De conductores maduros y la alta tecnología

Audi Drive Select

Recientemente estuve en posesión de un coche de prensa que bueno, a los más especialistas del mundo del motor no les parece ya lo más puntero, ni lo más tecnológico, pero hay personas que simplemente alucinan con tanto avance. No somos conscientes del grado de tecnología que alcanzan los coches hoy.

Nos hemos acostumbrado a vivir entre placas de circuitos y microprocesadores. A ver quién vive hoy sin teléfono móvil, televisión, Internet, reloj digital, navegador GPS, despertador, agenda electrónica… bueno, puede que encontremos gente poco tecnológica, y fundamentalmente es gente mayor (y no tan mayor).

Volviendo a ese coche de prensa, se lo enseñé a un señor de 64 años, ya cerquita de la jubilación, que se plantea comprarse su último o penúltimo coche. Según le iba contando todo lo que hacía o dejaba de hacer, parecía que en cualquier momento iba a babear, entiéndase en el buen sentido.

Sistemas de seguridad BMW

“Pues mira, cambia de marchas solo, enciende las luces cuando oscurece, aparca automáticamente, te permite dictarle órdenes vocales en marcha, se sincroniza con el teléfono móvil manos libres, puedo meter una discografía musical en el tamaño de una cajita de cerillas y oírla en el coche…”

Su cara era todo un poema. Estaba acostumbrado, como muchísima gente hace pocos años, a que los coches se conducen y punto, y todo es manual. Empezamos por los cambios automáticos, los climatizadores automáticos… y estamos llegando a un nivel de tecnodependencia preocupante.

También le llamó la atención que el coche frena automáticamente si vamos a chocar contra otro, que el espejo retrovisor se oscurece si nos dan las largas, que recuperará el control aunque la carretera resbale (maticé que casi siempre) y que hasta te avisará de que tiene una rueda pinchada. Hace poco, eso era ciencia ficción.

Honda LKAS

Según la primera película de la trilogía de “Regreso al futuro”, ya vivimos en el futuro. En realidad, vivimos en el presente, pero los adelantos vienen a toda velocidad y empezamos a asumirlo con tranquilidad, dejando de abrir la boca como un dibujo animado cada vez que vemos tanto automatismo y tecnología.

Cuanto más “trasto” tiene el coche, más formación es necesaria para dominarlo todo. Ese mismo señor necesitaría un curso de varias horas, profesor, teoría y práctica con examen solo para aprender todas las funciones del navegador integrado del coche. Eso mismo que el chaval de 15 años aprende sin manual y en dos veces que lo use…

Ya lo comenté anteriormente, esta tendencia no va camino de abandonarse, a menos que hablemos de modelos básicos o muy esenciales. Hoy podemos tener más de una “nave espacial” por poco más de 18.000 euros, sin un límite superior definido… camino directo a que los coches un día acaben conduciendo solitos.

Volvo City Safety

Nací en los años 80, estoy harto de utilizar aparatos electrónicos de cualquier tipo: Hi-Fi, ordenadores, teléfonos móviles, televisores… mi mente se ha acostumbrado a aprender su funcionamiento en cuestión de minutos o pocas horas sin necesidad de manuales de instrucciones, y como yo hay muchos más.

Pero ¿qué hay de todos los que nos han precedido, que no están acostumbrados a tanta tecnopijada? Pues, en buena lógica, su proceso de aprendizaje es muy diferente, requiere de más paciencia, más esfuerzo y más ganas de aprender, porque han vivido muchos años de una forma digamos “analógica”.

A mucha gente le sigue pareciendo sorprendente que se pueda “hablar” con un coche, aunque no sea una conversación inteligente ni te de los buenos días con empatía. Cada vez se abre más la brecha digital, y los que no la sufrimos deberíamos echar una mano, más de una vez será agradecida.

En Circula seguro | Las ayudas a la conducción e Isaac Asimov, El futuro de la conducción será muy tecnológico

  • nomar55

    Es una perogrullada, ya lo sé, pero el día que los coches se autoconduzcan no habrá conductores.

    La mayor parte de los gadgets que llevan algunos coches actuales creo sólo sirven para distraer (en ambos sentidos de la palabra) al conductor al que no le gusta conducir y necesita sentirse como en casa. Lo único que le falta es el televisor que, por razones obvias, jamás podrá ver mientras conduce, pero sí dispone de otras pantallas informativas distractoras (detectores, cámaras de visión nocturna, etc.).

