Date tiempo y da espacio a los ciclistas: un ejemplo a seguir

ciclistas
¿Qué cuesta esperarse y guardar un metro y medio?” No lo digo yo, lo dice Luis Cortés, un camionero que se dedica a grabar diversos vídeos mientras hace la ruta, y que en sus palabras dice que está “harto de ver locuras en la carretera, creo que no hay excusas: hay que conocer las normas y cumplirlas”. En estos dos vídeos que reproducimos aquí se nos demuestra cómo es posible respetar a los ciclistas y, a la vez, no perder ningún tiempo apreciable con ello.

Os recomiendo ver estas escenas porque creo que reflejan perfectamente dos cosas: lo fácil que es resolver un encuentro con ciclistas sin que haya percances, y sin que se alteren los ánimos, y por otro lado lo inútil que es presionar, poner en peligro y, probablemente, hacer daño a este colectivo. Todo se basa en una cosa: el respeto. Y de eso Luis sabe un montón.

La cosa está clara: la distancia lateral hay que mantenerla sí o sí, es más, si se puede se ha de dejar más. Hablamos de 1,5 metros de distancia lateral mínima, lo que significa muy claramente que si tenemos más hueco, ¿por qué no? ¿Qué ganamos con ir al límite con esos 150 centímetros? No sé muy bien cómo recalcar este concepto de “distancia mínima”.

En estos vídeos vemos bastantes cosas juntas, y de todas ellas se puede sacar un aprendizaje. Las prisas nunca son buenas, y si vamos a adelantar ciclistas, menos. Además, si nos fijamos bien en el primer vídeo se trata de una travesía, y en algunos puntos el ciclista va más rápido. Y aún más, coincido totalmente con que a veces no vale la pena adelantar a un vehículo que luego te va a alcanzar en un semáforo, y que debes adelantar de nuevo más adelante.

Es mucho mejor mantener la calma, esperar pacientemente, y cuando sea el momento apropiado, con el espacio suficiente, adelantar con seguridad. Tú lo agradecerás, el ciclista lo agradecerá, y todos contentos y por la noche, en casa.

¿Cuándo aprenderemos de verdad que por segundos de retraso en un tramo no nos va la vida en ello, pero que apurando podemos segar una vida en segundos? Luis es un ejemplo de buenas maneras al volante y creo que da un ejemplo que todos deberíamos ver, y compartir con nuestros conocidos. No cuesta nada dar espacio y darse un poco de tiempo en la carretera, ¿no crees?

Vía | Facebook