Escribir mensajes de texto, causa de distracción al volante

mensaje móvil

Conductas al volante, como por ejemplo: cambiar de emisora o de canción, ingerir algún tipo de alimento, beber alguna bebida, utilizar el móvil, apartar la vista de la conducción por alguna causa externa, escribir un mensaje de texto, ir fatigado o estresado, maquillarse o mirarse por el espejo o retrovisor interior, visualizar o responder a textos en pantallas digitales al volante son algunas de las distracciones que más accidentes de tráfico causan en la carretera; según una encuesta realizada, a más de 2.000 conductores, por MoneySupermarket.com, una web británica que realiza comparaciones sobre precios, sondeos de opinión y estudios sociales.

De todas esas acciones consideradas como incompatibles mientras se conduce cualquier vehículo, el hecho de escribir mensajes de texto es la que más me ha llamado la atención. Los encuestados del Top 10 de distracciones al volante le dan el sexto puesto por detrás de la utilización del móvil sin explicar si dicho uso es con manos libres. Sin embargo, creo, que resulta más peligroso escribir mensajes que hablar por el móvil por dos cuestiones: distrae la utilización del teclado (observas la ubicación de la letra y visualizas la pantalla tras su escritura) y dificulta la capacidad de respuesta (por la falta de una mano en el volante) ante cualquier imprevisto.

Más vale perder unos segundos en la vida, que la vida en unos segundos

Según una reciente investigación realizada en Gran Bretaña, el 50% del las personas entre los 18 y los 24 años escriben mensajes mientras conducen. Por eso, la policía de dicho país lleva a cabo una campaña en los colegios dirigida a los jóvenes con la difusión de un espectacular vídeo que muestra con gran realismo las consecuencias de una imprudencia, por desgracia, cada vez más común, la distracción al volante por usar el teléfono móvil. En el video que dura poco más de cuatro minutos, se muestran escenas violentas de un choque entre vehículos debido a la distracción de una joven conductora, que por contestar un mensaje de texto con su teléfono móvil provoca la invasión del carril de sentido contrario y las causas que ya podéis imaginaros.

Las conclusiones que se pueden sacar del vídeo son muchas, pero antes me gustaría contaros que desde hace tiempo no había visto una simulación tan real e impactante como la reflejada en el cortometraje. Y no me cabe la menor duda, se trata de una buena herramienta educativa en los institutos para hacer reflexionar a los jóvenes de los riesgos que supone la utilización del móvil. Por eso, decía al principio, el hecho de sacar conclusiones y debatirlas siempre es interesante ya que en nuestras manos está el reducir el número de accidentes entre los conductores jóvenes por ser los más afectados.

Si consideramos como conducta interferente o peligrosa el hecho de atender una llamada de nuestro teléfono móvil y mantener una conversación; con más razón, escribir un texto o enviar un mensaje a través de nuestro móvil, también supone un momento de peligro por el tiempo que se emplea en tales menesteres, con el resultado de una merma en la debida atención que se requiere al volante. Por tanto, comportamientos que hacen distraernos son motivos que restan tiempo a nuestra posibilidad de enfrentarnos ante una maniobra que requiera afrontar con éxito una situación de riesgo.

Mano y mente ocupada

Entre las obligaciones del conductor, contempladas en el Reglamento General de Circulación, está la de mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. Además, se considera incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción el uso por el conductor con el vehículo en movimiento de dispositivos tales como pantallas con acceso a internet, monitores de televisión y reproductores de vídeo o DVD, salvo el dispositivo GPS y el uso de monitores que estén a la vista del conductor y cuya utilización sea necesaria para la visión, por ejemplo, de acceso o bajada de peatones en autobuses o para la visión en vehículos con cámara de maniobras traseras.

Por otro lado, dicho reglamento considera como infracción grave, detracción de tres puntos y la sanción con 200 euros, la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, salvo cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos, ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares, como por ejemplo, el dispositivo de manos libres que aunque permite la maniobrabilidad a los mandos del vehículo puede afectar a la atención que requiere el conductor debido al efecto sorpresa que puede provocar el sonido del teléfono.

Por tanto, si vamos a utilizar el coche, lo mejor: apagar el teléfono para evitar su uso. Y si tenemos que hacer una llamada durante el trayecto, pues buscamos un lugar seguro donde detener el vehículo para no crear molestias al resto de conductores. En el caso de utilizar un dispositivo de manos libres es mejor indicar al interlocutor que estamos conduciendo y así evitar una conversación prolongada. Seguro que lo entenderá.

