Cuando adelantes a otro vehículo también debes respetar la distancia de seguridad

1

La distancia de seguridad es un concepto fundamental en la seguridad vial. Lamentablemente la realidad demuestra que es muy complicado que todos los conductores mantengan la distancia de seguridad correcta, porque no saben realmente cuánto es, o porque no quieren. De manera muy general podríamos definir la distancia de seguridad como el margen de separación entre nuestro vehículo y otros vehículos que comparten el mismo entorno para evitar problemas.

De hecho al hablar de distancia de seguridad hay que explicar que debemos entender que hay hasta tres distancias de seguridad diferentes. La primera es la que podemos llamar frontal, entre nuestro vehículo y el que nos precede. La segunda es la distancia lateral, entre nuestro vehículo y los vehículos que están a nuestra derecha o a nuestra izquierda. La tercera es la distancia trasera, y hay que tenerla en cuenta cuando adelantamos a otro vehículo.

Ya sea en una vía con un solo carril por sentido de circulación, como en una con varios carriles para cada sentido, hay que respetar tanto la distancia lateral como la distancia trasera, o de retorno al carril. Cuando vamos a adelantar a otro vehículo podemos acelerar y acercarnos a él, reduciendo brevemente la distancia de seguridad frontal justo antes de cambiar de carril hacia la izquierda para proceder a sobrepasarle (y por supuesto mirando bien por el espejo retrovisor izquierdo antes de hacer nada, para asegurarnos de que no viene nadie).

En el momento de sobrepasarle hay que dejar la separación lateral suficiente. En el caso de adelantar a una bicicleta es muy importante que sea como mínimo de 1,5 m. Cuando ya hayamos sobrepasado al otro vehículo es cuando llega el momento de volver al carril.

Utiliza también el espejo retrovisor interior

En esta situación también hay que guardar una distancia de seguridad. Es muy importante retornar al carril lo antes posible, cierto, sobre todo si estamos hablando de un adelantamiento en carretera secundaria con un único carril por sentido. Sin embargo, salvo un caso extremo, no se puede volver al carril demasiado pronto como para echarnos encima del vehículo adelantando y comprometer su seguridad.

Hay ocasiones en las que algunos conductores que adelantan a otro vehículo retornan tan pronto, que casi rozan con la parte posterior de su vehículo la parte delantera del vehículo adelantado. Si tienen problemas para calcular las distancias, separaciones y dimensiones de su vehículo no deberían conducir. Esto puede provocar un susto y un frenazo al conductor adelantado, e incluso cosas peores.

Para retornar al carril al adelantar a otro vehículo primeramente hay que mirar siempre por el espejo retrovisor derecho que podemos hacerlo. Hay que tener cuidado con el ángulo muerto y debemos tener en cuenta que las distancias pueden verse deformadas en los espejos retrovisores exteriores, sobre todo si son curvados (de tipo gran angular, para reducir el ángulo muerto). Puede parecer que hay más separación de la real.

Por tanto debemos dejar más margen y esperar algo más hasta volver al carril. ¿Cuánto más? Pues un consejo es utilizar también el espejo retrovisor interior: en cuanto el vehículo adelantado aparece en el espejo retrovisor interior hemos dejado una distancia de seguridad por detrás de nosotros suficiente, que será a su vez la distancia de seguridad frontal para ese vehículo.

Como recordamos tantas veces: nunca nos olvidemos de utilizar los espejos retrovisores siempre.

Foto | srgpicker
En Circula Seguro | Cómo funcionan los espejos retrovisores de oscurecimiento automático