¿Cómo revisar correctamente las presiones de los neumáticos en una moto?

Inflado de neumáticos

Tras el anterior artículo en el que os contaba un caso real que me sucedió sobre una motocicleta de prensa que nos cedieron con las presiones incorrectas, y en vista de los comentarios, voy a trataros de explicar el método que yo utilizo para mantenerlas correctamente.

Lo primero es que debemos hacernos con un manómetro de bolsillo, da igual que analógico o digital. Esto nos servirá para tener siempre una misma referencia que en principio será la más fiable porque los indicadores de las gasolineras casi nunca marcan correctamente las presiones de los neumáticos. Yo en concreto tengo uno como este:

Manometro digital

Cuando vayamos a revisarlas en nuestra motocicleta, comprobaremos la presión que tenemos usando nuestro manómetro. Anotaremos o recordaremos el resultado que, supongamos, son dos décimas en cada rueda por debajo de la recomendada. Una vez hecho, cogemos nuestra moto y nos vamos a la gasolinera.

Como ya tenemos el dato de la presión, da igual que la gasolinera esté a un kilómetro o a quince. Nosotros sabemos que tenemos que subir dos décimas, independientemente de lo que marque cuando lleguemos. Si está muy lejos, los neumáticos se habrán calentado y la presión será mayor, pero en este caso a nosotros no nos afecta.

Una vez en la gasolinera, conectamos el compresor e hinchamos la rueda estas dos décimas. Podemos usar en este caso la indicación que nos proporciona ya que para este pequeño ajuste, el error que cometamos será muy pequeño. Eso si, recordad que siempre es mejor pasarse y luego ajustar quitando aire, seremos mucho más preciso.

Si por el contrario sois unos maniáticos como yo, hincháis cada rueda un poco más y luego comprobáis de nuevo con vuestro manómetro, quitando el aire que sea preciso usando por ejemplo con la propia uña en la válvula hasta dejarla correcta. Este método por supuesto es también válido para los coches.

Por último, recordemos que la presión en una moto tendremos que revisarla al menos una vez a la semana si usamos la moto todos los días o si no, cada vez que vayamos a salir con ella. En el caso del coche, como mucho una vez al mes.

En Circula Seguro | La importancia de las presiones, un caso práctico y real