Vídeo | dieguoto
Más información | Organización Mundial de la Salud
En Circula Seguro | La herramienta más importante para circular seguro, Conduce con todos los sentidos

  • stormer

    Este festival de cristales, sangre y lágrimas tan sólo provoca mal cuerpo durante unos instantes, pero la mayoría de las personas de mi edad se olvidan en poco tiempo de ello. Pocas personas, entre las que me incluyo, de verdad aprendemos con imágenes de esta dureza ya que nos chocan (nunca mejor dicho) profundamente. Y es que en realidad no deberíamos llegar al extremo de tener que representar este tipo de desgracias, sino que desde el primer momento en nuestras vidas que empuñamos un volante deberíamos hacer uso del sentido común; no es muy difícil pensar que a velocidades considerables las cosas pasan en un tiempo francamente pequeño, y de hecho creo que todo o casi todo conductor tiene claro esto, sin embargo el ser humano a menudo no piensa que rozar los límites es muy peligroso, que los “momentitos” se pueden convertir en un “para siempre”, y que las normas de seguridad se dictaminan por razones obvias, y esto al volante es un arma de doble filo, que nos daña a nosotros y daña al que esté cerca.

    Todos en algún momento nos podemos distraer porque ese es nuestro defecto como personas, pero si a la hora de realizar actos peligrosos como es conducir un coche nos volviéramos intolerantes hacia nosotros mismos, el panorama cambiaría mucho.

    Además ya se sabe que en general se suele seguir el mínimo esfuerzo y que pocas veces se está dispuesto a llevar a cabo un esfuerzo extra. Todo el mundo sabe lo sencillo que es usar un GPS (bueno, no siempre); yo poseo uno pero no lo utilizo porque sé otra cosa que muchos de los que usan GPS no saben, y es su potencial distractor (si se me permite la palabra). Por ello en mi afán por conducir de la forma más segura posible, opto por otra solución más compleja y costosa pero igualmente efectiva, y es memorizar, con la ayuda de Google Maps, el recorrido íntegro que deba realizar, poniendo especial atención en los puntos conflictivos. Digo esto porque es un ejemplo de cómo con un poco de esfuerzo podemos reducir aún más nuestras posibilidades de distracción. Desgraciadamente muy poca gente está dispuesta a asumir ese sobre-esfuerzo. Aquí podemos aplicar por ejemplo realizar un cursillo de conducción segura, o uno de conducción eficiente, que a su vez también requiere un sobre-esfuerzo, y por ello es poco frecuente que la gente haga uso de ella.

    En fin, no me extiendo más; lo haría encantado si con ello pudiera cambiar la actitud tan despreocupada que suele predominar al volante…

    • elisaalos

      Yo también hago lo del Google maps! Creía que era la única!
      Nunca me he querido poner un GPS. Bastante tengo con mirar el tráfico, las señales y el velocímetro!

      • escargot

        Y yo. A veces lo miro hasta por mirar.

        He conducido alguna vez con el GPS de mi padre y no me ha gustado nada. No me fiaría mucho de obedecer ciegamente cuando me dice que tome tal salida, porque no clava la ubicación que tienes y, si hay dos salidas muy seguidas, lo más probable es que acabes saliendo por la equivocada. Y eso no lo sabes porque haces lo que el cacharro te dice y ya está.

        En cambio, si miras el mapa, te das cuenta de que están esas dos salidas juntas y decides que cuando llegues allí tendrás cuidado y te fijarás bien. Además, que el Google Street View para eso viene de maravilla porque no hay nada como ver el sitio antes de ir a él.

        • elisaalos

          Sí, el Google Street View es genial! Yo ya no quiero que nadie me haga de ‘líder’, ni que ningún copiloto me diga ‘por dónde tengo que tirar’. A mí, que me den la dirección y yo me tomo mi tiempo con el Google Street View para ir ‘virtualmente’ antes de ir con el coche.
          Y por supuesto, antes de subir al coche desconecto el móvil. Así me ahorro que me asuste o comenzar a pensar en quién podía ser.

          • escargot

            A mi coche le hicieron una foto ahí aparcadico en mi barrio. Ese día no me tocaba conducir.

            También viene muy bien cuando vas a probar una ruta nueva que alguien te vaya indicando y te haga un mapa. A veces voy con el mapa que me han hecho para consultarlo cuando toca parar.

    • elisaalos

      Sólo insistirte en que haces muy bien de estudiar previamente el camino en el Google maps y en apagar el móvil.
      De mi experiencia puede decir que a mí, que llevo aún la ‘L’, ‘planificar’ el viaje en Google Maps me ha supuesto una conducción más anticipada, segura y tranquila. Y me alegro mucho de ver que no soy la única ‘friki’ que hace estas cosas que muchos consideran ‘tan raras y exageradas’.
      Y un consejo: ya que hablamos de atención, que nadie te haga de líder ni pongas a nadie de ‘copiloto’ a indicarte el camino. No: bastante atención requiere la carretera como para prestarla también a un copiloto – o líder- que tiene que decirte por dónde ir. De mi experiencia, te diré que es infinitamente mejor si te dan la dirección y te planificas el camino con el Google Maps.

