El 59 % de los conductores, a favor de subir límites en autopistas y autovías según una encuesta de Fesvial

Velocidad en Autopistas y Autovías

De 120 a 130 km/h pasarían los límites legales en autopistas y autovías si fuera por los conductores españoles. Esto es lo que se deduce de una reciente encuesta realizada por Fesvial para su informe ‘Opinión de los conductores ante las posibles modificaciones de los límites de velocidad’. Una muestra compuesta por 545 conductores de nuestro país formó parte del estudio.

Por otra parte, el 53 % de los encuestados estaban de acuerdo con reducir los límites en carreteras convencionales de 100 a 90 km/h, por considerar en un 60 % que esta medida serviría para reducir la siniestralidad vial, lo que indica una percepción del mayor riesgo que implican este tipo de vías.

Las motivaciones para el estudio de Fesvial tienen su origen en las especulaciones lanzadas meses atrás por el Ministerio del Interior sobre posibles aumentos de los límites en autopistas y autovías de un lado, y en reducciones confirmadas en los límites de carreteras convencionales. Desde Fesvial estiman que estas medidas podrían pasar a ser una realidad hacia finales de este mismo año.

La medida de incrementar la velocidad en autopistas y autovías recibe más respaldo por parte de hombres (67 %) que de mujeres (47 %) y son los conductores de entre 30 y 39 años los más favorables a la medida (66 %), frente a los que más se oponen (26 %), cuyas edades superan los 50 años.

En cuanto a la reducción de la velocidad en carreteras convencionales, la medida se percibe de forma positiva por los conductores de 40 a 70 años (47 %), mientras que los de edades comprendidas entre los 30 y los 39 años son quienes más en contra se posicionan cuando les preguntan por la disminución de límites de velocidad en este tipo de vías.

A partir de estos datos, parece casi evidente que los conductores de 30 a 39 años son quienes muestran más pasión por la velocidad. Las prisas y el ahorro de tiempo son las razones aducidas por el 58 % de los conductores para expresar su rechazo a la reducción de límites de velocidad en las carreteras convencionales.

Limitación específica de velocidad

Más prisa que ahorro económico

En las respuestas de los conductores encuestados, ese discutible ahorro de tiempo se impone como razonamiento al mayor consumo energético que conlleva elevar la velocidad de los vehículos. Un 66 % de los conductores reconoce que pasar de 120 a 130 km/h supone un incremento de carburante. Sin embargo, el 61 % de los encuestados considera que una mayor velocidad conlleva más ventajas que inconvenientes.

De hecho, “tener prisa“ es el principal motivo por el que los conductores reconocen rebasar los límites legales de velocidad (48 %), frente a quienes lo hacen “por placer“ (25 %), “porque el resto de conductores también lo hace“ (16 %) o “porque no es peligroso“ (7 %). En contraste con lo que se suele escuchar en la calle, la encuesta de Fesvial recoge que sólo un 20 % de los conductores consideran que “los límites actuales no son adecuados“.

Por su parte, Fesvial se posiciona a favor de unos aumentos de los límites de velocidad no de forma generalizada sino analizando en cada caso la idoneidad del límite impuesto. Y esta es una propuesta que tiene su parte positiva, pero también su parte negativa. Si bien es cierto que la configuración y el estado de la vía son factores muy variables, no menos cierto es que una saturación de señales lleva, primero, a la falta de atención y, segundo, al incumplimiento de la norma establecida, ya sea de forma voluntaria o de manera inconsciente.

Y en cuanto al aumento y reducción de los límites, ¿qué podemos decir que no hayamos dicho ya? Es cierto que en las autopistas y autovías actuales, con los vehículos actuales, 130 km/h es una velocidad más que adecuada. El problema lo tenemos en el otro vértice de la pirámide: el conductor. Ese que sigue sin dejar distancias de seguridad, sin conducir con la debida atención y, en definitiva, sin una conciencia clara de lo que lleva entre manos.

Por otra parte, la reducción en carreteras convencionales reviste tintes de grado tan diverso como diversas son las vías que se recogen bajo ese epígrafe. ¿O acaso tiene algo que ver una vía desdoblada pero que no cumple los requisitos para convertirse en autovía que una revirada carretera de montaña? En las primeras, 90 km/h será una velocidad demasiado baja y en las segundas es tan elevada que nadie en su sano juicio intentaría alcanzarla.

Sea como fuere, parece que los cambios están a la vuelta de la esquina. Veremos cómo se desarrolla todo cuando nuestros límites de velocidad en autopistas y autovías se homogeneicen un poco más con los que tienen en los países de nuestro entorno mientras nuestras carreteras siguen albergando la verdadera causa de la siniestralidad, que no es otra que la falta de educación vial.

En Circula Seguro | El Gobierno confirma que la velocidad máxima en carreteras secundarias pasará a ser de 90km/h, Subida de los límites de velocidad genéricos: ¿sí o no?

  • Elisa

    Lo has dicho perfecto: ‘…mientras nuestras carreteras siguen albergando la verdadera causa de la siniestralidad, que no es otra que la falta de educación vial’. En los últimos años hemos asistido a un auténtico baile de cifras de velocidad, incluidos los paneles de velocidad variable. Que si ahora arriba que si ahora abajo y ahora volvemos. Pero no he visto ningún plan serio de mejora en lo que es la formación vial. Lo cual es una auténtica lástima.

  • escargot

    Lo he estado pensando y no me da la gana. Tenemos un país al borde de la ruina económica, con muchísimas familias a dos velas o peor, y nos vamos a gastar los cuartos en idioteces como señales de prohibición.

    Si quieren cambiar los límites, fuera señales. Ya lo dije en otra ocasión: cada uno que sepa a lo que tiene que ir, y si se pasa multa. Y si se pasa un poco más multa y puntos. Y si se pasa más multa, puntos y juicio. Tienen tele, radio, prensa, internet para decirnos que es oficial que el límite es X. Las señales sobran. Como mucho dejaría las de las fronteras para que los que las cruzan lo sepan.

    O eso o dejar los límites como están y que cada uno haga de su capa un sayo, como venimos haciendo hasta ahora.

  • Alfa QV

    Apoyando el argumento de la falta de educación vial, me ha llamado la atención la primera foto, donde las 3 furgonetas circulan al borde del carril. Quizás la Berlingo blanca estaba desplazándose para adelantar pero las otras dos no parece que fueran a moverse del carril.

    Es un ejemplo más de que mucho tenemos que mejorar los conductores antes de subir nada relativo a velocidades.

    • escargot

      Para mí hasta el coche gris es una Berlingo blanca. XD

      Fuera coñas, dices una verdad como un templo. Hay cuestiones mucho más urgentes por resolver en el tema vial que la velocidad. Que la gente interiorice eso de que no va sola igual es la principal y hasta eso nos falla.