El eterno problema de la señalización oculta

Intersección entre Mandri y Passeig de la Bonanova, en Barcelona

Vamos a jugar a un juego con el que me distraigo yo de vez en cuando mientras trabajo. Se trata de una adivinanza basada en la observación que suelo plantear a mis alumnos para ver si están por lo que tienen que estar dentro de un coche, y cuyo planteamiento dice así:

En la próxima intersección, ¿quién tiene prioridad y por qué?

Aquellos que saben observar a su alrededor dan en el clavo. Otros sólo reaccionan cuando les freno en seco y despiertan de su atolondramiento, y luego están aquellos que directamente no pueden jugar a adivinar nada de lo que tienen enfrente porque en un ejemplo como el de arriba sienten que no hay mucho para ver, y entonces responden:

Si no hay señalización, rige la norma general de prioridad de la derecha.

Craso error. Frenazo, en el mejor de los casos.

Hacía días que quería tratar el eterno problema de la señalización oculta, y unas fotos que me ha hecho por encargo mi amigo Ray (un tipo estupendo, por cierto) me sirven de soporte para la explicación. Él ha captado esta escena en la que vemos un cruce entre dos concurridas vías de la ciudad de Barcelona: la calle Mandri y el Paseo de la Bonanova.

Son calles que soportan una cantidad de vehículos poco despreciable, por lo que el tráfico debe regularse con precisión en aras de dar fluidez y seguridad a la circulación en aquella zona. Sin embargo, a unos 25 metros del punto de intersección entre ambas vías no es en absoluto sencillo detectar cómo está establecida la prioridad de paso, por lo que uno podría suponer que, Ley en mano, rige la norma general de prioridad de la derecha y por tanto podría pasar tranquilamente puesto que al girar hacia la derecha no tiene que ceder el paso a ningún otro vehículo. Extraño, que suceda algo así en una intersección como esta, pero en ausencia de señalización eso es lo que hay.

Claro, que la estampa tiene su truco. Tal y como decía Ramón de Campoamor en sus ‘Humoradas’,

En este mundo traidor

nada es verdad ni mentira;

todo es según el color

del cristal con que se mira.

Y en este caso basta con alterar un poco el color de nuestro cristal, basta con alterar un poco nuestro punto de vista original, para darnos cuenta de que en este cruce hay un semáforo que, de cerca, queda oculto por la selva del asfalto, árboles incluidos. A unos 25 metros, si miramos hacia el cielo, veremos un semáforo, el único de los tres emplazados en la zona que en estos momentos queda visible, al menos hasta que le falle la bombilla. Esta foto está tomada apuntando con una inclinación de unos 45 grados, más o menos.

La pregunta es: ¿tan complicado tiene que ser divisar un semáforo? Está claro que un conductor tiene que saber observar la realidad que lo rodea a una cierta distancia (a una manzana, les indico yo a mis alumnos de forma orientativa), pero no es menos cierto que según el Reglamento General de la Circulación la señalización tiene “por misión advertir e informar a los usuarios de la vía u ordenar o reglamentar su comportamiento con la necesaria antelación de determinadas circunstancias de la vía o de la circulación”, y para que eso sea posible “corresponde al titular de la vía la responsabilidad de su mantenimiento en las mejores condiciones posibles de seguridad para la circulación y la instalación y conservación en ella de las adecuadas señales y marcas viales”.

Tras guardar en un oscuro cajón el Reglamento, si uno vuelve a la calle y se acerca aún más al semáforo, hasta quedar a unos cuatro o cinco metros de distancia, antes avistará los nidos que hayan formado los pajarillos de la ciudad que la luz que se encarga de dar seguridad a los conductores.

Semáforo oculto entre las ramas

Hombre, sí. Algo de luz roja queda entre el follaje del arbolito, pero estaremos todos de acuerdo en que no resulta fácil de ver, y menos cuando uno se halla a los mandos de un vehículo en movimiento.

¿Era conflictiva la situación original de las señales? ¿Acaso estamos ante un ejemplo de mal emplazamiento de la señalización en un cruce concurrido? De ninguna manera. Si uno busca este lugar de Barcelona en un servicio como Google Street View, se da cuenta de que, en condiciones más o menos normales, cuando pasó por la zona el coche que captura las imágenes, la señalización no presentaba ningún tipo de problema…

… hasta que a los árboles, oh sorpresa sorprendente, les comenzaron a crecer las ramas y las hojas y el semáforo quedó sepultado literalmente, con el agravante de que en el lado izquierdo de la calle se levantaron las protecciones de una obra tapando una de las réplicas de la señalización, una de las que se instalan por si falla el resto de las luces.

