Cómo realizar la maniobra de adelantamiento correctamente

adelantamiento

La maniobra de adelantamiento en vías de doble sentido de circulación puede que sea una de las maniobras más peligrosas de la conducción. Dependiendo de la carretera que utilicemos y del tráfico, la realizaremos con mas o menos frecuencia pero su práctica suele ser habitual y, a veces, casi sin darnos cuenta. Sin embargo, para que esta maniobra no implique peligro a nosotros mismos o al resto de usuarios, es necesario seguir unas reglas básicas. Para ello, el Reglamento General de Circulación, nos explica cómo debe realizarse de forma segura.

En calzadas de doble sentido, doble peligro

La fotografía representa un tramo señalizado pero no siempre ocurre así, por lo que, en ausencia de señales, el conductor debe estar pendiente de la visibilidad que tiene a su frente y no adelantar cuando no veamos bien o tengamos dudas

La maniobra de adelantamiento requiere, mucho antes de adelantar, tener claro que se puede realizar sin peligro. Observar el espacio disponible y calcular el tiempo necesario son piezas clave. Por eso, la elección del momento idóneo depende de la buena anticipación del conductor para que la maniobra sea sencilla, utilizando la distancia suficiente y sin poner en peligro a los vehículos que puedan circular en sentido contrario.

Antes de adelantar, el conductor debe saber dónde y cuándo podrá volver a la derecha para finalizar dicha maniobra con seguridad. Por otro lado, si somos nosotros los que vamos a ser adelantados debemos colaborar, es decir, arrimándonos al borde derecho de la calzada, ni efectuar maniobras que dificulten la maniobra de adelantamiento y disminuyendo, si fuese necesario, la velocidad para evitar situaciones de riesgo como la que se ve en éste vídeo:

Se trata de una carretera secundaria de doble sentido de circulación, donde el conductor adelanta a pesar de existir señal vertical de prohibición de adelantamiento y línea continua. Por suerte, no circulaba nadie en sentido contrario al del infractor.

En calzadas separadas, menos riesgos

En autovías y autopistas, al tener calzadas que separan los sentidos de circulación, no aparecerán vehículos de frente y por tanto menos riesgo de sufrir una colisión frontal. En este sentido, el adelantamiento sería igual que en las carreteras convencionales, pasar por delante de otro vehículo que avanza más lentamente y en la misma dirección. El ejemplo representado en el margen (archivo: gif), se puede observar como en un tramo de autovía o autopista, el coche de color púrpura supera al coche gris.

El carril utilizado para adelantar a otro vehículo es casi siempre un carril contiguo que pasa más cerca del borde de la calzada y que está a la izquierda en los lugares que conducen por la derecha y a la derecha en los lugares que conducen por la izquierda como ocurre en el Reino Unido y sus colonias. Un adelantamiento que puede resultar peligroso cuando se realiza los días de fuerte viento y lluvia a vehículos articulados y de grandes dimensiones. Ante esa situación, el mejor consejo es sujetar el volante con las dos manos, con firmeza y evitando movimientos bruscos.

Cuatro infracciones sobre adelantamientos que restan puntos

adelantamiento

Se trata de cuatro hechos que según el anexo II de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, están sancionados con multa de 200€ y la resta de 4 puntos del permiso de conducir:

1. Iniciar un adelantamiento sin que exista espacio libre suficiente en el carril que utiliza para la maniobra, entorpeciendo o con peligro para quienes circulan en sentido contrario.

2. Adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario.

3. Adelantar en curva de visibilidad reducida, cambio de rasante o en lugar donde la visibilidad disponible no es suficiente, invadiendo la zona reservada al sentido contrario.

4. Adelantar en un túnel o tramo de vía afectado por la señal «Túnel» en el que sólo se disponga de un carril para el sentido de circulación del vehículo que pretende adelantar.

Finalmente, el adelantamiento puede resultar peligro en carreteras secundarias si no tienes paciencia y prudencia. Como norma hay que tener en cuenta la velocidad propia y la de los demás a la hora de realizar cualquier adelantamiento o desplazamiento lateral. Ante la duda, lo mejor es: no adelantar. Y, si adelantas y te encuentras en una situación complicada donde ves venir el coche de frente y no puedes volver a tu carril: aminora la velocidad y evita por todos los medios el choque frontal.

Video | DGT
Imagenes: Trent Szmolnik on Unsplash, Inhalen.gif
En Circula Seguro | ¿Cuándo puedo adelantar?