El chaleco reflectante te hace más visible, no inmortal

Chaleco reflectante

Ponerse un chaleco reflectante visible desde 150 metros cuando caminamos por el arcén de una carretera o antes de salir de un vehículo averiado no es ya una exigencia legal sino una cuestión de seguridad. Con el chaleco puesto, estamos dando a los conductores una distancia de 150 metros para vernos y reaccionar en consecuencia, ya sea aminorando la velocidad o apartándose en caso necesario.

Sin embargo, de la misma forma que ocurre con cualquier otro elemento de seguridad, el chaleco se convierte en elemento de inseguridad cuando, una de dos, o no lo empleamos correctamente o, creyendo que el chaleco nos da poderes cuasi sobrenaturales, caemos en el error del exceso de confianza. Del correcto uso del chaleco dependerá que este nos proteja o que, paradójicamente, nos expongamos a un riesgo vial incluso superior al que representaría no llevarlo puesto.

“Ah, sí, el chaleco…”

A diario me encuentro situaciones en las que por Ley estamos obligados a ponernos el chaleco reflectante. Qué sé yo: una avería en medio de la carretera (innumerables las que se ven en verano, será que Santa Bárbara sólo revisa los coches cuando truena), una de tantas colisiones por alcance (y por qué será que la distancia de seguridad sigue siendo un misterio para tantos conductores) y, en general, cientos de peatones que al caer el sol caminan por los arcenes para ir de un pueblo a otro.

Podría contar con los dedos de un garfio de pirata las ocasiones en que esas personas van ataviadas con un chaleco reflectante. Y no porque a esas personas les dé apuro calzarse la indumentaria o porque sean unos temerarios a los que debería castigarse con todo el peso de la Ley. El uso del chaleco es de esas cuestiones que, por ser relativamente novedosas y porque en muchos casos tienen un uso anecdótico, no se ponen en práctica.

¿Es algo que se arregle multando a diestro y siniestro? Más bien se trata de recordar y machacar la obligatoriedad del uso del chaleco, de la misma forma que fue necesario repetir hasta la saciedad la obligatoriedad del uso del cinturón en todas las vías cuando se modificó el Reglamento. Porque en su día a día una persona ‘normal’ no piensa en esto del chaleco. Los frikis de la seguridad vial sí que lo hacemos, pero el 99% de la población, no.

Y si no piensan en ello, ¿cómo van a hacer suyo el aprendizaje de usar este dispositivo de seguridad?

Chaleco reflectante

“Como llevo el chaleco puesto…”

Como elemento de seguridad, el chaleco reflectante bien podría enmarcarse en el bloque de seguridad activa por cuanto su uso disminuye el riesgo de atropello al hacer más visible al peatón. Y también podría considerarse que es un elemento de seguridad pasiva cuando, habiendo ocurrido un siniestro, el conductor convertido en peatón se pone el chaleco para evitar mayores daños.

En realidad, dicen los entendidos en seguridad vial que el chaleco reflectante visible desde 150 metros es un elemento de seguridad preventiva, que es toda aquella ayuda que influye sobre el conductor para evitar o disminuir el riesgo de sufrir un siniestro, como una buena climatización, un correcto ajuste del asiento… o el uso del chaleco reflectante cuando es necesario.

Pero esa seguridad preventiva que nos da el chaleco reflectante no puede ser entendida como un salvoconducto para hacer cualquier cosa bajo el criterio de que “ya me verán”. Y si se entiende de esta manera, podremos tener sobre la mesa un aumento de atropellos porque varias personas consideraron que el chaleco los mantendría a salvo. Exceso de confianza que puede desembocar en imprudencia vial.

Si comprendemos el porqué del uso del chaleco reflectante, si tenemos claro que un elemento que da visibilidad es necesario porque la persona que lo lleva corre el riesgo de ser atropellada, quizá entendamos que llevar un chaleco no quita a la persona de esa situación. Aunque reduzca el nivel de riesgo, la persona que lleva el chaleco sigue (por ejemplo) caminando por el arcén, es decir, sigue en situación de riesgo.

