Cuando la protección de datos también influye en la seguridad vial: qué ocurre con el sistema eCall

5_-ECall_BCall_min

Después de que se publicara esta histórica noticia, sobre la insistencia de la Unión Europea de poner el sistema eCall  (llamada automática de emergencia) en los coches nuevos, el Parlamento Europeo, por fin, se decide a regular la obligatoriedad de instalar la tecnología eCall en todos los vehículos, pero a partir de abril de 2018. Un sistema que, mejoraría la comunicación entre servicios de emergencia y usuarios de las carreteras en caso de sufrir un siniestro vial por el aporte de información sobre la localización geográfica del hecho, información sobre el tipo de accidente, vehículos y personas afectadas.

Según la Comisión Europea, las cifras son claras y nos dicen que con el dispositivo eCall se podrían salvar cientos de vidas cada año. En consecuencia, se reducirán gastos sanitarios derivados de lesiones por accidentes de tráfico al mejorar, de forma considerable, el tiempo de respuesta. Sin embargo, habrá que esperar dos años para su definitiva implantación, a pesar del plazo que ya se le dio a la Association des Constructeurs Européens d’Automobiles (ACEA) para que llevaran a cabo un sistema de seguridad del que viene hablándose, hace ya casi una década.

La protección de datos en contra de salvar vidas o al revés

ecall_I

Mucho nos dice la comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo sobre antecedentes, objetivo de la propuesta, observaciones sobre la posición pero nada sobre el interés que se persigue con la mejora en seguridad y movilidad vial como bien pudiera ser: la asistencia a personas que demandan atención sanitaria o auxilio ante cualquier incidente vial. Sin embargo, la Comisión delega en el Consejo y éste en la Comisión para lamentar que “ante la ausencia de dictamen” queda pendiente resolver si interesa más el derecho a la vida de todos o el derecho a la intimidad de unos pocos. No obstante, se prorroga la situación hasta que otros tomen, como suele decirse, el toro por los cuernos ya no sólo por obligación sino por necesidad, con o sin requisitos para evitar, a lo sumo, un mal mayor que es precisamente, lo que se persigue con la seguridad pasiva del vehículo.

Por si no están al corriente sobre esta medida de seguridad pasiva del vehículo, podemos decir que eCall es un sistema automatizado de comunicación vía telefónica entre el vehículo y la central de respuesta de emergencia más próxima. Un dispositivo que permite al conductor hacer uso del mismo para avisar ante cualquier incidente o, de forma automática, saltar la alarma al servicio de emergencia 112 (número único europeo de urgencias) en el supuesto de sufrir un siniestro vial. Una medida orientada a la Seguridad Vial pero que puede desvincularse de su objetivo, si la información con la que se trabaja atenta contra la intimidad de las personas y no se toman medidas como, por ejemplo, la privacidad sobre la ubicación del hecho, así como la identificación del vehículo a empresas privadas de comunicación o hacia otras empresas que, de forma indirecta, podrían aprovecharse de los servicios de reparación de vehículos y asistencia por parte de aseguradoras.

El eCall, localización a modo de GPS, no es nada nuevo

ecall_adac

De ahí, ese aplazamiento legal en cuanto al funcionamiento y entrada en vigor de la instalación en los vehículos nuevos del dispositivo eCall, que tiene abierto otros frentes sobre su conformidad y eficacia y que no podemos pasar por alto como, por ejemplo, la ampliación sobre el uso del sistema eCall a vehículos de dos ruedas y vehículos dedicados al transporte de personas y mercancías. Mientras tanto, todo apunta a que podría utilizarse por otros fabricantes y a título particular de forma voluntaria, sistemas similares a los navegadores GPS. De esa forma, la valoración sobre el riesgo estaría cubierta o podría incentivarse, por parte de las compañías de seguros dentro del sector del automóvil, si se consigue minimizar o prevenir los daños y, en consecuencia, los costes del siniestro.

No obstante, a pesar de disponer de medios avanzados en cuanto a tecnologías de la información y comunicación se refiere, le prestamos más atención a la posibilidad de desvelar con el sistema eCall, la ubicación de nuestro vehículo que a nuestra propia seguridad si conseguimos reducir los tiempos de llegada y respuesta de los servicios de emergencia. Por eso, mientras no se tomen medidas encaminadas a ‘la hora de oro’ tras tras un siniestro de tráfico, habrá que lamentar, con independencia del factor humano, riesgos asociados a los accidentes de tráfico como, por ejemplo, salidas de vía en lugares con escasa o nula comunicación y en aquellas situaciones donde los servicios de vigilancia y rescate se las ven y se las desean para obtener datos sobre la magnitud de lo ocurrido y llegar cuanto antes al lugar del suceso.

Más información | Comisión Europea
En Circula Seguro | ¿Qué es el eCall o llamada automática de emergencia?, Seguridad terciaria, Protocolo de seguridad: la hora de oro