Por qué deberías retomar la vieja (y buena) costumbre de preparar tus viajes

El coche se ha convertido en un elemento más de nuestro día a día y conducir se ha convertido en una actividad mecánica que repetimos por inercia, casi sin darnos cuenta. Eso nos lleva a menudo a dar por hecho ciertas cosas, como el itinerario o el equipaje. Pero cuando emprendemos un viaje y, por consiguiente, salimos de nuestra ruta diaria, esto se puede convertir en un problema.

La Fundación MAPFRE ya en su web nos resume perfectamente los principales aspectos que debemos preparar para nuestro viaje, pero nosotros hoy vamos a repasar cómo debemos planificarlo para evitar las distracciones al volante.

Por eso es tan importante que cuando tenemos que realizar un viaje, lo preparemos con suficiente antelación como para evitar cualquier imprevisto. Era algo que se hacía sí o sí hasta hace unos años, pero que ahora con tantas supuestas “facilidades” (móviles con cobertura, navegadores GPS, sistemas electrónicos en el coche…) desdeñamos porque creemos que podemos solucionar cualquier problema al instante. Y esta falta de preparación nos puede causar más de un disgusto.

Llevar el coche al taller antes del viaje

Que antes de realizar un viaje debemos llevar el coche al taller para una revisión es una cuestión tan de Perogrullo que mucha gente no lo hace. No es sólo cuestión de revisar que no haya ningún riego de avería, sino de simple mantenimiento y de poner el coche en las mejores condiciones para un trayecto de cierta exigencia.

En Circula Seguro ya hemos contado que el riesgo de averías de un coche se debe más a la falta de mantenimiento que a la edad del coche o a su kilometraje. No sólo debemos preocuparnos de los clásicos aspectos como el aceite, los filtros, las bujías… sino otros que suelen descuidarse más como el líquidos de frenos  o la correa de distribución. Incluso aspectos tontos como el agua del limpiaparabrisas suele descuidarse, y luego no somos capaces de limpiar la luna en medio del viaje.

Dormir bien las noches anteriores

Otro tema que es tan básico que parece tonto comentarlo aquí. Sin embargo, es un tema con el tendemos a relajarnos, especialmente si viajamos acompañados (“ya nos darán conversación para que no nos durmamos”) y sobre todo si contamos en el coche con algún asistente o sistema de detección de fatiga (que ayudan, pero no hacen magia).

Sin embargo, el peligro de los microsueños es un problema que puede aparecer por múltiples motivos, pero que siempre se va a agravar por la falta de las suficientes horas de sueño. Por ello, incluso aunque estemos acostumbrados a dormir menos de las ocho horas recomendadas, es importante estar bien descansado el día del viaje. Si es preciso, trata de dormir las ocho horas durante la semana anterior.

Usar el móvil poco o nada

Ya hemos contado en otras ocasiones que el 30% de los accidentes graves o mortales están causados por distracciones. Y de esas distracciones, el teléfono móvil es el rey. En general, la irrupción de las nuevas tecnologías han provocado un aumento de este tipo de accidentes, pero el móvil se ha convertido en un elemento tan cotidiano en nuestro día a día que a menudo nos cuesta prescindir de él  y nos creemos que no pasa nada por usarlo al volante.

Ya no estamos hablando sólo de manipular el móvil para leer algún mensaje o buscar una canción, algo que por supuesto está prohibidísimo. Sino también de realizar llamadas por el manos libres, algo que aunque legal, no es nada recomendable porque también supone una falta de concentración importante.

Por todo ello, sólo podemos decirte que lo mejor es que cuando vayas a salir de casa, apagues directamente el móvil y no le hagas ni caso. Y si por cualquier razón no quieres llevarlo apagado, no es ninguna tontería que avises a tu familia, amigos y compañeros de trabajo que ese día vas a estar en carretera y que no te llamen o te escriban si no es estrictamente necesario. Esto también forma parte de una buena planificación.

Usa el GPS con responsabilidad

Otro efecto de la irrupción de las nuevas tecnologías es la popularización de los navegadores por GPS. Bien sean los tradiciones externos, los integrados en el vehículo o los instalados en nuestro Smartphone, lo cierto es que ya casi todos los utilizamos en nuestros viajes incluso conociendo  el recorrido que vamos a hacer. Tanto que como hemos visto, ha sido incluido en los exámenes de conducir de Reino Unido al considerar que trata de un elemento común más en la conducción.

La cada vez mayor fiabilidad y facilidad de uso hace que nos despreocupemos de aspectos importantes en la planificación de un viaje como repasar la ruta, conocer el lugar de destino, buscar los puntos de parada… Por eso es también frecuente, como sucede con el móvil, que estemos acostumbrados a manipular el GPS mientras estamos conduciendo. En cambio, si hacemos un uso responsable del GPS y le dedicamos unos minutos antes de salir (o incluso el día antes) a buscar el mejor itinerario, marcar los puntos de parada como favoritos, buscar gasolineras… evitaremos tener que hacerlo cuando ya hemos emprendido la marcha.

Preparar las cosas que debemos llevarnos en el coche

Otro aspecto fundamental en la planificación de un viaje es asegurarnos de que llevamos todas las cosas necesarias. No estamos hablando sólo de las cosas legalmente imprescindibles como la documentación, la rueda de repuesto o los triángulos, sino también de otras cosas muy recomendables para los trayectos largos pero que a menudo se nos suelen olvidar.

Este ejercicio de planificación nos servirá también para evitar distracciones innecesarias. Así, cuando cogemos unas gafas de sol para evitar deslumbramientos, debemos pensar también en dónde colocarlas para tener más fácil acceso. O si pensamos en la música que vamos a llevar para el viaje, debemos pensar en tenerla lista para que sólo tengamos que manejar los mandos del volante.

Preparar a los niños y planificar su viaje

Los que tienen hijos saben lo estresante que puede ser un viaje en coche con niños a bordo. Su curiosidad, su impaciencia y su propia seguridad pueden llegar a ser motivo de distracción mayor que el teléfono móvil, la música o la falta de sueño.

Por eso es importante que planifiquemos cómo los vamos a llevar, qué cosas vamos a necesitar para atenderles y cómo los vamos a llevar entretenidos. En este sentido, los reproductores de DVD, las tablets o los libros infantiles son muy socorridos, pero también podemos pensar en nosotros mismos cuando éramos niños y recordar cómo nos entreteníamos por aquel entonces.


Imágenes |  iStock: oculo, nandyphotosBrianAJackson, Ivanko_Brnjakovic, alexandr_1958 , grinvalds   | Gobierno de Reino Unido

En Circula Seguro | Signos para saber que tu coche ya no está para viajes largos, 15 trucos y consejos para tener un viaje más seguro con Waze, Cosas imprescindibles, recomendadas y útiles para viajar en coche este verano