Chaleco reflectante

Algunas exigencias para los chalecos reflectantes

El Reglamento General de la Circulación exige el uso de un chaleco reflectante, o de una prenda equiparable, en los siguientes supuestos:

Los conductores de turismos, de autobuses, de automóviles destinados al transporte de mercancías, de vehículos mixtos, de conjuntos de vehículos no agrícolas, así como los conductores y personal auxiliar de los vehículos piloto de protección y acompañamiento deberán utilizar un chaleco reflectante de alta visibilidad, que figura entre la dotación obligatoria del vehículo, cuando salgan de éste y ocupen la calzada o el arcén de las vías interurbanas.

Cuando sea obligatorio el uso del alumbrado, los conductores de bicicletas llevarán, además, colocada alguna prenda reflectante que permita a los conductores y demás usuarios distinguirlos a una distancia de 150 metros, si circulan por vía interurbana.

Fuera del poblado, entre el ocaso y la salida del sol o en condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad, todo peatón, cuando circule por la calzada o el arcén, deberá ir provisto de un elemento luminoso o retrorreflectante homologado que sea visible a una distancia mínima de 150 metros para los conductores que se le aproximen.

Tanto los agentes de la autoridad que regulen la circulación como la Policía Militar, el personal de obras y el de acompañamiento de los vehículos en régimen de transporte especial, que regulen el paso de vehículos deberán utilizar prendas de colores llamativos y dispositivos o elementos retrorreflectantes que permitan a los conductores y demás usuarios de la vía que se aproximen distinguirlos a una distancia mínima de 150 metros.

En cualquier caso, el chaleco puede ser de color amarillo, naranja o rojo, sus bandas reflectantes no deben ser de anchura inferior a 5 cm y deben rodear todo el contorno del cuerpo. Además, este dispositivo de seguridad debe estar homologado de acuerdo al Real Decreto 1407/1992, por el que se regulan las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protección individual, y cumplir con la norma EN 471, que especifica las características que debe reunir la indumentaria destinada a señalizar visualmente la presencia del usuario que la lleva puesta. El seguimiento de esta norma debe acreditarse por medio de una etiqueta adherida a la prenda.

Y es que, bien empleado, un chaleco reflectante puede salvarte la vida aunque no te haga inmortal.

Foto | epidemiks, Ed Yourdon, Alexandre Bettler

  • matamecamion

    En mi caso soy incapaz de ponerme el chaleco. Y no porque me esté pequeño o no tenga cuerpo sobre el que sujetarlo. Es que simplemente lo ovido siempre.

    Ojo, no quiero justificarme ni mucho menos. Si acaso confesarme sobre una conducta que tengo que rectificar.

    Lo llevo en el hueco de la puerta, es de color naranja y es imposible no verlo. Pero cuando he sufrido alguna avería o algún otro percance simplemente he pasado de él de manera involuntaria. Supongo que mi subconsciente dice: bah, es de día y la gente te va a ver. Además, ¿que probabilidad hay de que me atropellen si ya ven el coche, que es más grande que yo?

    Supongo que si el percance lo sufriera de noche, si que pensaría más en él.

    Y lo que más rabia me da, es que justo cuando subo al coche pienso: vaya, no me he puesto el chaleco. Creo que demasiada gente tenemos MUY arraigado el concepto de: Bueno, por una vez no va a pasar nada. Y de manera involuntaria y automática cometemos “conductas” como éstas.