En resumidas cuentas, ocurre lo que tantas veces: falla el mantenimiento de la señalización porque no se revisa con una frecuencia suficiente que las señales cumplan con su misión. Si hay árboles en las proximidades de la calzada, porque las hojas lo tapan todo, y si hay obras, porque no se realiza una revisión exhaustiva del entorno desde el punto de vista de la seguridad vial, y a este ejemplo, uno de tantos que encuentra cualquiera que circule con dos ojos en la cara, me remito.

¿Tanto cuesta que los titulares de las vías tengan una cierta previsión sobre este tipo de problemas?

Foto | Ray Targa, Google Street View
Animación | Josep Camós
En Circula Seguro | ¿Algún jardinero de guardia en la sala?

  • redheart

    Precisamente hoy viniendo a trabajar, ha soplado una ráfaga de viento y he visto entre unas plantas muy tupidas que hay una señal de limitación a 40 en una incorporación que cojo a diario y que nunca había visto porque está totalmente tapada!!!

    Creo que el presupuesto que se dedica a mantenimiento de todo en general es más bien escaso y que se preocupan más de instalar lo que sea que de preocuparse porque luego sirva para algo.

  • pepserra

    Ver mapa más grande

    Como le tenia ganas a este post.

    Observad la foto muy cercana a mi poblacion que muy a menudo debo cruzar: es una rotonda minuscula en radio metida en una interseccion de congestion de trafico importante cerca del centro de Reus.

    es de esas rotondas en que si no arrancas dejando los neumaticos en alquitran  corres el peligro de ser alcanzado(fijaos sino el coche oculto detras de los setos.

    Y es que  aparte de los semaforos de los que hablas Josep, hay una inmensidad de mobiliario urbano vegetal o mineral que dificulta ostensiblemente la visibilidad interfieriendo en s vial. el inventario seria larguisimo.

    -indicadores ocultos tras arboles

    -cedas igualmente a ciegas

    -containers de basura antes de pasos de cebra

    -señalizacion  horizontal en obras mezclada con la original

    -y mis preferidas:

    las rotondas tope guays que te rilas amenizadas con preciosas i poco funcionales esculturas o eco proyectos que dificultan la vision de quien esta dentro de ella , y luego siempre ocurre lo mismo , claro: si yo estaba circulando dentro tenia prioridad y luego busca explicaciones al maestro armero.

    luego estan esas preciosas glorietas con barandones y piezas de hormigon que solo permiten ver algun capote de ciertos vehiculos que circulan en ella. Y por supuesto el que pone la escultura o el conjuntito ecologico se forra con un premio al mejor diseño rotondil.

    Y asi nos va….

  • s63aut

    Los radares tienen un pase, pero esconder las señales o “vertirlas con traje de camuflaje” ya es de juzgado de guardia. Realmente vivimos en la jungla urbana, en un sentido casi literal del término.

    Por cierto, no sé cuál fue la última vez que llegué a un cruce de esos en los cuales rige la prioridad pura y dura de la preferencia por la derecha, sin señal alguna que lo contradiga, ¿queda alguno por ahí todavía?, hace años los había, pero los pocos que conocía los han señalizado con un “Stop” o un “Ceda el paso” para que la gente (que básicamente es tonta) no se despiste.

    • Josep Camós

      Sí que queda alguna, sí. Yo tengo al menos una de esas intersecciones, sin señalizar, en mi zona de examen.

  • Jarre2

    El problema que tenemos con las señales siempre viene dado por nuestra INcultura popular (y nos afecta a todos en alguna ocasión), tened en cuenta que por ejemplo,en el caso de las señales dependientes de los municipios, muchas veces, incluso los mismos funcionarios municipales se percatan (como usuarios de la via) de dichos problemas. Sin embargo, la mayoría de las veces se aplican el cuento ese de: “No es mi deber poner en conocimiento de nadie eso, porque no me compete, además no me pagan por ello”.

    Esta máxima, se aplica también habitualmente a muchísimos usuarios de la via. “A ver si al ayuntamiento se le da por adecentar esta zona, o incluso cambiar o poner señales nuevas” y no hacen nada más que quejarse mientras habla con otro vecino, un familiar, un amigo, etc….

    También ocurre de puertas adentro del consistorio, sobretodo cuando los políticos al cargo reciben la reclamación directamente de la oposición en un pleno: Su máxima: “no tenemos que hacer caso a esto porque lo hayan reclamado los concejales del partido X (la oposición)”

    Realmente, la mayoría de las veces se podría solucionar facilmente este tipo de problemas si:

    1) Cualquier funcionario municipal, por hacer un servicio (como ciudadano) pusiera en conocimiento dicha deficiencia sin esperar nada a cambio

    2) Como vecinos del municipio, y sin esperar nada a cambio (solo que el ayuntamiento corrija tal deficiencia) formular la correspondiente demanda de servicios municipales al consistorio para esta zona (rellenar papeleo) o ponerlo en conocimiento del equipo de gobierno.

