¿Cómo me lo quito de detrás?

La ausencia de distancia de seguridad por detrás puede llevar a situaciones algo embarazosas...

Recuerdo que en los tiempos en que era un novato, e incluso antes en prácticas, una de las cosas que más nervioso me ponía era ver algo demasiado grande por el retrovisor. Sobre todo, porque a menudo el tamaño aparente en el espejito no está relacionado con el tamaño físico de mi perseguidor, sino por la ausencia de la apropiada distancia de seguridad.

Con el tiempo, los kilómetros y la eterna presencia de chupa culos tras de mi, en cierta medida me he acostumbrado, aunque odie decirlo. Sigue siendo una situación bastante delicada, pero ahora la sorteo con mayor tranquilidad. Sin esa sensación de angustia, que por otra parte sólo podía ser mala consejera.

Muy desde el principio descarté la opción de intentar distanciar a mi perseguidor utilizando la táctica de dar toquecitos al freno, lo suficiente para que se encienda la luz de freno y asuste al perseguidor, pero sin llegar a perder velocidad real. He escuchado y leído acerca de este modus operandi en diversas ocasiones, pero como digo la descarté porque me parece que hay demasiadas cosas que podrían ir mal.

Por ejemplo, podría darle sin querer un poquito demasiado al freno. Perder velocidad de verdad, por poca que sea, puede acabar con el parachoques de nuestro perseguidor limpiando las telarañas del maletero.

O, otro ejemplo, a lo mejor el sobresalto que recibe el que nos sigue es demasiado grande, haciendo que sobrereaccione con una maniobra evasiva exagerada, provocando otro accidente. Alguien con el alma muy negra podría pensar que se lo merece, por ir tan pegado. No sé de qué color será mi alma (seguramente, verde fosforita), pero no puedo evitar pensar que terceras personas podrían verse involucrados en la colisión.

La ausencia de distancia de seguridad por detrás puede llevar a situaciones algo embarazosas...

Otra solución que también descarté fue la posibilidad de intentar distanciarme mediante un acelerón. Observé que, en la mayoría de los casos, el resultado era que el de atrás seguíamos a la misma (escasa) distancia, pero que ahora íbamos más rápido los dos. Con lo cual, las consecuencias de un posible incidente serían peores.

Todo lo contrario, la actitud que he ido adoptando para este tipo de situaciones consiste en levantar ligeramente el pie. No sé que opinaréis vosotros, pero yo creo que mayoritariamente me funciona.

Tengo una interesante teoría al respecto. Creo que la mayoría de conductores que se acerca demasiado al que va delante no lo hace por un a sobre-confianza en sus reflejos felinos, sino por dejadez en la conducción. Paulatinamente, han perdido el miedo a darle a otro por detrás, aprendiendo a tolerar la presencia de un coche a pocos metros de su capó.

Levantando el pie un poco, mi vehículo pierde velocidad pero de forma muy gradual (como el de todo el mundo, en eso no es especial). En consecuencia, la distancia tiende a reducirse a un más. No lo suficiente para causar una colisión o asustar al de atrás.

Si veo que el de atrás no reacciona, estaré a tiempo de recuperar velocidad. Pero no suele ser necesario. La mayoría de conductores acaba notando que se reduce la distancia, y eso hace que despierten de su letargo. Re-evalúan la situación, y por lo genera,l vuelven a una distancia mayor que la inicial, más segura.

Todo esto, claro, en las vías en que no es posible adelantar. Cuando sí es posible, hacer reducir al de atrás tiene la virtud de incentivar que decidan pasar de mi y dejarme tranquilo. Y, yo, tan contento. Porque, aunque me haya acostumbrado a ello en parte, ¡sin nadie detrás se conduce mucho mejor!

En Circula seguro | ¿Conocemos las normas de circulación? (6): sobre la distancia de seguridad
Fotos | Beverly & Pack, widakso

11 comentarios

Antonio Serrano

Mientras haya personas que se nos pegan mucho, la única solución que yo veo es facilitarles en la medida de lo posible el adelantamiento. Si eso no fuera posible, podemos aumentar nuestra distancia de seguridad delantera por encima de lo habitual creando un espacio que facilite el adelantamiento y que suponga un colchón en caso de alcance (evitamos convertirnos en un sandwich). Podemos conseguirlo por ejemplo levantando el pie como propones. Todo esto debemos lograrlo con un esfuerzo extra de concentración y alerta para detectar cualquier circunstancia que nos obligue a aminorar, pues el de detrás tiene poco margen al ir pegado, así que debemos mirar muy lejos para estar preparados para actuar de forma exquisitamente suave.

Coincido contigo en los riesgos de entrar en maniobras amenazadoras (luces, antiniebla, agua de los limpias, etc) que pueden asustar al de atrás o enfurecerlo si es un macarra y nos quiere devolver el favor en la siguiente curva.

Todo esto se convierte en algo “inquietante” cuando quien te acosa es un vehículo pesado en una bajada… Si es necesario yo aconsejo incluso apartarse, parar y dejar pasar al rapidillo, pero nunca jugársela.

