La Anfac pide seguridad opcional sin IVA ni impuesto de matriculación para reducir la siniestralidad vial

Concesionario Ferrari

Mirando hacia los próximos comicios, la Anfac ha lanzado a la clase política una propuesta ciertamente innovadora: que no se cargue ni el IVA ni el impuesto de matriculación sobre el precio de los elementos de seguridad que se incorporen como opción al equipamiento de los vehículos.

La idea es incentivar la compra de automóviles que lleven instalados los mejores sistemas de seguridad para hacer caer las cifras de siniestralidad mediante la renovación del parque automovilístico.

No hay duda de que con un parque renovado la siniestralidad caería. De todas maneras, se me echa encima una duda: ¿es esta una buena medida para mejorar la seguridad vial o se trata simplemente de una bonita cortina de humo lanzada sólo para incrementar las ventas en el sector?

Analicemos la situación. En la actualidad, pagamos un IVA y un impuesto de matriculación calculados sobre el precio de un vehículo completo. La propuesta de la Anfac considera que se podrían desglosar los elementos de seguridad que pedimos en el concesionario como opción y de ahí deducir las cargas.

Pero, ¿cómo podemos tener la garantía de que lo que pagaremos no es la misma cantidad sólo que por unos conceptos diferentes? ¿Cómo podemos saber que una vez puesta en marcha esta medida lo que ahora se llama impuestos (y por tanto dinero que va a parar a las arcas públicas) no acabará siendo beneficios para los fabricantes y comerciantes? Es lo que tienen los números, que por sí mismos no significan nada. Todo depende de quién los maneje y de cómo los mueva.

Vía | Europa Press

En Circula Seguro | La UPV asegura que renovar nuestros automóviles reduciría la mortalidad hasta en un 40%, La mejora de la seguridad vial pasa por la renovación del parque móvil, ¿Coche viejo? Doble riesgo de muerte en caso de accidente

  • Pues…creo que no entiendo muy bien que quieres decir!
    Sería como cuando compras un coche que por la razón que sea va a estar exento de algún impuesto o tasa; como en la gama siempre habrá algún modelo equivalente que pueda montar ese equipo en opción, sería deducir el porcentaje de ese coste del precio que finalmente vas a pagar…¿no?
    Si con el paso del tiempo “incluyen” el descuento en el precio e intentan “dejarlo igual”, por lo menos tendría un efecto promocional al principio…promocionar la seguridad.

    Personalmente si que apoyo esta propuesta

    Saludos

  • Sí que lo has entendido, Luis. La prueba está en tu frase “Si con el paso del tiempo “incluyen” el descuento…”. Entiendo que la medida que pide la Anfac es más para conseguir incrementar las ventas (y los beneficios por el mecanismo del cambio de concepto pero no de cantidad) que para conseguir reducir la siniestralidad. Que es muy legítimo, ojo, pero que no lo llamen amor cuando quieren decir sexo. 😉

  • En efecto esto tiene todos los tintes de maniobra comercial, tal y como se da hoy el caso en Francia. Desde el mes de enero, el gobierno galo ha instaurado un sistema de bonus/malus asociado a la compra de un automóvil, que prima o tasa al comprador en función de la cantidad de emisiones de CO2 / km del vehículo.

    Si bien antes de esta medida los concesionarios solían proponer una rebaja de unos 2000 euros sobre buena parte de vehículos de gama media (berlinas compactas), ahora anuncian «una oferta que viene a sumarse a la eco-prima» con lo cual el consumidor paga igualmente 2000 euros menos, de los que en muchos casos los primeros 700 euros (primer grupo de vehículos primados) corresponden a la prima del gobierno, y el resto, el descuento promocional.

    En síntesis, el constructor gana más, aunque el cliente paga lo mismo. En cuanto al gobierno, ve cómo el efecto perseguido por su medida (incitar a comprar vehículos más limpios) queda desdibujada, pues al cliente le acaba costando lo mismo un vehículo primado que uno del grupo neutro (sin bonus/malus).