El patinete eléctrico abandona las calles de Madrid

patinete-electrico-madrid

Madrid ha aprobado la expulsión de los patinetes eléctricos de sus calles. El pasado jueves día 9 de agosto, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobó el texto por el cual se regulará la movilidad en la capital, a falta de que el pleno municipal lo ratifique en el mes de septiembre.

El espacio público madrileño, según el borrador que fue presentado en febrero, alejaba a estos vehículos de dos ruedas de la calzada, restringiendo su circulación a tramos exclusivos y con condicionantes muy limitados. Tanto la opinión pública como los agentes municipales aún no tienen claro hacia dónde evolucionará la movilidad sostenible en relación a estos vehículos de movilidad urbana (VMU).

Una normativa polémica para el asfalto madrileño

Hasta estos días, el patinete eléctrico no tenía una regulación propia sobre su uso que esclareciese en qué ámbitos y terrenos podía o no circular. Con la nueva ordenanza de movilidad, su práctica se verá limitada, aunque de momento toca esperar a que el Pleno del Consistorio vote para aprobar su entrada en vigor. Eso será para finales de este verano y, hasta entonces, la propuesta, que ya ha sido tratada en siete reuniones abiertas, se mantendrá como borrador del Ayuntamiento.

Los usuarios de estos vehículos no han aceptado de buen gusto la normativa y se han movilizado en diversas plataformas y asociaciones para dar visibilidad al problema futuro que la ordenanza les conllevaría. Las restricciones supondrían prácticamente el abandono del patinete eléctrico y otros vehículos similares, pues las limitaciones a la circulación relegarían su utilización a los carriles bici y ciertas zonas de la calzada muy específicas, según el tipo de vía y vehículo. La infraestructura ciclista que permite su circulación es aún insuficiente para poder realizar trayectos completos, por ejemplo, aquellos in itinere.

patinete-por-madrid

Además, empresas como Lime y otras numerosas alternativas de alquiler de vehículos eléctricos creen que esta regulación choca contra los objetivos de la movilidad sostenible, pues los patinetes eléctricos son considerados como una solución real a los problemas de circulación urbana y a los de la contaminación. La ausencia de infraestructuras y las nuevas limitaciones, en su opinión, no son más que inconvenientes que harán desaparecer estas iniciativas “sostenibles” de la capital.

¿Qué dice la nueva ordenanza sobre los VMU?

Principalmente y en líneas generales, los Vehículos de Movilidad Urbana, patinetes eléctricos, segways y hoverboards, serán clasificados en diferentes tipologías según la Instrucción 16/V-124 de la DGT:

  • Tipo A. Plataformas de una o dos ruedas y patinetes eléctricos pequeños: podrán circular por ciclocalles, carriles bici protegidos, pistas bici, aceras bici y calzadas de calles residenciales con velocidad limitada a 20 km/h. El número máximo de personas que pueden circular con guía cuando su uso sea el de actividades económicas (por ejemplo, recorridos turísticos) será de ocho, y deberán contar con autorización expresa municipal. Podrán incorporarse a estos grupos con guía menores desde los 10 años de edad.
  • Tipo B. Segway y patinetes eléctricos grandes: deben llevar timbre, luces y elementos reflectantes debidamente homologados y los de tipología C también tienen que llevar casco. Podrán circular por la calzada de calles integradas en las llamadas zonas 30 (coexistencia con peatones),
  • Tipo C. Bicicletas con cesta grande, bici pasajeros y trixie: podrán circular por la calzada de calles en las que la velocidad máxima sea de 30 km/h, y por los ciclocarriles.

carril-bici-patinete

Además, encontramos otras medidas paralelas que también conviene recordar, ya que no equivalen a las que regulan el uso de la bicicleta:

  • La edad para su utilización se sitúa en 15 años.
  • Se prohíbe circular con estos vehículos cuando se supere la tasa de alcohol establecida en la normativa general de tráfico o cuando se hayan consumido drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas.
  • No se podrán utilizar auriculares y cascos conectados a aparatos de sonido.
  • Como norma general, se prohíbe su circulación por aceras y demás espacios reservados a peatones y por carriles bus, aunque se autoriza, al igual que en el caso de patines y patinetes, transitar, a una velocidad máxima de 10 km/h, por itinerarios de parques en los que está permitida la circulación de bicicletas.

