Cómo colocar los triángulos de emergencia correctamente

Cuando tenemos un percance, bien por avería o ante una situación de emergencia es imprescindible saber cómo actuar. Ante esta situación, señalizar correctamente con los triángulos de emergencia no solo es una obligación que debemos conocer como conductores sino que además contribuye a evitar cualquier situación embarazosa o males mayores de los que se puedan producir en carretera.

Aunque llevar los triángulos de emergencia en el coche es obligatorio, tal y como los expresa en el anexo XII del Reglamento General de Vehículos el 21 de enero de 2010, cuando son necesarios pocas veces se ven colocados correctamente. Incluso muchas es usual verlos situados a unos pocos pasos del vehículo detenido haciendo que su función sea inútil. Por ello, te recordamos cómo hacer bien esta operación.

Antes de situar los triángulos, debemos…

En el momento en el que te ves obligado a dejar tu vehículo –ya sea por accidente o avería, bien por fallo mecánico o un simple pinchazo– es importante tener bien presente que antes de pararlo hay que procurar dejarlo, siempre y cuando sea posible, en una zona de buena visibilidad, lo más a la derecha de la calzada y si puede ser en el arcén. También debes encender las luces del coche, así como las de emergencia o “warnings”.

Una vez detenido el mismo, es el momento de ponernos el chaleco reflectante para salir del coche, asegurándonos siempre que podemos hacerlo sin peligro.

En ese momento es cuando entran en acción los triángulos de emergencia, aunque antes de utilizarlos deberemos ser conscientes del tipo de vía en la que estamos circulando. En primer lugar, lo necesario sería, antes de salir del coche, montar los triángulos dentro para no exponernos innecesariamente a más tiempo en la carretera.

¿Cómo se colocan los triángulos correctamente?

El triángulo se debe colocar perpendicularmente a la dirección de la calzada. Aunque lo que te estamos diciendo parezca una obviedad, debes tener presente que si lo colocas ligeramente ladeado, el resto de usuarios de la vía puede que no lo vean correctamente, sobre todo si es de noche, ya que no reflectaría las luces de los faros. En este caso recomendamos siempre llevar una linterna en el coche, o en su defecto, utilizar la funcionalidad del móvil para colocarlos en la oscuridad y ser vistos en el momento.

No olvidemos que la finalidad de los triángulos de emergencia es avisar con antelación al resto de conductores que hay un vehículo detenido en la calzada o arcén, por el motivo que sea. Por eso y para que resulten útiles es imprescindible que avisen con suficiente antelación al resto de conductores que lleguen a la altura del obstáculo y lo hagan incluso antes incluso de que este sea visible.

 

Por este motivo estos dispositivos de preseñalización de peligro se deben colocar al menos a 50 metros de distancia del coche detenido o del obstáculo. Ten en cuando que para ponerlos correctamente en el suelo debemos de dar al menos 100 pasos.

Cuando el accidente o avería se produce en vías de dos o más carriles en el mismo sentido de la marcha o autopistas y autovías se debe colocar un triángulo de 50 metros por detrás del vehículo, que deberá ser visible a una distancia de al menos de 100 metros.

En vías convencionales con un carril para cada sentido es obligatorio habrá que colocar dos triángulos, uno por delante y otro por detrás del vehículo. Ambos deberán ir a 50 metros y ser visibles, como en la situación anterior al menos a 100 metros.

Puede parecer que a la hora de situar los triángulos hay que caminar demasiado –dos triángulos situados a 100 metros del coche, supone recorrer una distancia de 400 metros para colocarlo y otros tantos a la hora de recogerlo –, pero no es una distancia escogida a capricho por parte de la DGT. Hay que tener en cuenta que un vehículo que circula a 120 km/h, entre el tiempo que nos percatamos del peligro, la reacción y la frenada se hacen nada menos que 113 metros. Por este motivo es tan sumamente importante colocarlos correctamente.

¿Cómo deben ser los triángulos de emergencia?

Hoy en día casi todos los vehículos nuevos incorporan los triángulos en su kit de emergencia, aunque si los tienes que comprar, debes comprobar que sean homologados con las siguientes características.

  • Se deben de llevar dos triángulos.
  • Deben ser equiláteros.
  • Bordes de color reflectantes.
  • Captafaros en los vértices.
  • Interior hueco.
  • Sus medidas exteriores de cada lado, tienen que situarse entre los 55 y 65 centímetros.
  • Sus medidas del interior de cada lado son de 7 centímetros.
  • La altura de las patas tienen que contar con 5 centímetros.
  • La distancia al suelo del triángulo no debe superar los 30 centímetros.
  • Todos los triángulos deben de llevar inscrito el símbolo redondo E9 y el código 27R03.

¿Qué ocurre si no llevamos los triángulos?

Como hemos señalado con anterioridad, el Reglamento General de Circulación obliga a llevar los triángulos o dispositivos portátiles de preseñalización de peligro. No hacerlo supone enfrentarse a una sanción de 200 euros –100 euros por pronto pago–. Dicha sanción no conlleva la retirada de puntos y el responsable de la multa sería el titular del vehículo, no el conductor.

 

Fotos | Amber Wade, EkkyP, Srd-france

 

Circula Seguro | En caso de emergencia (1): el PAS y el 112

Circula Seguro | Avería en carretera, ¿qué hacer?