La nueva revolución del sector del automóvil llega gracias a las tecnologías de lo ínfimo

Avances tecnologicos

Fitsa y CTC presentarán el próximo 28 de noviembre en Santander un encuentro sobre el futuro de las nanotecnologías aplicadas al sector del automóvil y cómo estas se incorporarán al mundo del motor, con la consiguiente incidencia sobre la seguridad vial y la movilidad sostenible. El objetivo de los actos que se celebrarán es, según los organizadores, “promover la innovación y la anticipación a las demandas de los usuarios y los propios constructores de automóviles”.

El encuentro prevé conferencias y talleres sobre nanomateriales, lubricantes, pinturas, equipamiento eléctrico y electrónico y la aplicación de las nanotecnologías a los sistemas de tracción del vehículo, del motor al escape, los amortiguadores y las ruedas.
Está claro que en un futuro muy cercano la seguridad y la eficiencia del vehículo ganarán la batalla del argumento de venta. Cuando la electrónica entró en el automóvil se dispararon las posibilidades de los diferentes sistemas que hasta la fecha habían funcionado de forma exclusivamente mecánica, usando muelles y resortes. Ahora, la nanotecnología anuncia un cambio que dejará en mantillas a la incorporación de la electrónica. No en vano se considera que la nanotecnología supondrá una segunda revolución industrial en pleno siglo XXI.

Materiales cinco veces más resistentes que el acero y hasta diez veces más ligeros, lubricantes que mejoran su rendimiento con partículas infinitesimales de ácido bórico, revestimientos que repelen el agua, los mosquitos y hasta el polvo. Todo es posible gracias a la nanotecnología. Pinturas configuradas como células fotoeléctricas que recargan la batería mientras el vehículo está parado, nanosensores que detectan hasta la cantidad más insignificante de hielo en la calzada, parabrisas que regulan la luz de forma automática. No es ciencia-ficción. Es nanotecnología y ya está aquí.

Vía | DGT, Avances en nanotecnología

  • Lo que podremos ver un un futuro.

    Un saludo