Dirección General de Seguridad Vial a la vista

Trafico

Por fin en este país nos estamos dando cuenta de la prioridad absoluta que merece uno de los mayores problemas de nuestro siglo: los accidentes de tráfico. El grupo parlamentario catalán CiU había difundido una nota hoy mismo en la que aseguraba que es “prioritaria y necesaria una acción global y conjunta desde el Gobierno”, al que pedía en la misma que dedicara “todos los esfuerzos y recursos necesarios” para reducir de una vez por todas la alta siniestralidad en carretera.

En el Congreso de hoy martes, CiU estaba absolutamente dispuesta a defender una proposición de ley en la que reclamaba al Gobierno la creación de una Secretaría de Estado de Seguridad Vial (que el Fiscal General del Estado ya apuntó como necesaria en su última memoria), dependiente de la Vicepresidencia Primera. Sin lugar a dudas, sería un buen primer paso para establecer definitivamente la Seguridad Vial como un punto clave de cualquier política de Estado. Y ese paso ha sido en firme.

Para CiU, la lucha contra la siniestralidad en carretera tenía unas competencias muy repartidas ( Interior, Fomento, Educación, Sanidad, Justicia e Industria), y precisamente por este motivo defendía que no debería quedar circunscrita únicamente a la Dirección General de Tráfico (DGT). Además, CiU recordaba que “la seguridad vial no es un tema resuelto”, y que requiere “una política integral para hacer frente a sus consecuencias”.

Así pues, y tras haberse creado no hace demasiados años la primera Comisión de Seguridad Vial, el Congreso de los Diputados ha dado hoy un gran paso adelante, aprobando en el Pleno una Proposición no de Ley que insta al Gobierno a crear un órgano en el seno del Gobierno para coordinar las políticas de tráfico y seguridad vial. Y lo más importante: todos los grupos parlamentarios han respaldado la proposición de CiU, con una emmienda del PSOE.

Así pues, el Congreso emplaza al Gobierno a que “en la organización de la estructura interna de la Administración General del Estado, tenga en cuenta la importancia de las políticas de tráfico y seguridad vial, así como su carácter transversal, a los efectos de reforzar los órganos de coordinación en el ejercicio de sus funciones”. Trasladar la Seguridad Vial a un órgano transversal, nada de quedar circunscrito a la DGT y al Ministerio del Interior. Esto es realmente un gran paso adelante.

Victorino Mayoral, del grupo socialista, recordó que ya existía un órgano de coordinación administrativa, como la Comisión Interministerial de Seguridad Vial, en la que participan ocho ministerios, y también el Consejo Superior de Tráfico, señalando que, pese a que su grupo no rechaza la iniciativa de CiU, considera que debe dejarse abierta la fórmula de materialización de ese nuevo órgano.

A pesar de estas pequeñas matizaciones del PSOE, me alegra ver la unanimidad del resto de partidos en este asunto: “no se puede plantear la existencia de una política de Estado en materia de seguridad vial sin contar con un órgano administrativo sin la entidad suficiente para poner en marcha una política global en esta materia” (Federico Souvirón, PP); “las cifras indican que no podemos permanecer inmóviles en una materia como la Seguridad Vial, por lo que compartimos la necesidad de combatir la siniestralidad en las carreteras a través de políticas globales”. (Isaura Navarro, IU); Margaría Uría (PNV) aplaude la propuesta impulsada por CiU, como Josep Andreu (ERC), quien señaló necesaria la implicación de todas las administraciones; Luis Mardones (CC), destacó a Jordi Jané, de CiU, como el “motor humano” en favor de las políticas de seguridad vial.

Vía | El Mundo Motor, Discapnet