La culpa es de la carretera, que está hecha unos zorros

carretera
“Esta carretera está hecha un asco”. Probablemente todos conozcamos un tramo de carretera al que le podamos asociar esta frase, y es que las partidas presupuestarias para el mantenimiento de las carreteras viven tiempos malos, o malísimos. Lo comentamos el año pasado, y hoy toca volver a repasar esos números que siguen bajando hasta no se sabe dónde.

La cuestión es bien sencilla: si no se invierte en mantenimiento de las carreteras, empeoran en cuestión de meses. Y empeoran mucho: baches, socavones, roturas,… Recortar en mantenimiento es recortar en seguridad vial, pero además es un peligro si tenemos en cuenta lo que costará volver a tener el nivel de “puesta a punto” que tenían antes las carreteras.

Según un estudio reciente, la inversión en mantenimiento de las vías de nuestro país cae en picado desde 2009. Son ya “solo” 31.662 euros por kilómetro de carretera los que se invierten, y lógicamente esto está resultando en tramos en peor estado y, consecuentemente, más probabilidades de que un siniestro sea “culpa” del estado del firme. Cuántos, es difícil de decir, pero sí que ante carreteras peores parece lógico pensar que haya más incidentes (salidas de la vía, básicamente).

Las conclusiones del estudio (que cubre más datos, como la inversión de mantenimiento versus el coste por accidente) son que las carreteras hay que mejorarlas. El estado del firme, la delineación de carriles, replantearse algunas intersecciones o hacer los carriles más anchos son algunas de las recomendaciones del RACC que se pueden leer en el estudio.

También es de interés leer sobre cómo se decide dónde invertir en mantenimiento de acuerdo con la metodología coste-beneficio, que viene a decir que interesa actuar en tramos con un potencial grande para evitar accidentes (o sea, tramos que, de por sí, tienen bastantes accidentes, o son graves), invirtiendo en mejoras que se traduzcan en menos accidentes. Así, si dividimos el coste de las medidas por el coste de los accidentes que se evitan con ellas, y tenemos un número mayor que uno, estamos en un escenario donde salen rentables las medidas de mejora.

¿Es algo frío y distante esto? Sí, puesto que no tiene en cuenta el impacto personal de los accidentes. Pero es que, en tema de infraestructuras, cuenta solo el dinero invertido y el retorno de esa inversión, que no es otro que evitar accidentes, o reducir la tasa que soporta hoy dicho tramo. Por si ha quedado lioso, decir que si se invierten 200.000 euros en cambiar un cruce por una glorieta, y uno ahorra 300.000 euros en accidentes evitados, sale ganando. El problema es cuando la inversión baja, sigue bajando y no se sabe cuándo se detendrá la tendencia.

Foto | aaronmcyntide

  • Virus

    Sin restar importancia a lo del mantenimiento de las carreteras, recordad lo de adecuar la forma de conducir a las condiciones de la via…

    Aún recuerdo, a un señor al que estaban entrevistando despues de sufrir un accidente multiple a causa de un banco de niebla, echando la culpa a las autoridades por que no había nadie allí para indicarles que tenían que ir mas despacio por el banco de niebla. Que candido me parecio…

    Salu2 8)

  • 51560

    Hay veces en que simplemente modificando lineas se solucionan muchos problemas, con un coste mínimo. En Bizkaia por ejemplo, han cambiado el trazado de la incorporación de Asua al puente de Rontegi, simplemente cambiando 100 metros de pintura en el suelo. Donde antes teníamos una incorporación en pendiente con mala visibilidad en una autovía de tres carriles atestada, ahora tenemos una incorporación directa en la que ya no es necesario ni siquiera mirar si viene alguien ni reducir ni ceder el paso y mucho más fluido. Y todo simplemente pintando unas pocas líneas. Aunque muchas cosas requieren soluciones costosas, obras, etc… otras muchas son implemente mejoras pequeñas que dan grandes resultados.

    • escargot

      Como dices a veces un gran cambio viene de gastar muy poco pero usando el sentido común, algo que por lo que se ve no se usó desde el principio en muchos casos. Por lo que sea con el ordenador en el que puedo usar Google Street View no puedo conectarme a esta página y en éste que puedo el Street View no me funciona, pero para ver casos en los que con un simple bote de pintura se podrían solucionar muchos problemas os dejo dos indicaciones:

      – A-23, salida Huesca Sur: si vienes desde Nueno y entras a Huesca por allí tienes que hacer un stop poco antes de llegar a la primera rotonda. Cedes a los que vienen por tu derecha, creo que los que se incorporan desde la autovía pero en el otro sentido, que lo hacen cuesta abajo. Para ver si viene alguien tienes que girar bastante el cuello y a los conductores de autobús la indicación se la tienen que hacer los pasajeros que van en el lado derecho del autobús. Me ha tocado darlas alguna vez.

      – N-260, en Sabiñánigo: los que van de Jaca en dirección a Biescas tienen que hacer un stop muy parecido al anterior, con el agravante de que la cuesta que tienen los otros (en este caso los que vienen de los polígonos) es más pronunciada.

      Creo que estas imágenes os las he puesto alguna otra vez, no os sonará a nuevo… pero no sé dónde están. De todos modos, aquí con ponerle el stop al que viene por la derecha, que tiene más visibilidad, se solucionaría el problema. Esto no cuesta 200.000 euros, además.