    3) Como equipo de gobierno: De vez en cuando es bueno escuchar a la oposición si esta tiene razón en aspectos relacionados directamente con el municipio y vayan en interés de los habitantes del mismo.

    4) Como equipo de gobierno: También se deberán aceptar las sugerencias o reclamaciones de los vecinos o funcionarios,con la mayor celeridad posible. Si pasan de ellos y se entretienen haciendo “obritas” que no se saben mantener para ganar votos las próximas elecciones, probablemente a fin de cuentas los vecinos acabarán votando otra alternativa política.

    • Jarre2

      En el caso de las señalizaciones correspondientes a las vias interurbanas, el procedimiento es el mismo: Poner en conocimiento del organismo competente tal deficiencia.
      En el caso de no verse solventada o simplemente descartada o ignorada (con silencio administrativo) sería interesante poner nuestra reclamación en manos de las plataformas ciudadanas.

      Autovías de primer nivel y/o Carreteras nacionales :
      Ministerio de Fomento

      Autovías de segundo nivel (autonómicas y dist azul) y Carreteras autonómicas de primer nivel (distintivo color naranja):
      Gobierno comunidad autónoma

      Careteras de segundo nivel (Distintivos Verde o Marrón):
      Diputación provincial

      Carreteras de tercer nivel (Distintivo amarillo) y caminos:
      Dependen de los ayuntamientos // También por las diputaciones provinciales

      (*)Baleares, Canarias, Navarra y País Vasco Tienen competencias transferidas

    • Josep Camós

      Te diría a todo que sí, si no fuera por un pequeño detalle. El titular de la vía es el responsable de que esté todo bien. Pedirle colaboración al ciudadano porque todos podemos aportar nuestro granito de arena es correcto, pero se acepta de mejor grado cuando ves un mínimo interés inicial por parte de quienes se tienen que preocupar de estos temas en primera instancia.

      Y te lo dice uno que, en casos similares, ha remitido a los organismos correspondientes más de un escrito, y más de dos, sobre problemas relacionados con la vía y su entorno, pero una cosa no quita la otra. En un ejemplo como el de las fotos, el deber del titular de la vía es prever este problema antes de conceder una licencia de obra con afectación en la señalización de la vía e incluso antes de plantar árboles en las inmediaciones de una intersección, ¿o es que no hay nadie en el Excelentísimo Ayuntamiento de Barcelona que supervise estos asuntos?

      • Jarre2

        Josep, estoy completamente de acuerdo contigo,lamentablemente no solo el ayuntamiento de Barcelona es el único que se olvida del adecuado mantenimiento de la vía. Muchos ayuntamientos se desentienden literalmente en cuanto a este tipo de actuaciones y suelen darle más preferencia a sus “obritas electorales” con respecto a la seguridad vial ciudadana. (una vergüenza)

        Cierto es que cuando la administración no se percata de dichos problemas, es imprescindible que los habitantes de dicha población tomen la iniciativa de dar a conocer esta anomalía que de hecho es peligrosa.

        El problema se agrava, cuando la administración responsable en cuestión, además hace oídos sordos a los escritos de los ciudadanos o las reclamaciones de la oposición en esta materia.

        Es aquí, cuando como ciudadanos (mediante plataformas ciudadanas), tenemos la obligación moral de estirar de las orejas a estos políticos que gobiernan solo para ganar elecciones y mantenerse en la poltrona a base de hacer parquecitos u obritas para contentar a su grueso de votantes.(generalmente mayores de 65 años sin preocupaciones aparentes).

  • corzo

    Las obstrucciones visuales juegan un importante papel en la reconstrucción de accidentes, pues se utilizan como deficiencias en la vía para justificar la posible responsabilidad de cara a un accidente de tráfico además de suponer un ahorro para cualquier compañía de seguros a la hora de cubrir cualquier indemnización. Normalmente son peritos de parte los que consiguen con la interpretación del boceto o croquis, fotografías y demás indicios relacionados con el suceso para probar si las distancias, la percepción y el espacio real pudo influir en la secuencia del accidente.
    Lo verdaderamente importante es dar credibilidad al trabajo realizado sobre el terreno y no sobre un argumento que puede ser utilizado para evadirse de cualquier responsabilidad, aunque para ello tengamos que hacer crecer los elementos intrínsecos de la vía.