Conducir de noche tiene más miga que la que podemos pensar

Conducción con lluvia, de noche
Conducir de noche tiene una atracción especial para muchos conductores que, paradójicamente, han conducido pocos kilómetros con oscuridad total, o con condiciones de baja visibilidad… aparte de la propia oscuridad. No negaré que sí, tiene algo especial, siempre y cuando nos encontremos con unas condiciones estupendas, como puede ser encontrarnos solos en un tramo de carretera o autovía, con la noche despejada y pudiendo utilizar toda la potencia de nuestro sistema de luces.

Pero si, por poner un ejemplo, nos encontramos haciendo kilómetros en una carretera secundaria con bastante tráfico en ambos sentidos, sin conocerla y con lluvia, la cosa cambia. Conducir de noche deja de ser un placer banal para convertirse en un suplicio de libro, una prueba de fuego para nuestra resistencia y nuestra capacidad de atención. Y puede ser peligroso, para qué negarlo. Vamos a dar unos pocos consejos para conducir seguros por la noche. Cosas de sentido común, por otro lado, que todos podemos concluir con un poco de esfuerzo.

6 consejos básicos para conducir más seguros de noche

  1. El primero, ser prudentes. De noche, por mucha potencia lumínica que llevemos (y estará limitada por ley, y también por la capacidad de resistencia del ojo humano, propio y ajeno) la visibilidad es peor que durante el día. Es mejor que en el ocaso, pero es más reducida de lo normal. Por tanto, la primera medida a tener en cuenta es aumentar la distancia de seguridad.
  2. Adecuaremos la velocidad que llevamos con el campo de visión disponible. Si asumimos que el tiempo de reacción medio ronda el segundo (digo “medio”) y nuestras luces de corto alcance cubren 30 metros hacia delante (por decir algo), no deberíamos ir a más de 30 metros por segundo, ¿verdad? Parece lógico ya que si fuesemos más rápido y debemos frenar en condiciones de seguridad… Para entendernos, debemos (es recomendable) ir a menos de 110 km/h.
  3. Lleva las lunas bien limpias. No seas dejado (o dejada). La suciedad difumina la luz, provoca reflejos inesperados o simplemente consigue un mayor índice de deslumbramiento. Es como circular con una niebla espesa con las largas encendidas. el coche cuanto más limpio, mejor, pero tratándose de las lunas, más importante.
  4. Descansa más a menudo. Parece que no, pero te cansarás más rápido. Prueba. No se trata de desplazamientos de una hora por autovía: si vamos a hacer un viaje largo aprovechando la noche, debemos saber que nos cansaremos más a menudo y que conviene, por prudencia, reducir la duración de los tramos entre paradas. En vez de parar cada dos horas, hazlo cada hora y media. Y si las condiciones climáticas son malas, para antes, o bien pasa la noche a buen recaudo: no queremos héroes.
  5. Mantén el nivel de luz en el habitáculo al mínimo imprescindible de intensidad. Cuanta menos luz haya dentro, menos contraste con lo que hay fuera, y mejor es la visibilidad. Es cuestión de relatividad.
  6. Finalmente, utilicemos las luces largas siempre que sea posible. Por piedad para con nuestra vista. Pero, lógicamente, seamos piadosos y corteses con el resto de la humanidad cambiando a cortas siempre que nos acerquemos a un coche, o que vengan coches en la dirección contraria (por su carril, ¡ojo!). Es conveniente, si no tenemos costumbre, forzarnos a poner las largas cuando tengamos oportunidad para estar habituados al juego de mandos. Nuestra vista y resistencia física lo agradecerán.

Siempre nos adaptaremos a las condiciones de la vía, climatología, y nuestras propias condiciones psicofísicas

Conducción nocturna

Debería ser la mantra eterna de los que aprendemos a conducir, y después conducimos. Adaptarse a lo que ocurre a nuestro alrededor y a nuestro propio estado físico y mental es tener aprecio por nuestra integridad. Es ser maduros, ser buenos conductores y hacer las cosas bien. Por el contrario, forzar la duración “de siempre” en un viaje cuando caen “chuzos” de punta porque la carretera la conocemos, porque “llegamos tarde” (¿a dónde llegas tarde de noche, alma de Dios?), porque tenemos ese planning,… es hacer el ridículo. Creo que no hace falta adornarlo más. Ridículo.

