El primer control de velocidad media de tramo ya puede multar

Túnel de Vielha

Hace unos diez meses os expliqué que el primer control de velocidad media en España (el mal llamado radar de tramo) entraba en fase de pruebas en el túnel de Vielha. Pues bien, dichas pruebas han terminado, y desde ayer 12 de julio el invento ya puede sancionar.

Como ya dijimos en su día, este tipo de controles de velocidad pueden fácilmente tener un error de medición inferior a 1km/h, y la precisión aumenta proporcionalmente a la distancia entre ambos puntos de medición. Por lo tanto, el margen de error es tan pequeño que permite multar a quien pase en un sólo kilómetro por hora de la velocidad máxima permitida.

Además, como lo que mide es el tiempo empleado en recorrer todo el tramo, no sólo la velocidad puntual, para evitar la multa no es suficiente con frenar justo antes del radar. Obliga a todo conductor que no quiera ver disminuido el saldo de su cuenta corrientes (y el de puntos en su carne) a mantener durante todo el recorrido una velocidad legal.

Desde Circula seguro siempre hemos defendido que debemos respetar los límites de velocidad no para evitar multas, sino para reducir riesgos y minimizar las consecuencias si algo va mal. Así que, en un mundo ideal, con conductores concienciados, con límites bien puestos y bien señalizados (todo sea dicho), este tipo de controles, por supuesto, no serían necesarios.

Pero como el mundo no es perfecto, por lo menos este tipo de controles garantiza cierta tranquilidad al no tener que estar pendiente del velocímetro a aquellos que procuran cumplir con la normativa. Ya sea para terminar un adelantamiento lo antes posible, para generar un hueco detrás nuestro y facilitar una incorporación… o por un simple descuido, un pico de velocidad no aumenta el riesgo de multa, siempre podemos reducir después durante un corto intervalo de tiempo para mantener nuestra velocidad media final en el margen legal.

Eso sí, ojo porque nadie dice que no sigan habiendo controles de velocidad puntual.

Control de velocidad puntual

Por cierto, respecto este tema, una vez me hicieron una pregunta. Pongamos por ejemplo el túnel de Vielha, donde el límite es de 80km/h. Imaginemos que superamos el límite en 10km/h durante 30 segundos, durante los cuales recorreremos 0,75km. Para evitar la multa, reduzco a 70km/h. Pero, ¿cuando puedo volver a los 80km/h? ¿Tengo que contar otros 30 segundos, o debo recorrer otros 750m?

La respuesta es muy sencilla: los dos métodos evitarán la multa. Si te guías por la distancia, de hecho la velocidad media será inferior a los 80km/h. Si te basas en el tiempo, suponiendo que lo hagas perfectamente, la velocidad media será exactamente la legal. Y esto será siempre así, no depende de los números concretos que hemos puesto.

De todas formas, probablemente sea más fácil contar tiempo que distancia. Además, este método es más versátil: si queremos reducir menos la velocidad, podemos calcular fácilmente el tiempo necesario para evitar la multa. Por ejemplo, si bajamos solamente la mitad de la velocidad excesiva anterior (es decir, nos ponemos a 75, sólo 5km/h bajo el límite), el tiempo necesario será justamente el doble (60 segundos, siempre que no salgamos del tramo controlado durante ese tiempo).

Dado que pretende garantizar cierta velocidad media durante todo un tramo, este tipo de cinemómetro resulta idóneo si la intención es asegurarse que todos los vehículos moderen la velocidad en aquellos lugares en que existe un riesgo especial. Este es el motivo por el que este nuevo sistema se ha implementado en el que hasta no hace mucho era uno de los túneles más peligrosos de nuestras carreteras. De hecho, Trànsit tiene previsto instalar sistemas parecidos en otros túneles, como el del Cadi y el del Bruc.

Sin embargo, por lo menos a mi no me cuesta imaginarme que, en un futuro, este tipo de controles de velocidad se extiendan a todo tipo de carreteras. Es cierto que, con la crisis, cada vez vemos menos vehículos (no oficiales) que circulan de forma consistente por encima de los 120km/h, pero sin duda esta sería una medida impopular.

Por ese motivo, y ahora estoy haciendo un poco de política-ficción, este tipo de medidas sólo se tomarían de alguna forma como contraprestación al tan cacareado aumento de la velocidad máxima. Imaginad, por ejemplo, que nos equiparan con nuestros vecinos del norte poniendo la velocidad máxima a 130km/h.

Es cierto que la velocidad sería superior, lo cual aumenta cuadráticamente los posibles daños (de 120 a 130km/h, la energía cinética aumenta en un 17,4%). Pero, por lo menos los (mal llamados) radares de tramo asegurarían que nadie supera dicho límite durante todo el recorrido. ¿Creéis que sería preferible?

Via | 3cat24 (catalán), La Vanguardia (castellano)
Fotos | Tnarik, chrischappelear