    Un saludo 🙂

    • PREVENSIS

      Hola matamecamion:

      Enhorabuena por tu capacidad de autocrítica: en el fondo ese comportamiento se da en muchos conductores, incluso en profesionales. La confianza es nuestro peor enemigo, pues nos lleva a repetir comportamientos inseguros, reforzándolos mientras no ocurra nada negativo que nos mueva a cambiarlo, hasta que pueda ser demasiado tarde. Una vez dado el primer paso, reconocer ese hábito inseguro, y ya que conoces la importancia de cambiarlo, te animaríamos a intentarlo. Hay varias formas, pero una puede ser, aunque parezca exagerado, revisar periódicamente el chaleco, para ser consciente de dónde está (aunque lo tengas al lado) y hacerlo presente en tu conducción. Incluso, dependiendo del uso que hagas del vehículo, podrías llevarlo puesto siempre (hay conductores profesionales que tienen que subir y bajar del vehículo continuamente y lo llevan permanentemente puesto), al igual que hacen algunos motoristas, siempre y cuando no te dé mucho calor o produzca un deterioro en el chaleco. Desde luego, como bien sugieres, no es de gran ayuda pensar eso de: “por una vez no va a pasar nada”. Puede ser difícil, pero como todo hábito, en la conducción o fuera de ella, para cambiarlo hace falta estar convencido y motivado y comprometerse firmemente con uno mismo a modificarlo. En lo sucesivo, si observas que no te lo has puesto en alguna ocasión en la que te habría sido útil, comprométete (incluso por escrito, si hace falta) a ponértelo la próxima vez. Puedes reforzar ese comportamiento cuando observes a otros usuarios que lo llevan (¡qué bien se les ve!) o a otros que no se lo han puesto (¡lo he visto desde lejos, pero me ha costado más!). ¡Ánimo!

  • s63aut

    No me queda totalmente clara la línea divisoria entre cuándo hay que ponérselo y cuándo no, hay situaciones en las que obviamente debe llevarse, pero si nos ponemos rigurosos hasta habría que llevarlo para cruzar la calle, pues nos metemos en una vía pública; también se dice que es obligatorio para todos los que salgan del vehículo, pero raro es el que lleva un montón de chalecos cuando va con el coche lleno de gente, se puede salir por la derecha, pero en según qué situación, como el cambio de una rueda en lugares donde no podamos salir fuera del arcén, no estaría de más que todos lo llevaran.

    Lo que sí está claro es que hay que intentar acordarse y que, como bien dice el título del artículo, el chaleco ni mucho menos nos hace inmortales. Eso me recuerda un episodio de Top Gear en el cual probaban la resistencia de un Renault Espace ante el atropello de un tren, Clarkson concluía diciendo que, sobretodo, había que llevar el chaleco reflectante…, típica ironía inglesa.

    • PREVENSIS

      Hola s63aut:

      Es cierto que puede haber dudas sobre cuándo aplicar la normativa. Quizá lo más práctico sea, conociendo la normativa, plantarse lo siguiente: ante la duda de si usarlo o no, lo usaré. Es decir, el mismo criterio que para el uso de las luces diurnas: cuando haya dudas, mejor ponerlas para aumentar nuestra visibilidad. Sin embargo, se pueden dar situaciones como las que planteas: si un conductor sufre una avería por falta de mantenimiento del vehículo, y sale del vehículo con el chaleco puesto, eso mejora su visibilidad y por tanto su seguridad, pero más la mejoraría haber realizado ese mantenimiento antes para evitar así la situacion insegura de estar detenido en el arcén de la autovía.

      • s63aut

        Por supuesto, ante la duda hay que ponérselo, yo me refería más bien a si las autoridades pueden multar a alguien en caso de que salgan todos los ocupantes para cambiar una rueda y sólo uno o dos de ellos lleve chaleco, porque diría que no es obligatorio llevar un número concreto de chalecos (creo que “llevarlo” no es una obligación legal), sino que es obligatorio ponérselo en caso necesario, una vaguedad legal más que induce a confusión.

