Cómo circular por una glorieta o rotonda (Anexo)

Anteriormente: Cómo circular por una glorieta o rotonda (3)

Charlando sobre rotondas

Quizá este particular monográfico que hemos dedicado a las glorietas pueda ser tachado de poco gráfico, aunque quizá valga la pena recalcar que eso no ha sido una casualidad. Lo cierto es que estamos bastante acostumbrados a ver que la cuestión de por dónde se circula en una rotonda se liquida con cuatro esquemas… y ya hemos visto que no necesariamente es así, porque el asunto da más para un poco de análisis que para dibujos pretendidamente inapelables.

Ahora que hemos comentado que en esto de la circulación en glorietas la Verdad no es una sino varias, ahora que le hemos echado un ojo al contexto legal en que nos movemos cuando circulamos por glorietas, ahora que hemos brindado algunos consejos sobre la forma de acceder a ellas y ahora que hemos hablado por encima sobre algunos aspectos del diseño de estas infraestructuras, toca charlar acerca de las innumerables creencias y discusiones que rodean a la circulación en rotondas.

Aunque, como son innumerables, seguramente nos dejaremos algunas por el camino, así que confiamos en vuestra participación para acabar esta aproximación al siempre fascinante mundo de la circulación en glorietas.

rotondas

Rotondas, monumentos y chicanes

Monumento en mitad de la calzada

Después de analizar el fenómeno del hachazo que propinan tantos y tantos conductores a sus vecinos de carril, uno llega a la conclusión de que muchos conductores, siguiendo su lógica de simplificar las cosas, intuyen que una rotonda no es más que un obstáculo en su camino, que si ellos venían circulando por el carril izquierdo de una avenida, no tienen por qué hacer cambios de carril que se les antojan antinaturales, y acaban propinando hachazos o entorpecimientos bruscos a los demás siguiendo la firme convicción de que lo que están haciendo es correcto, y que lo incorrecto es lo que hacen quienes circulan por el carril exterior de la glorieta y pasan por delante de sus narices, lo que a ellos les parece un corte de trayectoria en toda regla.

“Claro, porque si la calle sigue hacia adelante – se preguntan esos conductores –, ¿qué demonios hace ese coche metiéndose por el medio y cortándome el camino?”

Basta con entender una simple cosa. Una glorieta tiene entidad suficiente como para que se organice la circulación a su alrededor. Es decir, además de ser un nudo viario entre diferentes vías es a la vez una vía en sí misma, por lo que tiene una serie de carriles concéntricos por los que se organiza la circulación. Como una calle curva.

Y eso no es lo mismo que una calle con un monumento plantado en mitad de la calzada como el que aparece en el dibujo anterior. Cuando hay un monumento, pasamos de largo siguiendo nuestro carril. Sin embargo, en las glorietas tenemos una serie de carriles que pertenecen a la glorieta, y no a las calles o avenidas que en ella confluyen. Por lo tanto y a falta de una reglamentación más específica para la circulación por glorietas, resulta de aplicación el artículo 75, esto es, situarse en el carril exterior con antelación suficiente para abandonar la rotonda hacia otra vía.

rotondas

Intermitentes en las rotondas

Intermitentes en rotonda

Hace unos días nuestra lectora PAL nos comentaba que esperaba con ansias este punto sobre la circulación en rotondas, y es que la señalización con los intermitentes se presta a tantas discusiones como estemos dispuestos a generar, dependiendo de si nuestra posición es estrictamente ajustada a lo que dice el Reglamento de la Circulación o si vamos más allá de la Ley para entrar en cuestiones complementarias.

Si seguimos al pie de la letra lo que dice el Reglamento sobre el uso de los intermitentes, tenemos que en una rotonda sólo es preciso señalizar dos casos:

  • cuando vamos a cambiar de carril, y
  • cuando vamos a abandonar la rotonda.

Vale, y ahí si somos muy, muy puristas le podemos añadir un tercer caso: acceder a una glorieta es cambiar de dirección desde una calle o avenida hacia una vía circular, por lo que bien podría emplearse el intermitente derecho para señalizar esta maniobra… aunque no seré yo quien lo haga, desde luego, porque las consecuencias de señalizar ahí hacia la derecha serían que cualquiera entendería que abandono la rotonda por la primera salida, y a mí me enseñaron que el uso de los intermitentes no podía inducir a confusión.

A partir de ahí, existen costumbres no reglamentarias, como la de indicar con el intermitente izquierdo nuestro propósito de permanecer dando vueltas a la rotonda, algo que resulta absurdo desde el punto de vista legal, pero que puede ayudar (o no) a que nuestra circulación sea más segura. Si empleamos el intermitente izquierdo le estamos diciendo a nuestros compañeros de rotonda que seguimos dando la vuelta, y a la vez estamos comentándoselo a los conductores que pretenden acceder a ella.

¿Por qué es absurdo desde el punto de vista legal mantener ese intermitente en marcha? Porque de hecho no realizamos ningún desplazamiento lateral cuando circulamos por un mismo carril. Sin embargo, ya dijimos (y hemos repetido hoy) que la glorieta cumple a la vez dos funciones, es a la vez vía y nudo viario, por lo que no es de extrañar que esa costumbre no reglamentaria se considere en muchas ocasiones casi como una garantía de seguridad y fluidez en la circulación por rotondas.

Por otra parte, y volvemos a la amplia casuística de las glorietas, no es lo mismo indicar hacia la izquierda en una rotonda enorme de esas que distribuyen el tráfico al salir de una autopista, por ejemplo, que una rotondilla encajada en la confluencia de dos avenidas: quizá en el segundo caso sea más recomendable el uso del intermitente izquierdo que en el primero de los ejemplos. Recomendable, ojo, que no obligatorio, ya que el único intermitente obligatorio es el que indica cambios de carril o abandonos de la glorieta. Dicho lo cual, añadiré mi punto personal, y es que yo señalizo hacia la izquierda cuando entiendo que puedo aportar algo a los demás.

rotondas

Si vas por el carril exterior debes abandonar la glorieta

Circulación en glorietas

Todavía hoy me encuentro con muchos conductores que afirman sin ningún titubeo que si ocupas el carril exterior es porque vas a abandonar la glorieta por la salida más inmediata. De esta forma, resulta que sólo ocupas de buenas a primeras el carril exterior si vas a ir hacia la derecha o, en otras palabras, a buscar la primera salida de la glorieta, ya que para el resto de salidas comienzas abordando la rotonda por el carril interior.

Falso, absoluta y radicalmente falso, y lo siento mucho por todos los conductores que me dirán que así se lo enseñaron en la autoescuela, aunque hay una razón para todo: mientras se producía la adopción masiva de glorietas por parte de los encargados de llevar a cabo las mejoras de las infraestructuras viarias, no se produjo un reciclaje de los formadores viales, de manera que cada cual se puso a improvisar la solución que buenamente le parecía más acertada, y seguramente empujados por el conocimiento de una zona determinada decidieron que si las cosas funcionaban bien en aquella situación concreta, bien podrían extrapolarse al resto de las rotondas. En el fondo, es aquello que hablamos en una ocasión sobre la adaptación al medio.

El caso es que obrando así nos encontramos como mínimo con un problema previsible: si resulta que tenemos la intención de abandonar la glorieta por la segunda salida (para seguir de frente, como si dijéramos) y la abordamos por el interior para cambiarnos al exterior antes de abandonar la rotonda, ¿adivináis a quién nos encontraremos ahí? ¡Bingo! A otro conductor que pretende ir de frente por el carril exterior y que ha accedido a la glorieta en el mismo momento que nosotros, porque la situación del tráfico era la misma para los dos y ambos hemos decidido entrar en la rotonda a la vez. ¿Cuál será la solución entonces? ¿Dar otra vuelta a la rotonda, que sería lo más lógico y lo legal para situarnos en el exterior? No, yo apuesto a que en esa situación acabaremos propinándole un hachazo a nuestros vecinos de carril. Como si lo viera.

rotondas

Si no hay señales no es una glorieta

Preseñalización de glorieta

No es exactamente así. Una glorieta lo es si tenemos un tipo especial de intersección caracterizado por que los tramos que en él confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central y donde los vehículos que circulan por la vía circular tienen prioridad de paso respecto de aquellos que pretenden acceder a ella. Es decir, si el nudo viario tiene entidad de vía circular e independiente de las vías que confluyen en ella, tenemos una glorieta.

R-402Diferente sería encontrar una simple isleta que bordear antes de girar, por ejemplo, hacia la izquierda. Pero en un caso así no tendríamos prioridad de paso por el hecho de rodear la isleta, sino que nos comportaríamos como en cualquier otra intersección, cediendo el paso, por ejemplo, a los conductores de los vehículos que nos pudieran venir de frente. Por eso se suele decir que la señal de intersección de sentido giratorio obligatorio no es indicativa de que “eso” que tenemos delante sea una glorieta y por tanto que tengamos prioridad si estamos girando alrededor de un macizo central. Para que una glorieta sea glorieta, tiene que haber una vía circular independiente de las vías que llevan a ella.

rotondas

Haz caso de las flechas que hay dentro de la rotonda

Flecha de selección de carril en una glorieta

Eso sí, porque todo cuanto hemos comentado estos días hace referencia a glorietas en las que no hay flechas de selección de carril que nos indiquen la dirección o direcciones que debemos tomar. Si las hay, es cuestión de obedecer a lo que nos marcan, que para eso están. Si en un carril encontramos una flecha que indica sólo hacia la derecha, eso significa que desde ese carril la salida inmediata es la salida que deberemos tomar por obligación.

rotondas

Finalmente…

Es más que posible que hayan quedado temas en el tintero, como que en tal o cual población tenemos una rotonda a la que llegamos por una avenida de tres carriles y allí nos encontramos de pronto con dos, por citar un ejemplo bastante común, pero casos como ese tienen una difícil respuesta más allá de la posibilidad de reclamación ante el titular de la vía. Y, de forma parecida, seguramente habrá muchos otros ejemplos que reclaman una revisión urgente del uso que se le está dando a estas infraestructuras, pero no son esas cuestiones para ser abordadas aquí.

Por nuestra parte, y como conductores, podemos aportar nuestro granito de arena para que la circulación en glorietas aúne seguridad y fluidez, utilizando los carriles de forma inteligente, observando nuestro alrededor con mucha atención, evitando altas velocidades en un lugar que, de entrada, es un nudo viario, comunicando a los demás nuestras intenciones con los intermitentes y, siempre, abandonando la rotonda desde el carril exterior. Esa es la parte de responsabilidad que nos corresponde a todos.

Foto | cliff1066™
Grafismo | Josep Camós
En Circula Seguro | Cómo circular por una glorieta o rotonda (0, 1, 2, 3, Anexo)

  • Entonces, si voy circulando por una vía con tres carriles en el mismo sentido, me encuentro con una rotonda con tres carriles y pretendo salir a una vía que también tiene tres carriles deberé hacerlo siempre por el carril exterior ya que, aunque considere que hacerlo por el del medio o por el de la izquierda agilizaría el tráfico ya que es el que mejor conviene a mi destino y además podría circular mayor densidad de tráfico por la glorieta, puede haber vehículos circulando por el exterior que pretendan seguir por la rotonda.

    ¿Lo he entendido bien?

    Gracias

  • Lo has entendido a la perfección, sí. 🙂

  • PAL

    Veo muchas veces gente que, estando en el carril exterior, pone el intermitente izquierdo. Ahí es cuando tienes que deducir que co*o intentan decir:

    – Voy a cambiarme de carril.
    – Voy a dar la vuelta completa a la rotonda.
    – No salgo por esta salida.
    – Voy a salir en la próxima, pero como quito el intermitente dos segundos antes de llegar, te vas a quedar con un palmo de narices.

    Resultado: no me sirve absolutamente de nada.

  • Para PAL:

    Lo que intentan decir es imposible saberlo a ciencia cierta, pero lo que realmente están indicando en ese caso es que se van a cambiar al carril de la izquierda por lo que si tienes margen para incorporarte podrías hacerlo, ya que el carril exterior va a quedar libre. 😉

    Josep Camós, entonces deberíamos exigir -para evitar confusiones a los conductores y posibles colisiones- que los carriles, antes de llegar a una rotonda y de salida de una rotonda, se reduzcan a uno solo. Así todo solucionado. 🙂

  • #4. Ah, las reclamaciones sobre las vías… en la ventanilla de al lado. 😉

    Circulando por ahí, más arriba de los Pirineos, me he encontrado muchas que son como tú dices. Sólo un carril permite la salida y sólo hay un carril en cada brazo de la glorieta, y luego se bifurca. Lo que pasa es que antes de emplazar una rotonda parece que se lo miran en serio y contemplan la carga de tráfico que soportará esa infraestructura, porque esa solución no me la imagino en algunas de nuestras bienamadas glorietas, siempre saturadísimas de coches.

    Dicho de otra manera: el hachazo, aunque ilegal, permite descongestionar glorietas mal calculadas aunque le suponga un riesgo innecesario a quien circule por el carril exterior. Es así de triste. De ahí que “cuando las circunstancias del tráfico lo aconsejen” vale la pena abordar la glorieta por otro carril que no sea el exterior.

  • Pues parece paradójico que se haga totalmente lo contrario, es decir, que circulando por una vía de un carril para cada sentido, al llegar a una glorieta la vía se bifurca en dos o tres carriles…

    Algo falla.

    Es curioso también observar que en este caso, que ya comentaste en una de las entradas anteriores que no ibas a entrar a valorar, el carril que se añade aparece de forma totalmente aleatoria tanto a la izquierda como a la derecha en rotondas con las mismas características.

    A modo de refelxión os describo un caso que me llama mucho la atención:
    En la zona por la que circulo habitualmente me encuetro con estas bifurcaciones antes de llegar a una rotonda que llamaré “Tipo A” cuando el nuevo carril aparece a la izquierda y “Tipo B” cuando aparece a la derecha. Nos centraremos en las rotondas “estándar”.

    Parece obio -para los que defienden que para tomar la primera o la segunda salida en las rotondas se debe entrar y circular por el carril exterior y para el resto por los demás- que la más correcta sería la Tipo A, ya que si voy a tomar la primera salida (girar a la derecha) o para tomar la segunda salida (seguir recto) seguiría por el carril por el que voy circulando y, en cambio, para tomar la tercera (giro a la izquierda) o hacer un cambio de sentido debo incorporarme al nuevo carril antes de entrar en la rotonda indicándolo con el con el intermitente izquierdo reforzando mi intención de girar. En este sentido no se entenderían las de Tipo B ya que para tomar la primera o segunda salida deberíamos cambiarnos al carril derecho señalizando con el intermitente derecho, lo que reforzaría la maniobra en el caso de tomar la primera salida pero no para la segunda.

    En cambio para los que opinan que para tomar la primera salida entraremos por el carril exterior y para las
    demás por el interior cambiándonos al exterior a la altura de la salida anterior a la nuestra, la bifurcación Tipo B sería la más correcta -ya que al usar el intermitente para indicar que nos vamos a cambiar al carril derecho refuerza nuestra maniobra de tomar la primera salida- siendo incorrecta la Tipo A.

    Para terminar comento el modus operandi en la zona por donde circulo:
    El 90% de los conductores, cuando toman la segunda salida (seguir recto), en las Tipo A se incorporan al carril exterior y abandonan la rotonda sin señalizar nada. En las Tipo B se cambian al carril derecho que aparece antes de llegar a la rotonda sin señalizar la maniobra, se incorporan al carril exterior y abandonan la rotonda para salir.

  • Me saqué el carné hace tres años y esto es lo que me enseñaron: (me pusieron incluso una leve por no hacerlo así una vez). Si estoy haciendo la rotonda por el exterior, para entrar en la rotonda intermitente izquierdo (si no, falta leve también, pero esto no lo hace ni diós xD ), una vez dentro, si salgo en la próxima salida intermitente derecho, si no, intermitente izquierdo para seguir girando, una vez pase la salida en la que no me salgo y veo que la próxima es en la que me salgo, debo poner el intermitente derecho. 😛

  • #6 Y en casos como esos, ¿no sería más sencillo que pintasen unas bonitas flechas en la calzada? No sé, me pregunto.

    #7 Pues… si no fuera porque estás un poco fuera de plazo, yo reclamaría. XD

    Ahora en serio: es muy preocupante que la formación de los profesores y la de los examinadores haya ido “por oleadas”… cuando en realidad el texto legal es el mismo y lo que ha cambiado es la interpretación que hace cada cual. Hace unos meses, salieron todos de Móstoles con la consigna de “vamos a hacerlas todas por fuera” y se liaron a cascar faltas leves por todas partes, más que nada porque donde yo trabajo hacerlas siempre por fuera es un suicidio… aunque los hay que las hacen así y se lían unos pollos del 15, pero bueno. Que viva la seguridad y la fluidez, que lo que importa es aprobar un examen.

    Total, que yo (a mi bola como siempre) seguí enseñando mi sistema dual (si no hay tráfico, todo por fuera; si las circunstancias lo aconsejan, recto y derecha por fuera, izquierda y cambio de sentido por dentro) y, sí, mis alumnos se llevaron faltas leves por ese motivo, pero no le di mayor importancia, entre otras cosas porque nunca uno de esos leves hizo decantar la balanza entre el apto y el no apto. A pesar de los leves, aprendiendo de esta manera mis ex alumnos sobreviven más allá del examen y, lo más importante, aprenden a ejecutar bien el cambio de carril en una glorieta cargadita de tráfico, que no es poco.

    ¿Qué ocurre con los que han aprendido a hacerlas sólo por fuera? Que luego con la “L” en la chepa van acojonados, de manera que sin tener un profe al lado que les vaya diciendo “vete por fuera, vete por fuera” ellos se meten por dentro para evitar el riesgo pero, ah, no saben cómo cambiarse al exterior, así que se apuntan a la moda del hachazo.

    Es tan maravilloso… Gracias, señores de la DGT, por conseguir perpetuar que el hachazo siga vivo.

    Curiosamente, ahora hace tiempo que no me encuentro con un solo examinador que me diga que las haga todas por fuera. La última vez que comenté el tema con uno de ellos (creo que bastante más experimentado que los de la última promoción), después de escucharme asintió y me dijo que él estaba cada vez más convencido de que este sistema (el que enseño yo) es el más acertado.

  • Bueno es que lo de aprender a conducir y a hacer el examen es diferente… Yo con mi profesor tenía buen rollo ya que era joven, y me dijo, que sepas que aquí no te voy a enseñar a conducir, te voy a enseñar a aprobar el examen que es diferente. Había cosas que me enseñaba y me decía así tienes que hacerlo en el examen, pero ahora vamos a dar la vuelta hacerlo otra vez y te voy a enseñar cómo tienes que hacerlo en la vida real, a mi por ejemplo las rotondas me enseñaron a hacerlas siempre por el exterior, siempre, ni una vez por dentro la hice. En cambio mi novia siempre por dentro, el problema es que le cogió pánico a las rotondas xD

    • gorbea0

      Lo del intermitente izquierdo para “seguir girando” en una rotonda por el mismo carril es una burrada, por esa regla de tres daríamos al intermitente cada vez que hay una curva. Lo del intermitente al entrar en la rotonda otra burrada. El intermitente sólo indica que se va a cambiar de carril (o salir de la rotonda que sigue siendo un cambio de carril), es así de simple.
      Y por la rotonda que cada uno conduzca como le de la gana pero si hay choque paga el que se haya cambiado de carril (el que se cruza por que se sale de la trayectoria circular sin mirar). Sí, en la rotonda los carriles son circulares, no rectos y a veces también están marcados con rallitas discontínuas y si los cruzamos (los pisamos) nos hemos cambiado de carril, así de claro (exactamente igual que fuera de la rotonda).
      En conclusión, en una rotonda se conduce igual que fuera de ella, por eso la Ley no explica cómo se conduce en ellas porque no cambia absolutamente nada.

  • 50567

    realmente lo mas dificil de esta vida casi siempre es cuando dices “con lo facil que seria …”
    y las rotondas es asi si emplearamos el sentido comun y pensaramos en los demas y las normas seria lo mas facil del mundo.
    deberiamos pensar siempre en que el trafico cambia como las circunstancias no siempre llegas a esa rotonda y puedes pasar,pero vamos a tal velocidad que si viene alguien no puedes parar y te cuelas,hay que aminorar,aumentar las precauciones y tener claro quien tiene preferencia y como entrar,que facil seria…pero no desgraciadamente no es asi…
    lo principal es mentalizarte,a veces toca disminuir ceder el paso y hasta parar,aunque llegues tarde

  • 50567

    josep me parece muy buena tu pagina y explicas y escribes bien las cosas,enhorabuena.

    yo e creado una pagina en facebook:

    “que ves mal en la gente al conducir” me gustaria que la visitases y comentaras,tanto tu como cualquiera que quiera.
    gracias y un saludo a todos

  • 50422

    joderr. para los conductores maduros:intentar facilitar a los demas vuestras intenciones mediate los intermitentes y el uso de la velocidad adecuada. Para todos NO CORTAR el paso a nadie.Para los profes a los alumnos: carril exterior, o interior segun circunstancias..YSOBRE TODO: MUCHA OBSERVACION SOBRE LOS MOVIMIENTOS Q QUEREMOS HACER. Y SIEMPRE, SIEMPRE ES CARACTERISTICO DEL BUEN CONDUCTOR, AVISAR A LOS DEM´S LO Q QUIERO HACER. De cara al examen practico:mientras el preconductor o aspirante no moleste,no corte la trayectoria,de los otros vehiculos………EL Formador siempre podra justificar el proceder del examinante al examinador. Q cojones.

  • JRFerrero

    Deberían leer este artículo todos los dias ,durante un mes, entre el telediario y El Tiempo. Sencillamente perfecto… ¡por fin alguien habla de la necesidad de obedecer a las marcas viales (flechas) en el interior de las rotondas!

    *Aplauso*

    • gorbea0

      Lo que está claro es que una rotonda siempre se abandona por el carril exterior (salvo que el coche vuele), es geometría básica.
      Si hay atascos mala suerte, pero nunca se debe salir desde carriles interiores, deberían poner líneas contínuas allí.
      Decir que “cuando las circunstancias del tráfico lo aconsejen vale la pena abordar la glorieta por otro carril que no sea el exterior” es como decir que cuando hay atascos podemos saltarnos el semáforo en rojo. No me gusta esa afirmación, va contra la norma. El fin justifica los medios?.

      • Josep Camós

        No va contra la norma, se trata de aplicar la norma general de circulación por la derecha con sus excepciones.

  • gorbea0

    Bueno el comentario de los intermitentes. Aunque yo no diría que entrar en una rotonda sea un cambio de dirección y así lo publico la DGT en su revista hace unos años cuando decía que las flechas de dirección (señalización horizontal) colocadas antes de las rotondas no tienen sentido porque la vía desemboca inexorablemente en la rotonda y decía la DGT “no hay que hacerlas caso”.
    Otro tema que no se ha tratado es el de la selección de carril en la incorporación a la rotonda, porque no hay ninguna correspondencia de carriles de acceso con los de la glorieta. Aquí es lo mismo que a la salida: siempre entramos por el carril exterior y no tenemos obligación de ir a uno u otro.

  • mocan

    Uso obligatorio del intermitente izquierdo para indicar que no se va a abandonar la rotonda por la próxima salida.

    Según un conductor de autobuses dice que esto es ley desde Agosto de 2010. Yo he buscado información al respecto y no la he encontrado.

    ¿alguien ha oído hablar de esta reforma o el conductor está en un error?

    Yo personalmente no le veo lógica, porque el intermitente izquierdo podría confundir a quien quiere entrar en la rotonda porque puede pensar que el carril al que quiere incorporarse va a quedarse libre.

    Necesito referencias legales.

    Gracias!

    • Josep Camós

      Es falso. La circulación en glorietas se rige por los mismos principios legales que la circulación en cualquier otra vía. Échale un ojo a las partes anteriores de este monográfico para tener los artículos que se aplican.

  • 51411

    Bien, sólo me queda felicitarte, Josep; esta vez, sí. En tu anterior Blog “Curvas rectas”, firmaste también una trilogía (creo recordar) de artículos sobre rotondas o glorietas en los que, en mi opinión, se incurría en algún que otro “desliz”; quizá menores, pero deslices. En estos, el tema está abordado desde una visión más amplia y reglamentariamente irreprochable. De nuevo, mis más sinceras felicitaciones.

    Soy profesor de Formación Vial y, mis alumnos lo saben bien, le dedico especial interés al tema de las glorietas (esas grandes desconocidas). Tu manera de abordar el tema, y algunos de los comentarios y puntos de vista expuestos en estos artículos me han recordado (les habrán recordado) casi textualmente la hora u hora y media que le dedico a intentar que los alumnos desde el conocimiento exacto de como comportarse en una glorieta, intenten hacerla compatible con la seguridad propia y ajena. Un fuerte abrazo.

    Pd.
    Si acaso, habiendo dejado meridianamente claro el comportamiento en las glorietas, convendría intentar definir mejor qué es una glorieta y que no lo es (bien hecha la observación sobre la R402 y la preseñalización de glorietas), porque estructuralmente son bastante fáciles de distinguir, y así evitamos el típico alumno que toma por glorieta aquello que no lo es y gira a la izquierda desde el carril exterior en una plaza o una intersección giratoria convencido plenamente de lo que hace…

    • Josep Camós

      Gracias, gracias. Todo error parte de la base de lo que dije al principio: nos emperramos en querer explicar las cosas a partir de lo que conocemos para llegar al caso general, y eso es un error de bulto que, quizás en un afán por ser ágiles, cometemos todos. Lo razonable es llegar a una explicación que, convenientemente aplicada, pueda emplearse aquí, allá y acullá.

      Sobre la diferencia entre glorietas y plazas varias… yo creía que había quedado un poco más claro con este anexo, precisamente. Y, en cualquier caso, dado que las plazas suelen estar marcadas con flechas (maldita sea, otra vez aplico criterios locales, grrr…), ¿crees necesario abundar más en la diferencia?

      • 51411

        Desde luego Josep que ha quedado mucho más claro gracias al anexo, para mí por descontado, pero yo ya lo sabía. De lo que tengo alguna duda es sobre si ha quedado claro o no para el resto de los conductores. No sé en tu localidad, pero en la mía algunas intersecciones con una plaza giratoria no están señalizadas con flechas, o bien las marcas viales se han borrado y no han vuelto a ser pintadas. A veces determinar si consideramos o no glorieta lo que tenemos delante es algo complicado… Este tema lo he hablado en muchas ocasiones con los examinadores locales y he llegado a cuatro características básicas para reconocer si estamos ante una intersección (gire a la izquierda) o ante una glorieta (abandone por la tercera salida, tomando como referencia una glorieta típica). Si quieres, para no alargarme te comento estas características en otro post, pero te adelanto que están basadas en las características que por construcción los ingenieros deben respetar al construirlas, y basadas también en el sentido común y la opinión de examinadores.

        Por cierto, jejeje… cuando quieras, como curiosidad, te paso una foto sobre una ¿glorieta? preseñalizada como glorieta, pero con carriles separados por líneas continuas y señalizados con flechas de dirección y preseñalización de itinerario… y que además, no soportaría la consideración de glorieta basada en esas características que comenté antes… ¿Cómo le ponemos al niño?. Después de explicarle a los alumnos todo lo que deben saber sobre glorietas, cuando pasamos por ahí se me queda una cara de tonto que no veas…

        • Josep Camós

          Toda info es bienvenida, claro que sí. 🙂

          Me imagino que los titulares de la vía pusieron las señales en su ánimo de guiar a los conductores, sin tener en cuenta que empleaban un formato que no se correspondía con lo que tenían delante…

          Más madera:
          http://www.circulaseguro.com/via-y-climatologia/co

          • 51411

            Me parece que eres muy condescendiente con los titulares de la vía… Yo más bien creo que el responsable es un perfecto ignorante y probablemente el cuñado de algún político. 😉

          • Josep Camós

            Pues también es verdad…

  • 51411

    Por cierto Josep, te comento una pequeña anécdota sobre la utilización de una rotonda en mi ciudad.

    Se trata de una rotonda muy transitada, de 2 carriles, y con una salida (que comunica esta ciudad con la ciudad vecina) que predomina en volumen de tráfico sobre las otras. A ciertas horas la saturación es tal que hasta los propios conductores, tan dados a utilizar los carriles interiores, renuncian a hacerlo por el interior pues la salida en cuestión solamente tiene un carril y saben que los que pacientemente esperan en el carril exterior para cogerla, no suelen facilitar el paso a los “listos” que intentan saltarse la cola.

    Bien, un día iba con uno de mis alumnos y mi intención era tomar esa primera salida, debido a lo comentado antes teníamos el carril de la derecha que da acceso a la glorieta absolutamente saturado, veintitantos o treinta coches esperaban turno para entrar. Sin embargo el carril izquierdo estaba casi inédito… por lo que dije al alumno que ni de coña se sumase al desconocimiento y la falta de sentido común del resto de los conductores. Naturalmente entramos por el interior, dimos la vuelta a la glorieta, nos desplazamos al carril derecho y abandonamos la glorieta por la primera salida. Nos ahorramos 25 de los 30 vehículos que esperaban su turno para entrar en la glorieta. El alumno me miró después viendo la cola que acababa de ahorrarse y con cara de incredulidad como el que acaba de ver un juego de manos de Tamariz, me pregunto: ¿pero esto… vale?.

    Una glorieta está para dar fluidez a este tipo de situaciones, no para complicar las cosas, le dije. Lo más curioso es que habrá alguno que mientras esperaba pacientemente turno en la cola, habrá pensado: “hay que ver la vuelta tan gilipolla que ha dado el tonto ese…”. Un saludo.

    • Josep Camós

      “Y si por lo que sea no te puedes cambiar (de carril), dale una vuelta, que para algo las hicieron redondas”. Esa es la frase con la que lo explico yo en el coche. En otro orden de cosas… ¿te puedes creer (bueno, claro que te lo creerás) que delante mío he visto ir marcha atrás en una rotonda porque el persono que iba al volante se había pasado la salida?

      Yo les fuerzo a que hagan malabarismos de estos en cuanto hay líneas continuas, carriles izquierdos que desembocan, etc, etc. “A la derecha / por la primera salida”… y a ver cómo se lo montan. 🙂

      • 51411

        🙂 Me lo creo… vaya que si me lo creo… Lo mío con las glorietas es una cruzada particular. Imagino que también te habrá ocurrido a ti, pero a mí me hace mucha gracia ejercer de “adivino”, y me explico: cuando alguna persona que te acaban de presentar descubre que eres profesor de autoescuela y se queda con la mirada perdida como dudando si preguntar algo o no hacerlo… y definitivamente cuando se decide, siempre con la misma coletilla “perdona, ¿tú eres profesor de autoescuela, no? (naturalmente, piensas, te lo acaban de decir hace unos minutos… )¿te puedo hacer una pregunta…?. A lo que yo, no le doy tiempo a realizarla y le pregunto seguidamente ¿en la rotonda eras tú el que salías desde el carril interior o el del carril derecho…?. La cara de asombro es para inmortalizarla… “pe… pero… ¿quién te lo ha contado?”

  • egosum

    Me parece estupendo que alguien se haya preocupado de dejar por escrito cómo hacer una rotonda en este país!

    Pero discrepo en una cosita que mencionas tanto en la página 1 como en el anexo: y es que comentas que es un mito erróneo eso de que si estás en el carril exterior es para salir en la primera salida. El argumento que das es que precisamente:

    “(SIC) El caso es que obrando así nos encontramos como mínimo con un problema previsible: si resulta que tenemos la intención de abandonar la glorieta por la segunda salida (para seguir de frente, como si dijéramos) y la abordamos por el interior para cambiarnos al exterior antes de abandonar la rotonda, ¿adivináis a quién nos encontraremos ahí? ¡Bingo! A otro conductor que pretende ir de frente por el carril exterior y que ha accedido a la glorieta en el mismo momento que nosotros, porque la situación del tráfico era la misma para los dos y ambos hemos decidido entrar en la rotonda a la vez.”

    Esa es la cuestión, que ese conductor no debería estar ahí. Esta interpretación no es errónea porque sea una posibilidad a tomar. Es la correcta porque debería ser la única. Si cada uno hace lo que quiere, es cuando no cuadra esta solución. Si ambos conductores hubieran actuado igual, no hay problemas de hachazo, ni el uno al otro, ni el otro al uno.

    Pensemos por un momento que el que viene del carril interior no ha salido del mismo sitio que el que va por el exterior. Pongámoslo más fácil. Salimos solos desde la primera salida y queremos ir a la tercera, por lo que ocupamos el carril interior. Otro coche sale desde la segunda para ir a la misma salida que nosotros, la tercera, y coge el carril exterior. Entramos al mismo tiempo, (hasta ese momento la rotonda estaba vacía) pero dado que voy por el carril interior, tengo menos recorrido (menos radio, menos recorrido), y nos llegamos a poner en paralelo a la altura de la segunda salida cuando yo quiero ponerme en el carril exterior para abondonar en la tercera salida. Pues bien, me encuentro con un dominguero que ha decidido quedarse en la derecha “por si acaso”, ya que para él es super seguro entrar desde un carril de la derecha, coger la rotonda por toda la derecha, y salir hacia la derecha cuando llegue su turno. Por supuesto entorpeciendo el tráfico del resto, en este caso, de quien va por el interior. Siguiendo con el ejemplo, el coche que venía por el interior, dado que el carril de la derecha está ocupado por el dominguero, se tiene que dar otra vuelta? Es absurdo. Pues solución a para el que lleva más de un giro entero en la rotonda: el que quiere salir por la tercera, también se coge el carril exterior, y así hacemos todos, el que quiere girar 180º (salir por donde ha entrado), también. Conclusión: no hace falta más de un carril en las rotondas. (Absurdo)

    Por eso el carril de la derecha es para abandonar la rotonda, porque no entorpece a nadie, solo sale cuando no viene ningún coche (obviamente cede el paso a quien esté ya girando en la rotonda), y sale sin cruzarse por el camino de nadie. Un giro limpio.

    De hecho, las llamadas turborotondas no son rotondas más complejas, ni más modernas, ni más especiales, sino rotondas que tienen pintadas en el suelo las marcas a seguir, para que el conductor no interfiera en la conducción de los demás. Es una manera de decir: oiga Uds. si viene por este carril, es para hacer esto…………

    En cuando a la normativa, el problema es que utilizamos la misma normativa para cuestiones totalmente diferentes: no podemos utilizar la normativa que habla de ocupar siempre el carril de la derecha (en una vía recta sí, obviamente), porque una rotonda dada su específica singularidad, no obedece a una norma general, o no debería, por lo menos.

    De hecho, otra interpretación podría ser la siguiente: si el vehículo que está en la rotonda (aunque esté en un carril interior) tiene preferencia de paso ante quien quiera entrar en la rotonda, es porque se le tiene que dar facilidad de paso y acceso para salir, es decir, se tiene que facilitar la salida de los coches de la rotonda (sería absurdo que estuviéramos dando vueltas como tiovívos, las rotondas cuanto menos coches tengan, mejor), luego entonces, el que está en el interior tiene preferencia de paso sobre el que está en el exterior. Esta afirmación es totalmente absurda, desde un punto de vista aparente, pero si lo analizamos bien, querría decir que a quien está en un carril interior se le tiene que dejar salir de la rotonda, y para ello al carril exterior, y si cuando éste quiere salir tiene un coche, quien le hace el hachazo es el dominguero, y no quien quiere salir de la rotonda. (La mismísima solución que dan las turborotondas, curioso). La única manera para que esto no ocurriera, es que el dominguero no estuviera allí: bien porque ha salido ya de la rotonda, o bien porque está en el mismo carril interior, bien delante o detrás nuestro, y vayamos a hacer la misma maniobra, pero no en paraleo, sino en fila.

    Incluso siguiendo esta línea, hay cuestiones específicas en las que una vía de doble carril con un doble semáforo: el de la derecha se pone en verde PARA TORCER a la derecha y el de la izquierda permanece rojo para continuar, si estamos en el carril de la derecha, y aunque queramos seguir de frente, estaremos obligados a torcer a la derecha, aunque ese mismo carril esté habilitado para seguir hacia adelante siempre y cuando el semáforo esté en verde. ¿No obliga esa norma a “salir” de la trayectoria a un vehículo por haberse colocado en el carril de la derecha? ¿O permanecemos en ese carril entorpeciendo a los coches de atrás que sí quieren torcer a la derecha? Aquí el caso está claro!!!

    Lo malo de la normativa es que no aclara cuestiones con un peso específico tan grande, y las deja en el aire, claro, y los conductores tienen que interpretar la norma, decidiendo qué artículo se podría apliar en qué caso, cuál es el más idóneo etc. pero siempre utilizando normas genéricas para casos tan concretos. Y ese es el problema, que cada uno interpretamos con artículos que nos vienen bien como argumentación (vuelvo a poner como ejemplo el de “utilizar siempre el carril de la derecha”, y como ya hemos visto en el caso anterior, el de la vía con doble semáforo, las salvedades se tienen que especificar.)

    Tanto es que deja cosas en el aire, muchísimo más importantes pero nada concretas, como “utilizar el carril que sea más adecuado para el conductor” (también podría ser el carril de la derecha en una rotonda para alguien que va a salir por la misma salida por la que entra, dado que lo adecuado, depende de la seguridad de uno ante el volante, del tamaño de la rotonda, de si salimos de frente, de si en una rotonda de 4 salidas todas están perfectamente alineadas a 90º…, por lo que la adecuación no me vale como argumento). Pero sí hay principios generales que priman sobre cualquier artículo escrito, que son las de “no entorpecer el tráfico, ayudar a su fluidez, y no interponerse ante la trayectoria de otros”, principios básicos donde los haya.

    Entonces, volvemos al principio, ¿estamos seguros de cómo se hacen las rotondas?

    • egosum

      Si ya digo yo que cuando quiero explicar algo se me va la olla y lo digo peor…..

      El ejemplo que había puesto antes, lo he explicado mal, entre la primera entrada, la primera salida y tal…. creo que voy a ser más gráfico así:

      Entro en la rotonda por el sur y quiero ir al oeste, por lo que me pongo en el carril interior, pero al mismo tiempo, otro coche sale por el este y quiere ir también al oeste, tomando el carril exterior. Dado que yo circulo más rápido porque mi recorrido es menor, o simplemente porque voy más rápido, aun dentro del límite de velocidad, nos encontramos en el norte en paralelo, y no me deja pasarme al carril exterior. Voy a darme otra vuelta a la rotonda? Por supuesto, por el carril exterior entero, para que no me vuelva a pasar lo mismo, así que, para qué me sirven los carriles interiores si no estás obligado a salir por el exterior en la primera salida? Para que la gente que haya tenido la mala suerte de caer en ellos, se mareen dando vueltas.

      Esto se evitaría si todo el mundo que estuviera en el carril exterior estuviera obligado a salir en la primera salida.

  • anonimo123

    Se puede utilizar el indicador de dirección izquierdo para indicar la trayectoria del recorrido. Como la mayoría de la gente no sabe circular por glorietas de esa forma te ahorras un susto y un disgusto, pero en las glorietas todo está debidamente reglamentado