Vía | Viaja seguro con Michelin
En Circula Seguro | Solución sencilla para mejorar la visión en conducción nocturna: unas gafas, Conducción nocturna en moto
Fotos | dphiffer, Arthur40A

  • chorre

    A mí, personalmente, me gusta conducir de noche, lo considero más bonito. Yo ya sabía lo de bajar la intensidad de la luz del cuadro de luces, pero a mí personalmente (creo que) no me afecta. ¿Será que soy muy joven? (He hecho la prueba). También, a mí, en cuanto puedo, “tiro” de las largas, que se ven mejor.
    Para mí, habría otras 4 medidas de seguridad activa (por decirlo así) en lo que se refiere a la conducción nocturna, y serían:
    1/ La elección del coche en sí: El color blanco es el más seguro, el que más se ve de noche .
    2/ Parece que los faros de xenón son los más cómodos, los que más iluminan y menos hacen cansar la vista.
    3/ Un sistema en algunos coches (todavía en parte en estudio) es el cambio de luces de largas a cortas para no deslumbrar. Sería genial ese sistema.
    4/ Me parece que existen un sistema en algunos coches que emiten un aviso sonoro y/o visual si nota que el conductor “cabecea” (síntoma de posible adormecimiento), lo cual salvaría vidas.
    Como invento más rudimentario hay un aparato que tiene aspecto de “audífono”: Se coloca en la oreja y si percibe que tu cabeza, teóricamente, baja más de cierto ángulo (se cae, típicamente de quedarse dormido), te da un pitido desagradable que te mantendría despierto (yo lo tengo).
    Por cierto, una anécdota: A mi Opel Corsa del 2006 le cambié las luces delanteras (cortas y largas) por las mejores que había en el mercado (en un taller, pero sin llegar a ser de xenón), y en una ocasión viajando en un Renault 8, ¡tenía la misma intensidad que las de mi coche ya cambiadas!
    Un abrazo a todos

    • nomar55

      Perdona pero el post trata de las dificultades que entraña la conducción nocturna, con independencia de las condiciones psicofísicas del conductor/a.

      Conducir por una buena carretera sin tráfico una noche despejada y con luna llena es una experiencia memorable. Pero si cambias el escenario (carretera estrecha, curvas cerradas, mucho tráfico, lluvia, etc.) la conducción se convierte en una tortura muy peligrosa.

      Para mí, hay un elemento muy importante a destacar: La falta de visibilidad de las marcas viales pintadas sobre la carretera cuando se junta la lluvia con la oscuridad. Literalmente, las líneas no se ven, porque la pintura húmeda refleja la luz de los faros del coche convirtiéndola en transparente.

      Si además aparece la niebla, apaga y vámonos. Recuerdo vivamente una experiencia que tuve cuando era más joven de la que, por poco, casi no salgo indemne.

  • pepserra

    Si nomar55, yo me he quejado 200 veces del problema que comentas sobre la ausencia de discriminacion visual de la señalización blanca horizontal versus la amarilla(obras), que curiosamente se ve mejor(ver carreteras norteamericanas)…
    Los que hemos sufrido esto en autopistas en tramos donde intersectan muchas lineas blancas y lloviendo supongo que estaremos de acuerdo en que son un fiasco!!!

    Tiene que guiarte la intuición… y mal vamos

    Por otra parte comentar que un estudio reciente en J Sleep Research 2011 por Verster JC et al. , nos demuestra que conducir durante mas de 2h de forma continua de noche produce un deterioro en la conduccion similar al que produce una tasa de 0.5 de alcohol en sangre (limite legal).
    De igual forma , conducciones de 4h y 8h se estudiaron y arrojaron resultados en individuos sanos impresionantes(ojo conduccion ininterrumpida…) como que conducir mas allá de 3h produce una deterioro similar al de una conc. de enol en sangre de 0.08%..tela marinera.
    Asi que añadiria : lo de las 2horas maximo hasta un descanso hay que tomarselo en serio…especialmente de noche….