    Los elementos de seguridad activa y pasiva sí son claramente positivos: cinturones, aibags, pretensores, ABS, ESP, etc., pero son automáticos y no precisan de la atención del conductor. Todo aquello que vaya enfocado al confort y a la distracción del que conduce sobra. Personalmente, a mí me sobra hasta la radio y el cargador de CD’s. No los enciendo jamás y, naturalmente, no es que no sepa hacerlo.

    • Ahora que dices lo de la cámara de visión nocturna, es distractora si no la necesitas para nada, como mirar cómo va de caliente la gente cuando cruza un paso de peatones. Pero si vas por una comarcal, sin luna, y sin poder dar las largas constantemente por el tráfico, puedes salvarte de embestir a un animal o a un peatón imprudente que de otra forma no habrías visto.

      Es responsabilidad de cada uno usar esos sistemas bien o mal. Y eso se aplica hasta a la radio.

  • José Luis

    De hecho, sólo para entender las indicaciones de un gps cualquiera ya hace falta hacer bastantes quilómetros por rutas conocidas. Porque cuesta de entender las indicaciones que da.

    Y no digamos entender las pantallas.

    Sí, estoy de acuerdo en que sería necesario un curso para conducir con seguridad un coche de los modernitos.

    🙂

  • nomar55

    Tanto José Luis como Javier tenéis razón.

    Sí, “es responsabilidad de cada uno usar esos sistemas bien o mal. Y eso se aplica hasta a la radio”. Te estoy dando la razón: Personalmente, a mí la radio me perturba, por eso no la enciendo. Ni siquiera suelo hablar cuando conduzco acompañado, lo único que quiero oír es el sonido (o ruido, para otros) del motor. En cuanto a mirar simultáneamente la carretera a través del parabrisas y de la pantalla de visión nocturna ya no lo veo tan sencillo.

    Naturalmente que en muchos coches con tanto aparato haría falta un cursillo de aprendizaje (la radio-cargador de CD’s de mi coche, que ni es de alta gama ni demasiado moderno, trae un libro de instrucciones tan grueso como el del propio coche, no miento; menos mal que es el único elemento complicado y poco intuitivo que tiene el coche). Un coche no es un avión y la carretera no deja un margen de acción tan grande como el espacio aéreo. Cualquier despiste o falta de atención durante una décima de segundo puede ser letal.

    En cambio, veo muy bien toda ayuda automática (si no lo es ya no sirve) que no nos obligue a separar la vista del parabrisas, como cuando la información se proyecta en el parabrisas, pero nunca aquella que obligue a mirar hacia una pantalla en el salpicadero o hacia los retrovisores. Y en cuanto a los avisadores acústicos pueden llegar a asustar, sorprender y despistar.

    Lo ideal es que las ayudas electrónicas estuvieran tan bien diseñadas como para que su manejo fuera verdaderamente intuitivo, para lo cual casi no haría falta un aprendizaje previo, pero es que, muchas veces, hasta los propios mandos de un electrodoméstico cualquiera o de un equipo de música doméstico de alta fidelidad producen quebraderos de cabeza a su usuario.

  • 50401

    Para mi la música es imprescindible… y me encanta conducir. Lo que nunca, nunca pongo conduciendo, son programas de radio (hay algunos de humor que me encantan) en que básicamente hablen, porque sé que a mi, no se a los demás, me distraen.
    Lo que no logro entender es por qué no hacen gps que guien únicamente por la voz. O que, por ejemplo, tengan una pantalla, pero sólo esté encendida durante un minuto después de tocar un botón, para que solo se pueda consultar estando parado.
    El principal problema del gps es el periodo de aclimatación del que habláis. Mucha gente lo compra justo antes de empezar un viaje por carreteras que no conoce. El problema es que no conocen ni las carreteras ni al trasto… que hay que conocerlo para saber cuando hacerle caso y cuando no.

    • nomar55

      Hace algunos años leí un artículo en el que se afirmaba que, al contrario de lo muchos pensaban a priori, escuchar mientras se conduce cierto tipo de música ‘pop’ tiene efectos euforizantes que incrementan el nivel de atención del conductor y, aunque al ecucharla se tiende a elevar ligeramente la velocidad de crucero, la música ‘despierta’ los sentidos y aumenta el nivel de atención y la velocidad de los reflejos, por lo que la conducción es más segura. La música a la que se referían, si no recuerdo mal, era la de grupos como “Dire Straits” (¡Qué maravillosa música!) y similares. Yo, en esa época, tampoco era capaz de conducir sin música. De repente, y sin saber por qué, un día todo cambió. Para colmo, soy músico.

