Por qué reducir la contaminación es una asignatura de la seguridad vial

Contaminación en BarcelonaLa contaminación derivada del transporte se ha convertido en uno de los grandes desafíos de la presente década. Las consecuencias de las emisiones contaminantes de los vehículos están afectando a múltiples ámbitos en la esfera de la movilidad. Uno estos es el de la seguridad vial. Tanto es así, que la mejora de la calidad del aire ha comenzado a formar parte de la agenda de muchos entes e instituciones en relación con la protección y la educación vial.

Aunque aparentemente podemos decir que se trata de una relación indirecta, la irrupción de las nuevas formas de movilidad sostenible está cambiando y mucho el panorama vial. Esto se está notando de forma más significativa en las ciudades. Ocurre, por ejemplo, en Madrid.  Allí, la nueva ordenanza de movilidad de la capital afecta a muchos aspectos de la circulación, como ocurre con la nueva Área Central Cero Emisiones o Madrid Central.

Este solo es una muestra de la transición que está viviendo el transporte y que afecta a la seguridad vial. Existen más motivos que indican por qué reducir la contaminación es ya una asignatura de la seguridad vial.

Por motivos de salud pública

La Fundación MAPFRE define la seguridad vial de este modo:

Entendemos la seguridad vial como la prevención de accidentes de tránsito o la minimización de sus efectos, cuando tuviera lugar un accidente o incidente de tránsito. La seguridad se refiera a aquello que está exento de peligro, daño o riesgo.

Puede que la defensa de la calidad del aire no se incluya en el sentido estricto de la definición. Sin embargo, es un factor ligado a la salud y derivado del tránsito de vehículos. La contaminación diezma la salud de todos los usuarios de la vía de diferentes formas. Lo hace a través de contaminantes que expulsan los tubos de escape de los motores. Entre otros:

  • Dióxido de carbono (CO2).
  • Óxidos de Nitrógeno (NOx).
  • Monóxido de carbono (CO).
  • Dióxido de azufre (SO2) y Plomo (Pb).
  • Hidrocarburos (HC).
  • Partículas en suspensión (PM).
  • Ozono (O3).

Las consecuencias directas de exponerse a estos gases o partículas tienen que ver con la aparición de males del sistema respiratorio. Sin embargo, existe una gran variedad de enfermedades asociadas a corto y a largo plazo. Además, el comportamiento de estos agentes provoca en las ciudades situaciones complejas. No todos los contaminantes actúan a la hora ni en el lugar donde se emiten.

Porque obliga a un cambio hacia otras formas de transporte

contaminacion seguridad vialDebido a la amenaza que supone para la salud la contaminación derivada del tránsito, las ciudades han comenzado a potenciar otros modos de transporte. El tráfico en el centro de las ciudades ¿está destinado a desaparecer?

Este interrogante que lanzábamos hace algún tiempo está materializándose de forma progresiva con el incremento del uso de la bicicleta en las ciudades. Ocurre que un cambio así requiere potenciar la seguridad vial y la convivencia a largo plazo y a través de muchos frentes.

La pretendida por muchos masificación de la bicicleta afectará a todos los usuarios de la vía. Por eso, concienciación y educación vial se convierten imprescindibles para potenciar la seguridad de todos, y en especial, de los ciclistas. Además, el uso de la bicicleta propicia el cambio en el espacio urbano, con la creación de carriles bici, aparcamientos específicos, aparición de bicicletas eléctricas y hasta de cambios normativos concretos.

De ahí que países como Francia, busquen potenciar y, a la par, educar en cómo se ha de circular en bicicleta de forma segura. Además, este no es el único medio de transporte que cambia. La llegada de nuevos métodos, como las plataformas de coche compartido y carsharing (o de motos, bicicletas y hasta patinetes compartidos) también suponen un cambio en la esfera de la seguridad vial, al añadir nuevas variables.

Porque afecta a la tecnología de los vehículos

Si nos ceñimos al ámbito de los vehículos motorizados, también están sufriendo una evolución. Esta se refiere al cambio en el tipo de motorizaciones que montan. De este modo, el coche eléctrico, en sus diferentes variedades, se está convirtiendo en una alternativa cada vez más realista.

Aunque no parezca una novedad significativa para la seguridad vial, lo cierto es que un coche eléctrico posee ciertas diferencias en su conducción. Además, su proliferación trae consigo otras consecuencias, como la creación de plazas para coches eléctricos con puntos de recarga o los riesgos de su silencio. Por eso, se prevé que los coches eléctricos estén obligados a emitir ruido a determinadas velocidades a partir del próximo año.

Porque la contaminación cambia las ciudades

contaminacion seguridad vialComo decimos, los principales cambios como consecuencia de la contaminación que afectan a la seguridad vial comienzan a cuajar en las ciudades. Según avanza el siglo, las urbes están experimentando cambios estructurales, hacia lo que se conoce como smart cities.

Estas incluyen todos los beneficios de una movilidad limpia, pero, además, incorporan una concepción de movilidad que va más allá en la búsqueda de la eficiencia. La combinación entre nuevas tecnologías de asistencia a la conducción y conducción autónoma, junto a las infraestructura de gestión del tráfico, prometen reducir la siniestralidad.

En un plano más inmediato, la evolución de las ciudades para paliar la contaminación está acarreando limitaciones y restricciones. Con estas, llegan grandes actualizaciones en la normativa de muchas urbes. Tal avalancha de cambios afecta a la seguridad vial en diferentes aspectos. Por eso, la contaminación, la mejora de la calidad del aire y el aumento de la sostenibilidad son, cada vez más, un objetivo común.

En Circula Seguro | Día Mundial del Medioambiente: una ciudad sostenible también pasa por una movilidad segura

Imágenes | iStock/venakr, iStock/Lord_Kuernyus e iStock/zoom-zoom