La importancia de dar buen ejemplo

ejemplo padres
La confianza al volante es fundamental, sobre todo para los conductores noveles, que tienen realmente poca experiencia y, en algunos casos, el nuevo estado de “conductores” les puede venir algo grande. Es bueno que reciban refuerzo positivo a sus acciones, que vayan cimentando la confianza en sus manos y en su capacidad.

También es bueno, aunque es en cierto modo algo complementario, que los conductores noveles tengan una buena base de partida mucho, mucho antes de siquiera plantearse sacar el carnet de conducir. El buen conductor se forma 18 años antes de tener la edad legal para acceder al permiso de conducción, y se forma gracias al buen ejemplo que le dan sus padres al volante.

Hace unos días vi un anuncio de una marca de coches (SEAT, lo digo ahora porque se ve en el vídeo), en el que se ve cómo un padre va corrigiendo a su hijo en todo lo que hace: andar en bicicleta, nadar,… Se ve la madera de un padre que está orgulloso por ver los progresos de su hijo, que le da confianza, y que luego se siente orgulloso por lo conseguido. En realidad es hasta tierno. Luego, en el coche, el pobre padre amoroso se despista y “pita” el asistente para el cambio de carril, y su hijo es quien le corrige, dulcemente.

Es un anuncio, por supuesto, pero me sirve para entrar de lleno en el tema del ejemplo. Del buen ejemplo, mejor dicho. Es un tema tan importante con el que, como ya confesé otras veces, llego a pensar que estoy obsesionado, porque a diario se ven cosas en las carreteras que indican, claramente, qué tipo de ejemplo tuvo ante sus ojos ese chaval desde que tiene uso de razón.

Es cierto que algunas conductas, como las agresivas, pueden ser algo natural, de serie en algunas personas. Sin embargo, por muy de serie que vengan, si el refuerzo a partir del ejemplo que tuvo toda su vida es positivo (es decir, si sus padres conducían con las mismas pautas agresivas), se toma como algo legítimo. Y ahí está el peligro.

Cuando una persona no ve corregida su tendencia, ya sea a base del buen ejemplo, de la corrección directa o de su propio sentido común, potenciará esa faceta negativa en la carretera. Por eso es tan importante que, delante de nuestros hijos, estemos alerta a todo lo que hacemos. Una palabrota, un mal gesto, pegarse al conductor de delante… todo esto es evitable por nosotros, los padres, que lejos de ser perfectos, somos humanos y nos equivocamos.

Pero, de nuevo aprovechando la coyuntura, un padre que se equivoca, pero lo reconoce y explica a sus hijos qué ha hecho mal y por qué está mal, está dando un genial ejemplo. No tenemos que ser Don y Doña Perfectos, pero siempre debemos dar un buen ejemplo a nuestros hijos, en todas las facetas y situaciones posibles.

Foto | Martin Garrido

  • José Luis

    Tienes toda la razón Esteban. Pero no solo los padres deben dar ese ejemplo. El otro día mi hijo volvía de excursión con un par de profesores y al llegar al instituto, con un par, cruzan con los alumnos fuera del paso de peatones y con el semáforo rojo para los mismos.

    Todo lo que los padres podamos haber hecho por su educación vial tirado por tierra en un segundo por su profesor.

    Ahora entiendo por qué estos se hartan de decir que en el colegio solo se forma que no se educa, que eso lo tienen que hacer los padres. Está claro que es verdad, que no los educan. Pero sí los maleducan.

  • Juan Barberá

    José Luís tienes toda la razón la Educación Vial es continua y por parte de todos. En el cole de mi hijo (solo hasta primaria) los profesores accedieron a recibir una formación sobre Seguridad Vial, donde entre otras cosas incidimos en este tema. Los profesores, precisamente, no pueden fallarles a sus alumnos, pero no son los únicos, padres, madres, policias, profesores de formación vial, personas públicas, etc. todos damos ejemplo a los más pequeños y debemos fijarnos mucho en que ejemplo queremos darles. Si estas cerca de Valencia te ofrezco la posibilidad de hacerles una Jornada de Seguridad Vial a los profes.
    En cuanto a la reflexión de Esteban es totalmente cierta.

    • José Luis

      Hola Juan. Muchas gracias por tu ofrecimiento y perdona por no haberte contestado antes. La verdad es que vivimos bastante lejos de Valencia, pero ya veo que es un problema común en toda España.
      Gracias de nuevo y enhorabuena por vuestra labor.

  • Efectivamente, más que importante diría que es necesario.