El rebufo (1): la parte sensitiva

Motorbike race

… y se pega en la parte trasera intentando adelantarle aprovechando el rebufo…

¿Cuántas veces habremos oído esto por la televisión durante la retransmisión de una carrera de motos o de coches? Pues muchas veces por lo que todos tenemos el concepto del rebufo asentado en la cabeza aunque no lo hayamos sentido o practicado nunca. Más o menos sabemos que si vamos detrás de otro vehículo, este nos quita el aire y nosotros podemos avanzar con menor dificultad.

Pero, ¿qué se siente cuando circulamos detrás de otro automóvil? Pues normalmente nada agradable, sobre todo si lo hacemos en vehículos de dos ruedas, ya sean motos o bicicletas. Como la distancia de seguridad es algo imprescindible circulando por la carretera, los beneficios del rebufo desaparecen prácticamente, es decir, en vez de desplazarnos sin la dificultada añadida del aire que ya no tenemos delante porque nos los están quitando, tenemos que luchar contra las turbulencias que se generan, algo bastante peligroso. Veamos que se siente.

Motorbike race

Hablemos del circuito. Aquí, el cronómetro es nuestro enemigo y tenemos que arañarle décimas donde podamos. Cuanto más pegados podamos circular al piloto que llevamos delante, menos combustible gastaremos, menos forzaremos el motor y mayor velocidad punta y aceleración podremos tener.

Rodar pegado hace que perdamos un poco la sensación de velocidad ya que el ruido de chocar contra el aire desaparece y oímos mucho mejor nuestra moto. Además, no nos hace falta ir tan pegado al depósito para ser aerodinámicos. Empezamos a notar que nuestra moto corre más y cuando decidamos salir para rebasar al otro piloto, sentiremos como literalmente nos estrellamos contra una barrera invisible. Esta barrera es el aire y ahora seremos nosotros quien tenemos que luchar contra él.

En carretera circulamos mucho más separados y si por ejemplo nos vamos poco a poco acercando a un camión, notaremos como de repente algo empieza a chocar contra nosotros de forma molesta. Es el aire que ha desplazado el camión y de nuevo vuelve a ocupar su posición, pero no lo hace de forma constante sino generando turbulencias, algo muy peligroso que nos puede desestabilizar y hacernos ir al suelo. El aire nos golpea en la moto y en los brazos, produciendo movimientos desagradables en nuestro cuerpo y la moto.

Motorbike race

En bicicleta nos ocurre algo parecido pero en este caso cuando somos adelantados. Si el vehículo que nos adelanta es por ejemplo un camión a gran velocidad, en un primer instante notaremos un empujón. Luego una especie de aspiración que tirará de nosotros hacia el camión para posteriormente notar un viento que nos golpea de frente, todo ello fruto del aire que rodea y se desplaza con el paso del vehículo de mercancías.

Todavía hay un caso más en el que notamos, ya no el rebufo pero si un sensación similar. Si las cúpulas de las motos no están agujereadas, detrás de ellas se forma una especie de depresión y con ello molestias en marcha, desde turbulencias en el casco hasta algo que me ocurrió hace años.

Circulaba con un casco abierto y gafas de sol para proteger los ojos y para ir para casa decidí coger la ronda en vez de ir por el centro de la ciudad. En cuanto superé los cien kilómetros por hora y me agaché un poco para protegerme del aire, la cúpula me succionó literalmente las gafas al interior. Por suerte pude cogerlas en un rápido movimiento antes de que se fuesen al suelo pero se me quitaron las ganas de volver a ir a esa velocidad sin un casco integral en condiciones.

La pregunta es: ¿por qué ocurre todo esto? Lo dejo en manos de Jaume para que nos lo explique mejor en el próximo capítulo.

Foto | Stopherjones, Frielp, BrotheredByBees
En Circula Seguro | La problemática de “coger el rebufo”, El Rebufo