      • escargot

        Hay por ahí gente que se dedica a poner fotos del Google Street View para que otros adivinen dónde se ha hecho. 🙂

        Qué malo es que te indiquen el camino… una vez tuve que pasar por la M-40 con mis padres, cada uno diciendo que por ahí. Pero un “por ahí” era por ahí y el otro era por otro por ahí. No les hice ni caso y me dediqué a mirar las señales y a esperar que apareciera la que me interesaba.

        Si no… buff.

      • stormer

        Gracias por tus comentarios 😉

        La verdad es que es mucho mejor guiarse con las indicaciones gracias a los conocimientos previos, que no usar el GPS. Ello también contribuye a estar más atento al volante ya que buscas la información en la vía, no fuera de ella. Pero además me gusta este método por varias razones: me gusta consultar mapas (con tranquilidad en mi casa, no perdido en ruta), tengo mucha facilidad para aprenderme calles, planos, nombres de carreteras… y por último tengo buen sentido de la orientación. Por otra parte es una ventaja mirarse detenidamente por dónde discurre la ruta, ya que en caso de que el GPS no indique bien, si sabes que la ruta pasa por una población o lugar determinado y siguiendo una vía concreta, basta con que sigas las indicaciones de esa vía hacia ese pueblo, y el problema se soluciona sin estrés y peligro alguno. Además es gracioso porque la gente a menudo se sorprende de lo bien que me guío y alucinan de que pueda llegar a un sitio donde no hemos ido nunca con tanta facilidad, como si pasara cada día por allí; y sorprender a la gente así, no tiene precio!!! 😛 Así que de frikis nada jajaja, al contrario, demostramos más agilidad mental y autosuficiencia que los demás, que se encuentran esclavizados al GPS sin remedio alguno, no te parece??

        Y lo de que te guíen es totalmente cierto, por suerte soy capaz de buscarme la vida con facilidad en este sentido y a parte de ser más cómodo y seguro, también da orgullo ver que uno es capaz de llegar a sitios desconocidos sin el más mínimo problema.

        En cuanto al móvil, no lo apago cuando conduzco porque tengo manos libres, pero además se junta que conduzco poco y me llaman al móvil todavía menos (realmente lo uso poco el móvil), así que es muy raro que me suene el móvil al volante. Aún así cuando me ha sonado he procurado usarlo pocos segundos. Y lo de los mensajes, como mucho los mando en un semáforo, pero siempre parado y priorizando la conducción (ya encontraré otro más delante para acabar el texto). Otra cosa que hago es que cuando voy con alguien más en el coche, cosas como cambiar de emisora, que supongan apartar la vista de la carretera, hago que las realice mi acompañante, porque además de evitar tener que hacerlo yo por rápido que sea, eso hace que la otra persona también tenga una sensación de seguridad al ver que procuras distraerte lo mínimo posible.

        Fins aviat!

        • escargot

          Yo también dejo cosas como la calefacción y la música en manos de mi copiloto. Más que nada porque no me distraigo y así le dejo elegir, ya que para oír cosas que seguramente sólo me gustan a mí ya tengo los viajes que hago sola.

          En un semáforo no me pondría a usar el móvil. Si no está el coche aparcado, ni hablar.

  • escargot

    ¿Aún está la gente haciendo eso? Hay que ser ababoles… Esto cae de cajón y el que no lo entienda es tonto perdido. Y ya está. Y como decía mi abuelo: “todos los días matando tontos y cada día hay más”. XD

    Disculpad que me ponga así pero es que es verdad: el que se pone a usar el móvil mientras conduce es un memo y por mí genial, que se mate. Pero al resto que nos deje en paz.

    Infracción grave, 3 puntos y 200 euros… una miseria de castigo. Cárcel como mínimo.

    • stormer

      aaajajajaaja, yo sabía lo de “tanto tonto y tan pocas balas” pero la de tu abuelo es mejor xDDDDDD

      Es que encima cuanto los verdes o los “pitufos” (mossos esquadra) ponen multas de este tipo, encima la gente se indigna, pero ver que conducen de forma imprudente y encima quieran tener razón sí que es para indignarse…

      • escargot

        Jajajajaja, esa frase también es buena.

  • andrea ayudame a encontrar a mis hermanos