Coches ‘made in China’, ¿un problema para nuestra seguridad?

Qoros 3 Hatch, coches made in china

La seguridad del vehículo es uno de los pilares fundamentales en nuestra seguridad vial. Cuando hablamos del envejecimiento del parque de vehículos y cuando planteamos que comprar un coche nuevo aumenta nuestra seguridad vial, lo hacemos desde la perspectiva del avance tecnológico que ha acompañado a la industria del automóvil durante las últimas décadas.

A todo ese desarrollo se le contrapone, desde hace unos años, la tímida entrada de vehículos procedentes de otros mercados, cuyos niveles de seguridad se han revelado inferiores a los que presentan los vehículos actuales que se fabrican en y para nuestro entorno. Sin embargo, esta situación podría estar en el camino del cambio. ¿Son los coches made in China un riesgo para la seguridad vial? Hoy por hoy, la respuesta no está clara.

A poco que echemos la mirada atrás, pensaremos en desastres que responden a nombres como Jiangling o  Brilliance. Hace unos años los veíamos como el máximo exponente de lo que no hay que hacer en seguridad pasiva, con resultados muy preocupantes en ese banco de pruebas con forma de escaparate que es Euro NCAP.

Jiangling Landwind - crash test - coches made in china

Sin embargo, los tiempos han cambiado, y ahora ya no está nada clara esa equiparación entre los conceptos coches made in China y ataúd con ruedas. China cuenta, cada vez más, con un mayor bagaje en la fabricación de vehículos. El sector Automoción se beneficia de las políticas de su gobierno, que impiden a un fabricante occidental vender allí si no producen de forma local con las empresas de allí. Y como los fabricantes occidentales no quieren perder esa interesantísima cuota de mercado, hace años que se dejan querer. Y en determinados casos, copiar. No ya el producto, sino determinados procesos.

Sea como fuere, tenemos ante nosotros el que quizá sea el primer ejemplo de los muchos que a buen seguro llegarán en los próximos tiempos. Hace un par de años que enseñó la cabeza una nueva marca china, Qoros, cuyo máximo interés está puesto en el mercado europeo. Desde finales de 2013, andan vendiendo en Eslovaquia, país que utilizan como puerta de entrada a nuestro mercado.

Desde el punto de vista de la seguridad, Qoros rompió muchos mitos el año pasado. Su primer modelo comercializado, el Qoros 3 Sedán, no sólo obtuvo cinco estrellas en las pruebas de choque de Euro NCAP sino que fue reconocido por el organismo europeo –integrado fundamentalmente, recordémoslo, por fabricantes y clubes de automovilistas– como el mejor coche probado en el año, el que mejores resultados obtuvo, que ya es decir.

Qoros 3 Sedan Seguridad Crash Test - coches made in china

Cierto es que las pruebas de choque de Euro NCAP reproducen unas situaciones que son sólo unos pocos ejemplos de posibles colisiones. Hay pruebas de más amplio calado, como las que realizan determinados fabricantes –quizá Volvo es el máximo referente en esta cuestión– o como algunas de las que se realizan de acuerdo con la NHTSA, el organismo de seguridad estadounidense. Los tests de Euro NCAP, por lo tanto, no son exhaustivos y, a la práctica, sirven a los solos efectos de comparación entre modelos que se comercializan.

CESVIMAP, que es el Centro de Experimentación y Seguridad Vial MAPFRE y que se dedica a todo lo que tiene que ver con el vehículo (es interesante ojear de vez en cuando su revista), ha puesto a prueba el Qoros 3 Hatch, que es el segundo modelo de la firma, a petición del propio fabricante. Los resultados corroboran lo probado ante el organismo europeo por el Qoros 3 Sedán, con el que el compacto comparte plataforma y la mayoría de elementos. El Qoros 3 Hatch también contribuye a romper el mito de los coches chinos como coches poco seguros.

Qoros 3 Hatch - coches made in china

Las pruebas realizadas por CESVIMAP tienen un carácter mucho más práctico que las que se llevan a cabo en Euro NCAP. Evalúan la seguridad y también otras cuestiones asociadas al siniestro vial. En concreto, analizan y valoran “el daño superficial, estructura y componentes de los vehículos ante un accidente, así como las consecuencias de estos daños en la viabilidad y coste de la reparación”, según explican desde el Centro de Experimentación.

Las conclusiones positivas sobre el Qoros 3 Hatch no hacen sino reforzar una idea principal: China es un centro productor enorme, con una amplísima variedad de capacidades y calidades. En los próximos años los productos chinos de Automoción van a abrirse terreno en nuestro mercado. Vistos los primeros resultados de sus productos al ser evaluados bajo nuestro prisma, no cabe otra reflexión que la siguiente: ante los coches made in China, análisis. Ni son el manifiesto desastre que eran, ni todo el monte es orégano.

En Circula Seguro | Así son cinco años de diferencia en crash test de coches chinos Jiangling

  • vicente

    Bueno, los chinos no necesitan copiar nada para hacer coches seguros. Sin ir más lejos Volvo automóviles pertenece a Geely automóviles, una empresa china. Así que bien pensado, los coches más seguros (o de los más seguros) son de tecnología china…

  • José Luis

    Entiendo que tenéis mucha relación con Mapfre y por tanto con cesvimap. Pero poner las pruebas de esta última como ejemplo, casi por encima de las de Euroncap, me parece un poco exagerado.

    • No las ponemos por encima. Sencillamente hablamos del carácter pragmático que tienen, por ejemplo, cuando evalúan costes de reparación. Cada organismo cumple su función.

  • s63aut

    A veces resulta complicado decidir si algo es seguro o no, pensemos que en muchos países los parques automovilísticos son exageradamente viejos y no siempre están en adecuadas condiciones, ¿no es más seguro ofrecer un coche barato, de los que aquí teníamos hace 15 años, que ofrecer una alta seguridad que muy pocos podrán comprar?

    Si no nos gusta ese razonamiento, también podríamos hacerlo para nosotros, es decir, podríamos pensar en qué elementos serán obligatorios en Europa dentro de 15 años y, por el bien de la seguridad, imponerlos de inmediato como obligación ineludible, estaría bien, pero los precios subirían tanto que muchos seguirían con un coche viejo porque no se podrían permitir el nuevo, o se comprarían uno de segunda mano, más inseguro que uno nuevo de los de ahora.

    Todo esto es una reflexión teórica, mis dos últimos coches son Volvo, soy de los que se ponían el cinturón y ajustaban el reposacabezas incluso cuando esos elementos no eran obligatorios, o de los que llevan las luces encendidas desde hace 13 ó 14 años, pero todo tiene un razonamiento social que no debemos obviar.