Por su parte, los patines y patinetes sin motor, incluyendo monopatines, podrán circular libremente y sin inconvenientes a través de aceras y demás zonas peatonales a una velocidad adaptada al paso de personas, aceras bici, sendas ciclables, por ciclocalles exclusivas para las bicicletas y por carriles bici, protegidos o no. También podrán circular en los parques si se limita a la velocidad de 10 kilómetros por hora y siempre dando a los peatones la prioridad.

Conclusión: el patinete eléctrico fuera de Madrid

mapa-madrid-patinete

En resumen, los de tipo A serían la mayoría de patinetes eléctricos que conocemos, aquellos con una velocidad máxima de 20 km/h y peso hasta los 25 kg. Mientas los de tipo B alcanzarían los 30 km/h y pesarían 50 kg o menos, aproximadamente. En cualquiera de los dos casos la normativa prohíbe la circulación de los VMU por aceras y espacios reservados al tránsito de peatones. Además, no podrán usarse por calzadas, sean o no de un sólo sentido o carril único, carriles bus-taxi o ciclocarriles para la bicicleta.

¿Y por dónde sí puedo circular con mi patinete eléctrico? Las opciones son limitadas y escasas, pero aún existen. Principalmente podrás usarlo por ciclocalles, carriles bici protegidos, sendas bici y pistas bici (según la anchura del vehículo), siempre y cuando se respete la prioridad de paso de los peatones en los cruces señalizados. Los de tipo B además podrán circular por calles de zona 30. Sin lugar a dudas una normativa aún difusa y, sobre todo, confusa tanto para los usuarios y ciudadanos como para los agentes de movilidad.

La Policía duda y la movilidad sostenible, también

patinete-madrid-legalidad

Según la DGT, los criterios establecidos para las restricciones y regulación se basan en la idea de que estos VMU generan situaciones de riesgo al estar a caballo entre los peatones y los ciclistas. No son como los primeros, por lo que no pueden usar las aceras, pero tampoco pueden catalogarse exclusivamente como vehículos de motor.

Según las asociaciones de defensa, los patinetes eléctricos más básicos pueden alcanzar los 25 km/h de velocidad, lo mismo que las bicicletas con motor del servicio BiciMAD, y superan claramente a la bicicleta convencional. Pero, en cambio, estas últimas no tienen restricción alguna. A los usuarios de BiciMAD no se les obliga a llevar casco y en cambio a los de patinete eléctrico sí, incluso cuando tienen mayor posibilidad de reacción al ir erguidos y de pie.

La Policía Municipal tampoco arroja mucha luz sobre el ámbito de actuación de estos vehículos, por lo confuso de las limitaciones, la amplia diversidad de tipos de calzada y la recién aprobada normativa. La opinión generalizada es que si estás en la acera, te piden que circules por la calzada, pero si te ven en la carretera, opinan lo contrario. Tan sólo el carril bici parece aunar todas las posturas, pero según muchos usuarios “ahí son los ciclistas los que se quejan”.

De cara a un futuro medio plazo, el objetivo del Ayuntamiento será ampliar progresivamente los kilómetros de carril bici y para ello ya existen varios proyectos para construir más zonas de circulación aptas para los VMU, en los que no haya discrepancia y la seguridad de todos sea la prioridad real.

En Circula Seguro | La nueva ordenanza de movilidad en Madrid da protagonismo a ciclistas y peatones

En Circula Seguro | Los usuarios de patines también son peatones

Imágenes | iStock ManuelVelasco lenscap67 Bondariev