    • nomar55

      Naturalmente que las condiciones de la conducción influyen sobre la capacidad de conducir. El otro día conduje por una carretera de la costa coruñesa, estrecha, con curvas, con tráfico intenso, plagada de urbanizaciones y pueblos turístico-pesqueros, lloviendo y de noche y acabé agotado. Y solo (ahora, la palabra ‘solo’ no lleva nunca tilde en ningún caso, según el nuevo diccionario de la RAE) fueron 17 kms de ida y otros tantos de vuelta a una velocidad de crucero de 40 o 50 Kms/h.

      Tengo la idea de que, si a la noche se le suma la lluvia, los limpiaparabrisas ejercen también un efecto hipnótico muy perjudicial para la conducción. No sé si estará estudiado o no. Pero lo que sí tengo clarísimo es que en pleno siglo XXI debería haberse inventado, patentado e implementado en los vehículos otro sistema de barrido del agua de lluvia menos intrusivo en la conducción y más efectivo; que ya llevamos casi un siglo con el mismo sistema.

      • escargot

        Parte de la culpa es del urbanismo gallego. No me sorprende nada la siniestralidad tan alta que hay allí, es agobiante hacerte 200 y pico kilómetros y que la mitad sean con casas al lado y toque reducir.

        En cuanto a lo que dices de los limpiaparabrisas, el otro día lo estaba pensando. Podrían inventar otra cosa.

  • angel

    pues con decir que ayer vi un ¿golf-polo? circulando denoche por un lugar donde no había farolas unicamente con las luces diurnas de led…

    por detrás estaba todo oscuro. puesto que no tenía ninguna luz roja encendida… lo que hay que ver…

    • escargot

      Sería un Golf blanco… XD

  • escargot

    Ya que comentáis sobre el color del coche y sobre el de las marcas viales, aparte de que ya hubo un artículo sobre las marcas, estaría bien uno sobre las ventajas y desventajas de los colores de los coches. Parece una tontería pero no lo es.

    Se llamaba así: “Amarillo sobre gris y el color de las marcas viales”.

    Sobre el tema de las autovías tengo una duda. ¿Hay que cambiar de largas a cortas si viene alguien en el otro sentido? Porque es otra calzada, se supone que no le llega nuestro haz de luz… pero no lo tengo claro.

  • escargot

    En cuanto a mis gustos personales, para ir por autovía prefiero ir de noche porque es cuando menos tráfico hay. Pero para viajes largos prefiero ir de día. Costumbre de familia, supongo.

    Las carreteras malas me gustan también de noche. Soy un bicho muy raro.

    • nomar55

      Si por carreteras ‘malas’ te refieres a solitarias carreteras de montaña, lo entiendo perfectamente porque a mí también me gustan ya que vivo en Galicia, pero ten mucho cuidado. Si se espera que haya niebla, no te aventures por ellas. Ya he insinuado en #2 que tuve una pésima experiencia por una preciosa carretera de montaña en el Pirineo francés (intenté pasar el Coll du Tourmalet a medianoche cuando la niebla se cernió con una visibilidad máxima de unos 3 metros. Durante una penosa hora mi mujer y yo tuvimos que turnarnos para caminar delante del coche mientras el otro conducía, agotado, a paso de peatón, justo detrás. Al final tuvimos que detenernos toda la noche). En cualquier otro caso, para mí, una carretera mala (ya lo he dicho: curvas cerradas, mucho tráfico, etc.) lo es en todos los sentidos de la palabra.

  • José

    Si hemos de conducir y hay niebla , está de día es más peligrosa que en la noche , si existe un obstáculo delante de ti sólo lo ves cuando estas encima , si puedes parar el que venga por detrás te sacudirá y así uno , otro , otro etc. Etc. Tengo encima de mi muchos kms. de camión , si la niebla es por el día ojo , y por la noche también es muy peligrosa , pero al menos verás los pilotos de vehículos que te preceden y si una carretera de doble sentido verás las luces . Aún hay gente que dice no poner las luces de cruce con niebla de día porque ellos VEN PERFECTAMENTE. IGNORANTES HABERLOS HAILOS!!!!!!!