El Instituto Tecnológico de Massachusetts trabaja en una nueva gestión de semáforos

Semáforo

Siempre que hablamos de conducción eficiente, uno de los puntos donde debemos guardar especial cuidado es en la gestión de los semáforos, es decir, el ser capaces de anticiparnos a las condiciones del tráfico y también a las detenciones por ellos, de forma que minimicemos las paradas y arranques que es uno de los momentos en el que más carburante gastamos y contaminación emitimos. Por ello, una buena gestión de semáforos y su secuencia influye de una forma muy positiva en las ciudades.

Así en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) se ha desarrollado un algoritmo que tiene en cuenta todas las variables globales que existen en una ciudad y de esta forma, poder gestionar de una forma mucho más eficaz la duración y orden secuencial de todos los semáforos de la ciudad, buscando la mayor eficacia.

Hasta ahora, los programas que se utilizaban sólo tenían en cuenta el cruce en cuestión, y no tenían en cuenta el resto de semáforos que intervienen en las posibles variables. Así se creaban cuellos en botella creados por problemas en cadena cuando varios semáforos interaccionan unos con otro de forma errónea.

Las primeras pruebas se han realizado de forma satisfactoria en la ciudad suiza de Lausana con un gran éxito ya que los datos arrojados por el nuevo sistema muestran una eficacia y una reducción del tiempo del 22% respecto a la gestión que se utilizaba anteriormente.

La siguiente fase es que las principales ciudades de EEUU pongan en marcha este nuevo algoritmo y con él, los beneficios de un menor tiempo para los desplazamientos, un mayor ahorro de combustible y una menor contaminación pueda ser una realidad.

Vía | Tecnocarreteras
En Circula Seguro | Cómo conducir con Stop-Start, y 2, Hypermiling, técnicas de ahorro de combustible durante la conducción

  • HijoDeCain

    La información que se refleja es bastante inexacta, tanto en el artículo como en el origen o fuente del mismo.

    Los sistemas de gestión de tráfico llevan muchos años funcionando, nacional e internacionalmente, con diversos nombres comerciales (Getrude u Optimus, por ejemplo), muchos de ellos desarrollados por empresas españolas: INDRA, TELVENT, ETRA o SICE, por citar las más grandes.

    Estas empresas han implementado sus sistemas en muchos de los países americanos, incluidas algunas ciudades del sur de Estados Unidos, pero también en la región asiática, (por ejemplo, en Kuala Lumpur se implementó el sistema Optimus, propiedad de TELVENT, tráfico y transporte, allá por la década del 2000).

    En España, casi todas las ciudades poseen un sistema de gestión de tráfico centralizado (Madrid 1.314 intersecciones, Barcelona 1.508 intersecciones, Zaragoza, San Sebastián, Valencia o Sevilla) y también más pequeñas, Oviedo, Santiago de Compostela, Coruña o Murcia).

    Todos los sistemas tienen en común el uso de la información de los vehículos que usan el viario de la ciudad, obtenidos mediante sistemas de aforos electromagnéticos y en menor medida mediante el uso de CCTv, mediante tratamiento de imagen.

    Sobre los datos obtenidos, se generan a tiempo real patrones de trabajo de regulación, que permiten ofrecer disponibilidad de trayecto a los paquetes más numerosos, reacondicionando los tiempos de verde y la sincronización de las rutas de trabajo.

    Al contrario de lo que se menciona, todos trabajan con patrones globales de información obtenida del conjunto de la ciudad, y no punto a punto; y en grandes urbes, de una zona que se denomina área. Madrid, por ejemplo, esta divida en dos áreas, gestionadas por dos Centros de Gestión de Tráfico (no confundir con los de la Dirección General de Tráfico para los viarios interurbanos).

    Lo que el MIT a realizado es un nuevo algoritmo, que mejora los grados de ajuste y permite una mejor conjunción de los sistemas de regulación, imagino que sobre todo en la previsibilidad del patrón destino, pero esto es una opinión personal, aumentando la rapidez de cálculo en las intensidades probables que las intersecciones deberán regular, antes de la toma de decisión.

  • enrique costa

    Más allá de la inexactitud -o no- de la información el sistema que permita gestionar los semáforos es “la solución” al problema de la siniestralidad (que tanto cuesta en vidas y bienes).
    Lo que hay que agregarlo para “casi” hacerlo perfecto es el monitoreo automático con sensores en los pavimentos para multar con eficiencia a los eternos transgresores impunes y sin intervención humana que tan cara nos cuesta .
    A una cámara automática no se le puede sobornar, ni llega tarde al trabajo ni hace paro, etc.