La DGT se aprieta el cinturón

control_guardiacivil.jpg

La crisis no entiende de seguridad vial. Al menos eso es lo que se desprenden de las últimas noticias que indican que la DGT está a favor de que la Guardia Civil reduzca el número de controles con el fin de contener los gastos. Vamos que estamos en época de vacas flacas y toca ahorrar. Y para ello hay que actuar sobre todos loes estamentos.

La medida, tomada por el Ministerior del Interior, está englobada dentro del plan de reducción de gastos de la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil. Para alquien que se encarga de estar en la carretera todo el día, el plan de ahorro pasa por consumir menos gasolina. Para ello, los agentes de Tráfico recorrerán el tramo que les toque vigilar al principio de su turno para posteriormente quedar estacionados en los puntos “calientes”, aquellos en los que existe concentración de accidentes o que posteriormente serán objeto de un control de alcoholemia.

Los controles de alcoholemia se realizarán de una forma más selectiva. Aunque tendrían que puntualizarlo. Si un control va a durar dos horas, supongo que el gasto de hacer 10 controles no será mucho menor que hacer 100. A fin de cuentas, el gasto es el de la boquilla nada más, ¿no?. Eso sí, en esta medida no se estarán incluidos los drogotest, que al ser más caros, ya se realizan de forma selectiva.

No acaban aquí las medidas. También se reducirá el número de agentes para eventos, actos o acontecimientos, espero que también incluyan la escolta de políticos, porque cuatro agentes motorizasos, alguno coche camuflado y algún motorista más controlando o cerrando el acceso a la carretera por la que circula el susodicho me parece, a todas luces, excesivo.

Lo dicho, la seguridad vial se podría resentir un poquito debido al plan de contención de gastos. Pero para que lo anterior sea controlado en todo momento y no pase, se ha creado una comisión con técnicos de la DGT que se encargarán del seguimiento del ahorro y que controlarán que la seguridad vial no se resienta. En palabras de Pere Navarro: se trata de un plan estudiado y planificado.

Vía | El Mundo