      En lo referente al GPS te doy toda la razón.

      • 50401

        Yo no se lo que dice la teoria… lo que si sé es que a mi, que soy muy distraida, me cuesta mucho concentrarme en cualquier cosa si no escucho música. Claro que no toda música vale para todo… Yo tengo CDs que nunca pongo en el coche… porque las veces que lo he probado mi pie ha sentido demasiada atracción por el acelerador… jeje

  • s63aut

    Lo que dice el artículo es muy cierto, mi padre tiene 72 años y no se aclara con mi coche, en realidad le voy dejando a él los míos cuando me compro otro nuevo, pero el de ahora me da la impresión de que no llegará a saber utilizarlo o que se limitará a saber moverlo de un lado a otro, pero poco más que eso. Ya se ha acostumbrado al cambio automático que monto desde el penúltimo, eso le ha ido muy bien cuando le ha cogido el tranquillo, pero hay muchos botones sencillos que no sabe para qué sirven.

    La verdad es que hay muchísimos conductores de no demasiada edad que no tienen ni la más remota idea de dónde está el botón del piloto de niebla o de la luneta térmica, eso por no hablar de saber que el apoyo lumbar se puede regular o cosas parecidas.

    ¿Por qué pensáis que Dacia vende tanto?, yo creo que precisamente porque hace coches simples y mucha gente valora ese detalle, pienso que todo lo que actúe por sí solo es bueno, pero otros muchos detalles deberían tener una función en plan “modo inexperto” que dejara al conductor de, por ejemplo, un coche de alquiler, centrarse solamente en lo básico, quedando muchas otras funciones anuladas para que el conductor no pueda meter la pata.

    • nomar55

      s63aut: Además de que los Dacia son coches asequibles, creo que has dado exactamente en el clavo de la cuestión. Los coches de los años ’90, y los Dacia se parecen a ellos, eran muchísimo más sencillos que los actuales. Tenían lo suficinte y necesario y nada más ¿Para qué tantas zarandajas si la persona que utiliza un coche no las necesita (y no le vale la pena ni aprender a manejarlas ni pagar más por ellas)?

      Seguramente, un conductor adinerado y apasionado por los coches no compraría nunca un Dacia, pero la mayor parte de los conductores no se ciñen a este perfil.

      • s63aut

        A mí sí que me gustan que los coches tengan avances tecnológicos, aunque comprendo el atractivo de los coches sencillos, lo simple también tiene su encanto, es más, ¿os habéis fijado en lo aparentemente sencillo de los interiores de Rolls-Royce?, son muy lujosos y tienen de todo, pero a primera vista parece que no tengan botones, creo que esa misma filosofía, adaptada a los coches de diario, acabará imponiéndose entre muchas más marcas.

        Me parece que a medio plazo abundarán los coches tipo Dacia, aunque espero que incorporen todos los elementos importantes de seguridad que no molestan a la gran mayoría, tener ABS y ESP no distrae, como tampoco distraen otras muchas cosas que actúan por sí solas sin marear al conductor/usuario que puede ser mayor o no tan mayor.

        En cuanto a los navegadores, a pesar de que soy relativamente tecno-adicto, cuando compré mi TomTom lo utilicé durante varias semanas cuando me movía por mis recorridos habituales, conviene “entender” sus instrucciones, familiarizarse con la forma en que da los avisos, con cómo señaliza las rotondas, etc.; poner un navegador nuevo y lanzarse a un viaje de mil kilómetros es una temeridad.

  • nomar55

    s63aut: También a mí me interesan mucho los avances tecnológicos en todos los ámbitos, pero todavía más en los coches (y estoy al día en lo referente a ellos) ya que son una de mis pasiones desde niño. No obstante, veo muy bien que haya todo tipo de coches: sencillos, equipados, etc.. No todo el mundo necesita ni desea poseer una lavadora con 100 programas de lavado, aunque tuviese el mismo precio que otra con 8, por ejemplo. Conozco muy de cerca el caso de una persona mayor que acabó desquiciada debido precisamente a su incapacidad para aprender el complicado manejo, y además anti-intuitivo, de su nueva lavadora.