El vídeo de Rajoy sin cinturón, uno más para la lista

Mariano Rajoy, sin cinturón de seguridad

Han corrido ríos de tinta durante este fin de semana por el vídeo de Rajoy, sí, ese en el que el líder del PP aparece viajando en coche sin el cinturón de seguridad. Ya ha dado tiempo a que media España lo ponga a caer de un burro mientras desde su partido piden disculpas por lo que dicen que es, faltaría más, “un error de un minuto y 33 segundos”:

El presidente del PP es normalmente muy cuidadoso con el cumplimiento de las medidas de seguridad y especialmente con la seguridad de los niños. Todos los ciudadanos y todas las autoridades deben cumplir las normas. La vida de todos los ciudadanos, y por supuesto la del líder de la oposición, son demasiado valiosas.

¿Vemos una vez más el vídeo de Rajoy y lo analizamos desde la óptica de la seguridad vial, ni que sea para variar un poco sobre lo que se ha oído y leído estos días?

Para ser breve, lo que a mí me llama la atención de este vídeo es la absoluta tranquilidad con la que habla Rajoy a la cámara que sostiene alguien mientras el coche viaja a bastante velocidad por una carretera que, a tenor de las señales que se observan en sentido contrario, parece una autovía.

Pero esto tiene muchas lecturas. Desde el punto de vista de la seguridad vial, la más obvia para todos (menos para Rajoy) es la que dice que el cinturón de seguridad es imprescindible al viajar en coche, con independencia de cuál sea el asiento que ocupemos y de cuál sea la duración del trayecto que vayamos a recorrer. En caso de colisión, incluso viajando a una velocidad que percibimos como banal como, por decir algo, 25Km/h, que son casi 7m/s, podemos sufrir graves lesiones o causarlas al resto de los ocupantes si viajamos sin cinturón. Y a 80Km/h, 100Km/h, 120Km/h… o cualquiera que sea la velocidad a la que viajan Rajoy y los suyos es una temeridad sin paliativos.

También, como decía antes, me llama la atención la absoluta tranquilidad del protagonista del vídeo y el hecho que los suyos hagan pasar la temeridad por un despiste ocasional, un error de un minuto y 33 segundos. Dejando de lado que no un minuto y medio sino un solo segundo le cambia la vida a millones de personas cada año, la tranquilidad de Rajoy al viajar sin cinturón me hace pensar sin temor a equivocarme que esa no es la única ocasión en que lo hace, que está acostumbrado a viajar sin cinturón y que por eso ni siquiera se da cuenta de que algo le falta mientras graba el vídeo.

Porque alguien que está acostumbrado a viajar con cinturón de seguridad que se sube a un vehículo y por lo que sea se olvida de ponérselo… lo nota, se da cuenta, carraspea o hasta se ruboriza, se lo abrocha y, en el caso que nos ocupa, pide que se repita la grabación porque es consciente de lo que está transmitiendo a la ciudadanía con su imperdonable descuido.

Por último, no puedo dejar de pensar en los acompañantes de Rajoy, tanto ese que aparece junto a él en el vídeo, que tampoco parece llevar abrochado el dispositivo de seguridad pasiva, como la persona que sostiene la cámara con que se graba toda la escena, que viajando a esa velocidad y en esa postura, por mucho cinturón que llevara no creo que le ayudase demasiado en caso de colisión.

A efectos legales, la cuestión se saldaría con un máximo de 200 euros por ocupante sin cinturón y la detracción de tres puntos si el conductor viajara también sin ataduras, pero no se trata ya de eso, sino de la imagen que transmiten. Si la mujer del César ya ni parece honesta, ¿qué nos queda?

Pero como los protagonistas de este vídeo se dedican a la política, lo más probable es que ahora todo esto quede diluido en uno de esos infernales batiburrillos a los que nos tienen acostumbrados en este país mientras unos y otros enarbolan la bandera de la seguridad, una bandera que en realidad no se creen ni por asomo. Porque si de verdad creyeran en la seguridad vial, no darían pie a que aparecieran noticias como esta y como tantas otras que hemos ido comentando. Y es que el ejemplo que dan desde sus posiciones es una verdadera tomadura de pelo a la seguridad vial, digan lo que digan.

Vídeo | politicaxxl

En Circula Seguro | La revista Autofácil denuncia a Pere Navarro por el exceso de velocidad en su coche oficial, Fernández Vara entona el “mea culpa”, Los famosos también deben dar ejemplo, Carod-Rovira, otra vuelta de tuerca acerca de los infractores famosos