movilidad activa haya caído en saco roto.

¿Y Madrid? Bien, pero con margen de mejora

movilidad sostenible

La capital de nuestro país se encuentra, en este ranking liderado por Copenhague, Ámsterdam y Oslo, en una cómoda sexta posición. El gran problema de la villa ya los conocemos: sus altos niveles de polución, a lo que ya se está poniendo remedio con protocolos anticontaminación y fechas concretas para la restricción de los vehículos más contaminantes.

Sin embargo, desconocemos más que Madrid se encuentra entre las ciudades más seguras para ciclistas y sobre todo para peatones, que ha hecho de ella una de las ciudades donde más caminamos para movernos por sus calles. Más margen de mejora tenemos en el transporte público, donde los medios tradicionales (metro, autobús, tren de cercanías) funcionan mejor que la media europea, pero con un escaso uso aún de las formas transporte compartido o MaaS (el carsharing y el sistema de bicicletas compartidas).

movilidad sostenible


Imágenes | Greenpeace. Ranking of European Cities in Sustainable Transport |Flickr/faungg’s photos | Flickr/Martti Tulenheimo |  Wikimedia/FelipeGabaldon

En Circula Seguro | Qué es la movilidad multimodal y porqué es importante para las ciudades | Día Mundial de las Ciudades: Estas son las ciudades que se adelantan al futuro | Plan de Movilidad Urbana Sostenible: estas ciudades lo están implantando por diferentes motivos