No os esforcéis en formar parte del club de los chupa culos, que ya hay muchos miembros por toda la geografía!!

Enlace permanente al comentario
51707

Pues sí, a mí tambié me recomendaron lo de los golpecitos de freno pero sinceramente y como comenta Jaume creo que este remedio puede ser muy contraproducente.Si no quiero adelantar me limito a llevar una distancia suficiente con el de delante y a llevar una velocidad constante para facilitar el adelantamiento de los que llevan más prisa. La verdad es que, por circular básicamente por autopista pocos problemas he tenido con este tipo de conductores pero dos casos me dejaron muy mal recuerdo:
a) El que se te engancha en pleno adelantamiento cuando tu vas a 120 con la ‘L’, porque bastante tiene que estar un novel atento con el adelantamiento para encima tener que hacerlo ‘presionado por detrás’
b) El que no entiende que no puedo adelantar al ciclista porque no hay visibilidad y me niego a pasarle a medio metro. A estos, les haría circular en bici mientras los adelantan ‘a medio metro’, y así quizás entenderían lo de ‘1,5 metros de distancia de seguridad lateral’.

Enlace permanente al comentario
patodegoma

Yo tambien dejo de acelerar e intento ayudarle a que me adelante lo antes posible.
Si ha llegado a pegarse a mi culo será que viene mas rapido asi que no me molesta mucho apartarme para que pase la verdad.
Asi todos mas tranquilos.

Ahora que muchas veces en mi mente soy feliz pensando que se van a tomar por culo en la siguiente curva…

Enlace permanente al comentario
escargot

Cuando me pasa eso, si veo que va a tener posibilidades de adelantarme, se lo permito. Me gusta ir lo más ancha posible, y seguro que en cuanto me haya adelantado lo perderé de vista enseguida. Pero cuando no es posible sí que toca estar atentos.

Lo de ir pisando el freno para asustar nunca lo he hecho, no vaya a ser que me pase de la raya y acabe liderando la comitiva del sandwich.

Enlace permanente al comentario
safedriver

Dices: “Paulatinamente, han perdido el miedo a darle a otro por detrás, aprendiendo a tolerar la presencia de un coche a pocos metros de su capó.”
Y yo creo que no sólo es eso, sino que además hay grandísimas dosis de ignorancia por parte de muchos conductores. Me explico. No sé vosotros, pero yo he hablado con unos cuantos conductores que creen que si se golpean contra el coche de delante el daño será mucho menor si el espacio que hay entre ellos es más pequeño.

Enlace permanente al comentario
escargot

Se la darán antes, pero no más floja. En fin, si tienen prisa para eso…

Nunca había oído una justificación así. Más bien me inclino a pensar que la gente ignora las verdaderas consecuencias de un choque.

Enlace permanente al comentario
Antonio Serrano

A mí me han cuestionado en centros relacionados con la seguridad vial la necesidad de dejar distancia de seguridad con argumentos tales como que “si dejamos todos esa distancia no se podría avanzar en las ciudades”. En ese momento me arremangué y rebatí ese y otros “argumentos”. Volviendo a esos conductores que comentas: ¿se han planteado que si dejan distancia lo mismo ni siquiera se golpean con el coche de delante y que “daño 0″ < “daño mucho menor”. Es la ley de la evitabilidad. Si evito el puñetazo me duele menos que si el puñetazo me lo dan desde cerca.

Enlace permanente al comentario
51752

Cuando yo llevaba la “L” recuerdo los abusos que otros conductores cometían sobre mi , claro ejemplo es ir a la velocidad máxima legal y que un señor mayor se ponga detras como si quisiera lamerte el trasero y te pite o ponga las largas.

Parece ser que la gente no se da cuenta que estos comportamientos ,sobretodo hacia conductores noveles, pueden acabar en accidentes !!

Hay que recordar que estas presionando a una persona que no tiene aun experiencia ni con la carretera ni con el volante y que esta ansiedad que provocan estas situaciones acabe en una maniobra brusca con el resultado de un accidente.

Enlace permanente al comentario
Antonio Serrano

Comportamiento descerebrado: imagínate ese mismo comportamiento trasladado a la cola del supermercado. El joven atlético presiona al niño pequeño, al cojo con muletas, al lento o al señor mayor porque tiene prisa por pagar en la cola. Absurdo, ¿verdad? Pues igual que solemos ser respetuosos en el supermercado, ceder el paso, ayudarnos, … ¿por qué no en la carretera, donde tanta falta hace?

Enlace permanente al comentario
stormer

Un ejemplo muy acertado, haría pensar a más de uno que actúa de esta manera habitualmente. Por otra parte la explicación es la misma que la de por qué en la carretera se tiende a ser más agresivo (explicación que seguro tú también sabes) y es la del efecto escudo que hace que en el coche nos sintamos protegidos.

Enlace permanente al comentario
escargot

Hay gente que conduce como si no se fuera a morir nunca y como si la cosa no fuera con ellos. Y eso es de una inmadurez sin nombre. Y novato se puede ser una vez, pero inmaduro se puede ser toda la vida.

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario