La seguridad para los niños según la Fundación MAPFRE

sgeuridadninos.jpg
Los niños menores de 14 años suponen una de las piezas más vulnerables dentro del habitáculo de cualquier automóvil. Lo ha sido siempre por su menor tamaño (y eso hoy en día no es exactamente así vistas las proporciones de los niños de 14 años) e incluso en tiempos se les asignaba media plaza dentro del vehículo. Era como si no contasen y claro, a la hora de un accidente sufrían proporcionalmente más daños que un pasajero adulto. Hoy en día, por suerte, las plazas valen lo mismo para adultos y menores, y estos últimos deben tener a su disposición medidas específicas como los sistemas de retención infantil, que reducen considerablemente las probabilidades de daños irreversibles para los pequeños.

La casuística de esta franja de población tan sensible a los accidentes de tráfico (e importante para todos nosotros) es analizada en un reciente informe publicado esta misma semana, realizado por la Fundación MAPFRE y con el título “Prioridades en España en la seguridad de los niños ocupantes de vehículos” nos dan las claves para entender qué papel ocupa un niño dentro del vehículo, y cómo la falta de medidas apropiadas puede resultar en una desgracia que, por lo demás, puede ser evitable en un porcentaje muy elevado de los casos.

Es positivo encontrarse datos como la reducción de la mortalidad de los niños y menores de 14 años durante los últimos años. Los sistemas de retención funcionan, pero aún más importante es comprobar como funciona la educación vial, la concienciación de los padres y el ir desterrando los típicos “Es solo un momento” o “ De aquí allá qué puede pasar”. Entre 2005 y 2008 los accidentes con víctimas mortales menores de 14 años se redujo en un 40%, y a su vez en 2009 se volvió a reducir en un 50% sobre el anterior periodo. Nada despreciables cifras en la dirección correcta que es la de 0 muertes.

Sabemos que es muy difícil que esa cifra nula de accidentes mortales en la carretera se haga realidad, es poco menos que una utopía, pero lo que sí es verdad es que muchas veces tenemos que pensar en alcanzar lo que nos parece inalcanzable. Y todo el esfuerzo que se haga en una causa que es de por sí noble, la de prevenir las muertes en la carretera y mejorar siempre en seguridad pasiva (y activa, pero este caso necesita más de la seguridad pasiva), valdrá la pena.

En este sentido también se ha presentado una web específica dedicada a la seguridad de los niños como ocupantes de los vehículos. Se trata de www.seguridadvialinfantil.org, y en ella se plantean y responden preguntas frecuentes cuando salimos de viaje con nuestros niños, consejos para adquirir los sistemas de retención apropiados, los errores más frecuentes, y mucho más. Se trata de una web específica de este tema y además es posible plantear preguntas a los expertos.

Todo esto es una gran noticia en pro de la Seguridad Vial para los ocupantes, sobre todo para los menores, pero ya sabemos que cualquier avance en este tema, es un avance para todos. Y sobre todo, especial cuidado en esta Semana Santa, no nos arrepintamos de por vida de un error fácilmente evitable con algo de prevención y precaución.

Vía | prSeguridadVial
Sitio oficial | Seguridad Vial Infantil

  • escargot

    Muy interesante, me he pasado por el FAQ de esa página.

    No tengo hijos (ni tengo intención de tenerlos) pero sí que tengo una sobrina a la que a veces llevo en el coche. Su madre tenía un asiento alzador y se compró un asiento completo que lleva ella, con lo que me dio el alzador a mí. Ya lo he puesto varias veces pero tengo mis dudas de que sea todo lo seguro que debe… me parece mucho más seguro el completo. Ya una vez ella no se debió fiar del asiento que me había dado y para un viaje al que me iba a llevar a la cría me trajo el asiento completo. Ésa fue la última vez que llevé a mi sobrina, así que no sé si fue cosa de las características del viaje o mayor interés por la seguridad vial, que ojalá fuera lo segundo.