Cosas que puede que hagas en verano que te harán pagar una buena multa

7529050194_06ca1d1938_k

El verano, y más concretamente el período de vacaciones que muchos españoles disfrutan, o disfrutarán durante estos meses de julio y agosto, es una época en la que el objetivo principal es desconectar de la rutina y centrarse en el descanso y el disfrute. Esto está muy bien, pero no hay que caer en la trampa del “estoy de vacaciones” para justificar cualquier cosa. En el terreno que nos ocupa, el de la seguridad vial, hay algunas cosillas que uno puede pensar en hacer en su tiempo de ocio que, si le pillan, pueden resultar en multa y menor saldo de puntos.

Algunas de ellas son cosas inocentes, otras son gamberradas o, por decirlo amablemente, “cosas de la juventud” (qué poco me gusta esa excusa), pero en casi todos los casos la multa no se la salta una rana, y en otros casos solo nos libraremos si, por algún motivo, el agente que nos da el alto tiene un buen día. Veamos las pifias veraniegas que salen bien caras.

7869890_f53b6ed2a3_o

  1. Llevar a ciento y la madre en el coche
  2. A mí no me parece nada razonable, y mucho menos cómodo, pero puede que alguna vez (y seguro que lo viviste, o al menos lo viste de cerca) se hayan montado siete en un coche, y eso es algo que conlleva multa de 80 euros, pero que puede subir a los 200 euros si se superan las plazas del coche en más del 50%. Lo típico de “venga, montad todos que vamos en un plis-plas” puede salir bastante caro, incluso pagando a escote. Por no hablar de los peligros que… Bueno, eso ya lo sabemos.

  3. Sacar el codo por la ventanilla (y si giras la cabeza más de 45º, además…)
  4. Queda muy casual, es fresquito en según qué situaciones, podemos hacerlo por aburrimiento en un atasco… pero es peligroso (por más de un motivo) y nos pueden sancionar, aunque no sea muy habitual si el conductor no está haciendo, además, alguna otra cosa indebida) con 80 euros. Es peor (la situación, no la multa) si llevamos la mano fuera, que solo el codo, pero poco peor.

  5. Comer o beber en el coche
  6. A mí, eso de llevar un botellín de agua para saciar la sed en un viaje largo no me parecía tan mal hasta que un día tuve que luchar contra un tapón. Entonces sí que me pareció en cierto modo peligroso liarse con una botella. Comer en el coche, en movimiento me refiero, no solo es incómodo, sino que es sucio. Y todo eso, junto con cualquier cosa que suponga una distracción para el conductor a juicio de un agente (maquillarse, cocinar, leer un libro, hacer punto de cruz) sale a 200 euros y 2 puntos.

  7. Conducir con el bañador “na más”
  8. Es el eterno dilema: estoy en la playa tan ricamente y tengo que ir a no sé dónde a por no sé qué cosa que no puede esperar. Pues me voy en bañador. A un servidor le parece incómodo, aunque sobre todo le dé bastante vergüenza hacerlo, pero esto es otro de los temas que un agente puede considerar como sancionable (porque el criterio aquí sí que es bastante subjetivo aunque ya explicamos más o menos por qué). Hasta 200 euros.

  9. Conducir con chancletas, o descalzo
  10. Es el mismo caso, prácticamente, que el anterior. Solo que no se restringe a la playa, sino a cualquier lugar en el que haya personas a las que les guste salir a la calle en chancletas, o con calzado no adecuado. En esto estoy más de acuerdo (en multarlo) porque es muy peligroso conducir con calzado inadecuado. Ya sabéis, 200 euros.

  11. Parar o estacionar en una playa protegida
  12. Aparte de incívico es algo que está prohibido. Ni un momentito, ni arrebato de amor, ni nada que se nos ocurra.

  13. Hacer trompos donde no debes (que es en casi cualquier lugar)
  14. Eso es universalmente punible, y debería detectarse más, sobre todo en polígonos y zonas similares. Si lo juntamos con el alcohol las cosas se pueden complicar mucho, y si practicamos conducción “deportiva” porque somos “fenómenos”, podemos acabar en la cárcel.

  15. Acelerar para no dejarse adelantar
  16. Esto no es solo propio del verano, pero sí propio de gente que no se siente cómoda en sociedad, o que conduce solamente para salir de vacaciones. Un clásico dominguero de toda la vida (que no quiero incluir a todos en el mismo saco, ojo). Si circulas a una velocidad relativamente baja y ves que te adelantan, déjales hacer. Acelerar para impedir un adelantamiento es una de las cosas más tontas del Universo. Y aunque merece multa, es muy difícil de detectar.

Estas son algunas de las cosas más peregrinas (o no) que se pueden convertir en una desagradable multa que nos amargue las vacaciones. Seguro que hay más cosas, y seguro que vosotros sois testigo de muchas otras infracciones (digamos, por ejemplo: llevar el equipaje mal colocado; no llevar el cinturón, un clásico; llenar el maletero de agua…). Sea como sea, recordad que, en vacaciones también, el coche es lo que es.

Fotos | Luis Hernández, jaqian