  • PREVENSIS

    Hola Josep:

    Excelente artículo sobre un asunto pendiente para muchos conductores, como bien planteas. En nuestras formaciones encontramos que hay conductores que aún llevan el chaleco en el maletero, por lo que les resulta imposible colocárselo antes de salir del vehículo. También resulta complicado encontrar conductores que lo usen en ciudad tras sufrir un accidente o una avería, y algo similar se puede aplicar a los ciclistas. Si bien es cierto que éstos últimos no están obligados normativamente a ponérselo, indudablemente aumenta su visibilidad. Pero si ya es un problema que el chaleco no se use como medida preventiva (voy a facilitar que me vean), se suma al hecho de que muchos conductores tampoco tienen el hábito de mirar, de observar lo que les rodea. Un ejemplo bastante extremo de esto que apuntamos es cuando una ambulancia se dirige a una emergencia: ya puede llevar los rotativos puestos y la sirena a todo volumen, que pese a todo encontraremos conductores que no la vean (por ejemplo, si no miran los retrovisores), que no la oigan (si llevan la música muy alta) o que la ignoren (si no tienen una actitud solidaria o si se ponen nerviosos y no saben cómo facilitarles el paso). Por eso, animamos a todos a usar de forma exhaustiva el chaleco siempre que queramos aumentar nuestra visibilidad, y también a ser buenos observadores cuando conduzcamos, para detectar con antelación a quienes lo llevan puesto.

  • PREVENSIS

    Un comentario más:
    Como habréis observado hay algunos conductores que colocan el chaleco desplegado en el asiento del conductor. Es decir, “visten” el asiento con el chaleco. Pues bien, en caso de que dispongan de airbag lateral integrado en los asientos, éste puede verse afectado en su actuación por el bloqueo que ejerce el chaleco.

    • s63aut

      Creo que hacer eso incluso disminuye las propiedades reflectantes del chaleco, debido a su exposición al sol tan prolongada, ¿es cierto?

      • Josep Camós

        Siempre lo he oído decir así, sí.

    • Josep Camós

      Y puede favorecer, además, el efecto submarino.

  • nomar55

    Tras la lectura del comentario Nº 3 de PREVENSIS tengo la siguiente duda: En caso de avería del coche o accidente EN CIUDAD ¿Es obligatorio ponerse el chaleco al salir del coche?

    • Josep Camós

      No, obligatorio no. Fíjate en los fragmentos del Reglamento que hay en el post. En todos los casos (excepto el personal que dirige el tráfico) se habla de “vías interurbanas”, “fuera de poblado”, etc.

      De todas formas, ya sabes, que no sea obligatorio no quiere decir que no sea recomendable. 😉

  • matamecamion

    Y si me para la Guardia Civil en carretera y me hace bajar del vehículo, ¿tengo que bajar con el chaleco puesto?

    • Josep Camós

      Si se dan los condicionantes expuestos en el Reglamento, sí.

  • ffaaccuu

    El chaleco reflectante, aunque a nadie le guste usarlo, es necesario y nos puede ahorrar varios sustos. En Colombia, por ejemplo, es obligatorio para todos los motociclistas y ciclistas, y aunque varios no esten de acuerdo, creo que así tendria que ser en todos lados.

    Saludos,

    • JORDI

      Llevo moto eléctrica y debido a mi “silencio” encuentro que por la calle necesito llevar esta prenda pues al menos, si no me oyen, me puedan ver. También circulo por autopista, pero ¿es legal?

  • never acevedo

    quiero saber si el chaleco es obligatorio tenerlo en mi kit de carreteras?, ya que un agente de transito del municipio de bello Colombia me quería informar por no tenerlo.

    gracias

  • Gabriel Cesar Urrexo

    Buenos dias:

    Yo voy todos los dias al trabajo (Es un Aeopuerto) y el ultimo km. es carretera con arcen. Pero los arcenes estan delimitados por nos muritos de piedra de mas o menos medio metro. Yo voy por encima de ese muro. ¿Es necesario llevar chaleco ?. Aunque un coche quisiera atropellarme le resultaria imposible, aun asi se me obliga a llevar chaleco ?.

    Muchas gracias