Con el frío llegan las heladas

Hielo en el retrovisor por fernand0

Durante la presente semana, según información de la Agencia Estatal de Meteorología, estamos sufriendo un episodio de frio, viento, lluvia y nieve. No es para alarmarse pero se prevén fuertes bajadas de temperatura y reducción de la cota de nieve. Al parecer, este frío que empezó en el norte de Europa quiere continuar hasta el fin de semana.

Por tal motivo si deciden viajar en coche, será imprescindible llevar cadenas para evitar quedarse retenido. Además, si el viaje se hace por zonas de sombra o de madrugada tenemos que estar muy atentos a las placas de hielo. Tampoco podemos olvidar que previamente al viaje es conveniente revisar: neumáticos, anticongelante y frenos del vehículo.

Éstos y algunos consejos mas nos pueden venir muy bien para estos días, así que tomen nota.

La adherencia de un vehículo sobre el hielo es crítica, mucho más que sobre la nieve. Si vamos conduciendo puede que no veamos el hielo sobre la carretera pero podemos intuir por la zona, la existencia de agua sobre la calzada que combinada con el frío hace que se produzcan las famosas placas de hielo o mejor dicho, pistas de hielo. Esto suele ocurrir en zonas frías con más riesgo de hielo por existir zonas sombrías, resguardos orientados hacia el norte y la proximidad de puentes sobre ríos.

El peligro de hielo sobre el asfalto

El agua que discurre en algunas curvas peraltadas de la carretera, al deshelarse la nieve durante el día, se puede convertir en hielo al caer la noche. En definitiva, la presencia del hielo muchas veces la notamos conduciendo tras patinar el coche y entonces es cuando se nos enciende el botón de alerta o de inseguridad al no saber cómo reaccionar en tan poco espacio y tiempo.

Si vamos a coger el coche, tenemos que saber que tras una helada nocturna la primera dificultad que podemos encontrarnos será la de quitar la película de hielo o escarcha que cubre los cristales. Para ello, no debemos utilizar agua muy caliente para quitar la nieve y el hielo del parabrisas, ya que lo podría romper. Lo mejor es usar anticongelante o alcohol.

Una vez en ruta, durante la conducción para prever la existencia de hielo se ha de tener en cuenta que si el coche mide la temperatura externa, iremos pendiente y poner la alerta cuando descienda a 3ºC sobre cero para reducir la velocidad.

En el caso de encontrarnos sobre una placa de hielo, lo mejor es levantar suavemente el pie del acelerador y tratar de controlar la trayectoria con movimientos suaves del volante; y si no nos queda mas remedio que frenar, hay que hacerlo con suavidad para no bloquear las ruedas.

Con mal tiempo toda precaución es poca

La circulación lenta de los vehículos que nos preceden o que circulan en sentido contrario, puede igualmente ser un indicio de la existencia en la calzada de alguna anomalía. También la circulación lenta y con cadenas de los vehículos que circulan en sentido contrario o la existencia de vehículos parados en los arcenes y junto a ellos sus conductores quitando o poniendo cadenas, puede ser otro indicio.

Si se notara que la dirección del vehículo está excesivamente ligera, como si flotara, también nos puede confirmar que circulamos sobre una placa de hielo. Si vamos a pasar por algún puerto, las condiciones pueden cambiar de una vertiente a otra. Si al subir se observa que la carretera está húmeda, es previsible que en la bajada nos podamos encontrar con hielo.Por otro lado, tenemos que ser conscientes de que cuando la calzada está helada, las distancias de frenado pueden aumentar hasta diez veces por encima de lo normal. Por eso, es conveniente aumentar la distancia de seguridad y reducir la velocidad.

En ocasiones, la nieve o el hielo hacen muy difícil, cuando no imposible, la circulación con garantías de seguridad por determinados tramos de carretera o puertos de montaña. Ello obliga a exigir el uso de cadenas para circular por ellos, o a cerrarlos a la circulación, imponiendo desvíos por otros itinerarios alternativos, mientras permanezcan las condiciones atmosféricas adversas. Por tanto, infórmate de la previsión del tiempo y estado de las carreteras que vas a utilizar antes de salir.

Foto | fernand0
Más información | Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
En Circula Seguro | Conducir en invierno (2): con nieve y hielo

3 comentarios

escargot

Buenos consejos.

En los coches que hacen ahora es habitual que cuando la temperatura llega a 4º suene un pitido. En otros más viejos, como el mío, no suena nada pero el símbolo de los grados parpadea. Conviene ir echando un vistazo a la temperatura, no está ahí de adorno. 

La foto muy bonita, jajaja. Tengo por ahí una parecida con nieve. 

Enlace permanente al comentario
carmehuguet

Yo añadiría que es necesario llevar el depósito lleno de carburante, por si existe la posibilidad de no poder seguir circulando, para que podamos mantener el motor en marcha y funcione el sistema de la calefacción o climatización.
También que llevemos alguna manta o prenda de abrigo. Algunos frutos secos y agua.
Y hoy, que vivimos en la era de los móviles. Tener la precaución de tener cargado el móvil o incluso llevar un cargador para el coche.

Enlace permanente al comentario
escargot

Buenos consejos.

También he oído que, si tienes un paquetón de nieve encima del coche, es mejor dejarlo porque si la temperatura fuera es bastante inferior a 0º la capa de nieve hace que el coche esté a 0º. Y eso siempre es mejor que -12º, por ejemplo, que no es difícil de alcanzar en un puerto.

A ver si alguien nos puede aclarar esto.

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario