¿Cómo circular en rotondas? DGT se pronuncia (pero no dice nada que no supiéramos)

Circular en rotondas DGT se pronuncia

Uno de los temas más controvertidos en la circulación de vehículos es la normativa sobre cómo abordar las glorietas. En esto de circular en rotondas DGT siempre se ha mantenido en una misma posición: la normativa aplicable es la misma en glorietas que en la circulación general. Es decir que en el asunto de circular en rotondas DGT no ve una especificidad que la obligue a pedir al Poder Legislativo un pliego de normas que le sea propio.

La novedad viene dada porque DGT, a través de su revista, se ha pronunciado de manera clara sobre cómo circular en glorietas o rotondas. La pieza periodística cuenta con el aval de las unidades de Ordenación Normativa y de Educación y Formación Vial de la Dirección General de Tráfico, de manera que lo que se explica en el reportaje puede asimilarse a lo que se piensa en DGT que debe ser la circulación por las glorietas.

Circular en rotondas DGT S-200

Antes de entrar en materia, DGT nos recuerda algunos puntos básicos: qué es una glorieta y cuál es el sentido de circulación dentro de la glorieta, cómo se reconoce una glorieta y quién tiene prioridad en una glorieta. Esos puntos básicos tienen parte de su justificación en dejar claro —aunque sin decirlo abiertamente— que pueden existir otras soluciones para los encuentros de vías, como por ejemplo plantar un elemento en mitad de la intersección y organizar alrededor de él una circulación giratoria aunque no exista una vía circular como tal. En casos como ese, sigue rigiendo la norma general de prioridad de la derecha.

Se echa en falta en el reportaje de DGT algún ejemplo concreto que sirva a los conductores para diferenciar de forma absoluta lo que es una glorieta de lo que es simplemente una canalización del tráfico, y así evitar que en las glorietas se comporten como si esquivaran el anillo central, que es uno de los orígenes del problema más habitual de la circulación en rotondas y que detallaremos más adelante.

Por resumirlo en pocas palabras, no siempre que tengamos un elemento en medio del asfalto estamos ante una glorieta.

Una glorieta es un tipo especial de intersección que, además, cuenta con una vía circular que discurre alrededor de su anillo central.

No es una glorieta esto (de hecho, ni siquiera forma parte de una intersección):

Y sí que es una glorieta esto otro (hasta con su señal S-200 y todo):

Circular en rotondas DGT P-4Circular en rotondas DGT R-402Y sí, tal y como recuerdan en el reportaje publicado por DGT, la única señal que abiertamente nos habla de glorietas como tales, es la vertical S-200 Preseñalización de glorieta que vemos unos párrafos más arriba (esa que nos da a elegir entre Villalba, Guadarrama o un brazo que nos lleva hacia la autovía A-6 en sentido A Coruña).

Para todo lo demás, un mar de incertidumbres en materia de señalización vertical. Ni la señal P-4 Intersección con circulación giratoria ni la señal R-402 Intersección de sentido giratorio-obligatorio que vemos junto a estas líneas nos hablan por ellas mismas de la presencia de una glorieta.

Para circular en rotondas DGT nos recuerda
cuál es el uso de los carriles en una glorieta

Uno de los puntos críticos de la circulación en glorietas o rotondas —de hecho, el principal punto crítico, y con diferencia— se encuentra en el uso de carriles en este tipo especial de intersección que, además, es una vía circular. Y es en torno a este carácter atípico de esta vía circular que se produce la discusión más habitual cuando hablamos de rotondas y circulación.

DGT ha querido cerrar para siempre esta polémica, y lo hace de forma directa:

¿POR QUÉ CARRIL DEBO CIRCULAR? Elija el que considere que se ajusta mejor a la dirección que va a seguir. Si, por ejemplo, usted va a tomar la última salida, o bien el carril exterior está muy congestionado porque la mayoría de los vehículos van a tomar la siguiente salida, podría elegir los carriles interiores. De esa forma, además, permitirá la incorporación a la glorieta de otros vehículos que están esperando.

Aquí queda implícito que la circulación en general se realiza por la derecha de la vía salvo que las condiciones aconsejen otra cosa. Y ese aconsejar otra cosa es lo que se aborda directamente en el planteamiento de DGT.

Por otra parte, está por qué carril se abandona la glorieta o rotonda, que es lo que anticipábamos antes cuando hablábamos de esquivar la rotonda. También aquí DGT es muy clara:

¿PUEDO SALIR DIRECTAMENTE DESDE UN CARRIL INTERIOR? No, salvo que la circulación dentro de la glorieta estuviera convenientemente señalizada y encauzada mediante marcas viales: en ese caso, la salida podría efectuarse desde el carril interior y el de la derecha. Aunque, recuerde, si el carril exterior no estuviera ocupado, la norma le obliga a utilizarlo.

¿Y SI EL CARRIL EXTERIOR ESTÁ OCUPADO? Al margen de la excepción señalada, no olvide que el principio general de seguridad que ofrece este tipo de infraestructura es que la salida se efectúe desde el carril exterior. Si no ha podido situarse a tiempo en el carril de la derecha, no se detenga en medio de la glorieta esperando a que le dejen pasar para salir. Y tampoco fuerce la salida cortando la trayectoria a los que están en el carril exterior. Recuerde: ¡No tiene prioridad!: dé una vuelta más y procure situarse con suficiente antelación en el carril exterior.

En el fondo, lo que están haciendo es recordarnos que para abandonar una vía (sea esta o no circular) uno se aproxima al lado por el que va a salir. Porque nadie en su sano juicio circularía por el carril izquierdo de un calle y giraría de sopetón hacia la derecha para ir a buscar una nueva calle. Primero, se cambiaría de carril y luego giraría, que es lo que marca el Artículo 75 del Reglamento General de la Circulación:

Artículo 75. Ejecución de la maniobra de cambio de dirección.

1. Para efectuar la maniobra, el conductor:

  • Advertirá su propósito en la forma prevista en el artículo 109.
  • Salvo que la vía esté acondicionada o señalizada para realizarla de otra manera, se ceñirá todo lo posible al borde derecho de la calzada, si el cambio de dirección es a la derecha, y al borde izquierdo, si es a la izquierda y la calzada es de un solo sentido. Si es a la izquierda, pero la calzada por la que circula es de doble sentido de la circulación, se ceñirá a la marca longitudinal de separación entre sentidos o, si ésta no existiera, al eje de la calzada, sin invadir la zona destinada al sentido contrario; cuando la calzada sea de doble sentido de circulación y tres carriles, separados por líneas longitudinales discontinuas, deberá colocarse en el carril central. En cualquier caso, la colocación del vehículo en el lugar adecuado se efectuará con la necesaria antelación y la maniobra en el menor espacio y tiempo posibles.
  • Si el cambio de dirección es a la izquierda, dejará a la izquierda el centro de la intersección, a no ser que ésta esté acondicionada o señalizada para dejarlo a su derecha.

2. Las infracciones a las normas de este precepto tendrán la consideración de graves, conforme se prevé en el artículo 65.4.c del texto articulado.

Pues lo mismo, pero haciendo que la vía por la que circulamos siga un trazado curvilíneo.

Para circular en rotondas DGT nos recuerda
cuál es el uso de los intermitentes en una glorieta

Circular en rotondas DGT

Otro punto crítico de la circulación en rotondas queda remarcado por DGT. Se trata de utilizar los intermitentes para ayudar al resto de los conductores a conocer nuestras intenciones, y no para inducirlos a confusión.

¿CÓMO UTILIZO LOS INDICADORES DE DIRECCIÓN? Para acceder a la glorieta, aunque es obligatorio indicar el cambio de dirección a la derecha, en algún caso -sobre todo si la siguiente salida está muy próxima- no se recomienda su uso para evitar que los demás interpreten que va a tomar esa salida. Cuando circula por el interior, no lleve el intermitente izquierdo para indicar que va a continuar girando; utilícelo solo para efectuar los cambios de carril, y ponga el indicador derecho para anunciar la salida.

Esto rompe con una pseudonorma que la misma DGT se encargó de propagar a los cuatro vientos y que consistía en mantener el intermitente a izquierdas cuando preveíamos abandonar la rotonda por uno de sus últimos brazos, lo que entonces se conocía como ir hacia la izquierdahacer un cambio de sentido. No es gratuita esta mención que ahora se tiene por incorrecta, hacia las direcciones que pretendemos tomar.

Todo lo anterior viene porque en otros tiempos se priorizaba el carácter de intersección que tiene una glorieta frente al carácter de vía circular que igualmente posee. Por eso se hablaba de señalizar a izquierdas y de ir hacia. Se veía la glorieta como una intersección. Ahora, la tendencia es a considerarla una vía circular, y por eso se dice lo que se dice de los intermitentes, y por eso ya no se oye hablar de ir hacia sino de tomar la primera salida, la segunda, la tercera… la que sea. De hecho, esta forma de referirse a los brazos de la glorieta también es más correcta desde un punto de vista técnico sobre la infraestructura, y además es más versátil si pensamos en rotondas que canalizan grandes encuentros de vías.

¿CUÁNDO PONGO EL INTERMITENTE PARA SALIR? Cuando vamos a abandonar la glorieta, debemos señalizarlo con suficiente antelación, pero no antes de haber sobrepasado el eje longitudinal de la anterior salida, para evitar que se malinterprete nuestra intención y se crea que vamos a salir por ella.

Este último punto vuelve al principio de lo que decíamos antes sobre evitar confusiones, y es que un intermitente debe ser entendido siempre como una herramienta de comunicación. Por cierto, que si eso es así, utilizar un intermitente a izquierdas para dar a entender puntualmente que nos mantenemos en el carril… podría no ser tan incorrecto, después de todo.

Para circular en rotondas DGT apela ¡por fin!
al sentido común de los conductores

Circular en rotondas según DGT

La verdadera novedad que se aprecia en el reportaje que aporta la Revista Tráfico y Seguridad Vial de DGT está en que el organismo autónomo dependiente del Ministerio del Interior de España huye, por fin, de la rigidez a la que nos tenía acostumbrados, vía funcionarios examinadores que explicaban a los profesores de formación vial —e incluso a los aspirantes a conductor, en el mismo día del examen— una de dos opciones:

  • o que toda glorieta se debía abordar dividiendo el uso de carriles en función del brazo de salida por el que fuéramos a abandonar la glorieta,
  • o que toda glorieta se debía abordar por el carril exterior salvo que utilizáramos un carril interior para realizar un adelantamiento.

Ni una cosa ni la otra se tenía en pie con el Reglamento General de Circulación en la mano, pero lo iban diciendo. De ahí, que tengamos auténticas legiones de conductores formados recientemente que no tengan una perspectiva clara de cómo circular en rotondas. Y esas legiones se suman a los conductores que directamente nunca recibieron una formación adecuada. Aquí es necesario hacer un inciso para pedir que sobre cómo circular en rotondas DGT ponga una campaña en medios audiovisuales bien encarada: completa pero concisa. Es muy llamativo que no se hayan utilizado los recursos de DGT para dar una información única y veraz a través de televisión e internet, aunque sea utilizando animaciones (esta o esta otra) de las que, por cierto, no se permite su uso fuera de la revista interactiva.

Hubo una campaña radiofónica en DGT que hablaba sobre circulación en glorietas, pero cuando accedemos a su mediateca lo que obtenemos es esta muestra gráfica

Hubo una campaña radiofónica en DGT que hablaba sobre circulación en glorietas,
pero cuando buscamos en su mediateca “glorietas” o “rotondas” lo que obtenemos es esto

De vuelta a por qué no tenía sentido la rigidez de DGT…

Lo primero (si vas a la derecha o de frente, carril exterior; si vas a la izquierda o a cambio de sentido, carril interior; si hay más de dos carriles, ya no sé qué decirte) no se tenía en pie porque uno utiliza los carriles en función de las circunstancias que marcan el tráfico y la vía, partiendo de la base de que circulamos por la derecha como norma general, lo cual se entiende como que si no hay nada raro que me haga ir por otra parte, voy por el carril exterior de la rotonda. Pero si hay algo que me indique que es mejor utilizar otro carril, pues lo utilizo y santas pascuas.

Lo segundo (vete siempre por el exterior, no vaya a ser que gastes el carril interior) no se tenía en pie porque la única excepción que daban a la circulación por el carril exterior era el absurdo de adelantar en una rotonda, que es absurdo no por el inicio o el desarrollo de la maniobra, que todo en esta vida es posible, sino por la imposibilidad manifiesta en la abrumadora mayoría de glorietas de volver al carril exterior tras el adelantamiento y abandonar la glorieta sin incurrir en el incumplimiento del Artículo 75, ya comentado antes.

Total, que hay que felicitarse de que por fin DGT haya desterrado esas ideas tan nocivas para la seguridad y para la fluidez del tráfico. Es de esperar que los funcionarios examinadores se reciclen en consecuencia y no consignen más como falta leve en las actas de examen lo que nunca fue falta alguna.

Quizá la mejor manera de ilustrar todo esto se encuentra resumida en el siguiente infográfico publicado por DGT. El único riesgo que presenta es que el conductor común no se detenga a leer los cinco parrafitos que acompañan a la imagen y entienda, por ejemplo, que DGT considera “mal” utilizar el carril interior de la rotonda para efectuar un cambio de sentido, que es lo que hace “bien” el conductor del Coche E. Aún picará alguno por ahí…

Circular en rotondas según DGT

Para todo lo demás, hace ya tiempo que publicamos un completo monográfico donde, además de ser coherentes con todo lo expuesto ahora por DGT, analizábamos los porqués del irracional comportamiento que presentan tantos conductores ante la circulación en glorietas o rotondas: Cómo circular por una glorieta o rotonda (0, 1, 2, 3, Anexo).

Más información | Revista Tráfico y Seguridad Vial