Cinco puntos a revisar en una moto antes de partir

Cinco puntos a revisar en una moto antes de partir

Todos los manuales, tanto de coches como de motos, siempre contienen un apartado en el que el fabricante especifica a qué puntos el usuario debe echarle un vistazo antes de salir a carretera. Sin embargo la realidad es que pocos, o muy pocos, siguen estas instrucciones. Y si en el coche es importante, en un vehículo de dos ruedas no os lo podéis imaginar. Por ello os vamos a facilitar unos consejos sobre los cinco puntos a revisar en una moto antes de partir.

Ni hará falta que seamos unos expertos en mecánica ni tampoco en muchos casos que ni tan siquiera nos manchemos las manos. Simplemente es observar los indicativos que hay en algunas piezas y que determinan si están o no desgastadas y un poco de sentido común.

Ruedas: presión, dibujo y estado

Las ruedas tienen que estar siempre en perfecto estado. Son uno de los pilares básicos, por no decir el que más. Sin los neumáticos no podríamos ni acelerar, ni frenar ni tomar las curvas. Es decir, sin ellos no existirían las motos al menos como las conocemos ahora.

Un vistazo rápido nos revelará si el neumático tiene suficiente dibujo. Ya sabéis que lo podemos comprobar con el canto de una moneda de euro (si no se ve el aro exterior está dentro de los límites) o con los propios testigos de desgaste que traen todos los neumáticos. También habrá que observar si presenta algún objeto extraño clavado, por ejemplo, o si hay grietas o cortes tanto en su banda de rodadura como en los flancos. En cualquiera de los casos anteriores, tendremos que cambiarlo por uno nuevo.

Tan importante como el dibujo es la presión. Si no llevamos la presión correcta, el neumático no funcionará de forma correcta. La presión viene indicada por el fabricante en el manual e incluso anotado en alguna parte de la moto, normalmente el basculante o cerca de él. Siempre revisaremos la presión en frío y lo mejor para ello es que tengamos nuestro propio manómetro en casa.

Fluidos: aceite, y refrigerante

Cinco puntos a revisar en una moto antes de partir

El aceite es la salsa de la vida para el motor. Sin aceite, se acabó lo que se daba y nos dolerá en el bolsillo la reparación. Un ojo de buey o una varilla en el cárter nos dirán si el nivel es correcto. Siempre deberá estar entre la marca del máximo y el mínimo, comprobado con la moto recta y en llano. Lo comprobaremos en caliente, tras haber dejado reposar la moto cinco minutos para que todo el aceite que está distribuido por el motor regrese al cárter.

Si nuestra moto tiene refrigeración líquida, será también importantísimo revisar el nivel de refrigerante para evitar averías por un exceso de calentamiento. La indicación de cuánto tenemos suele estar en el vaso de expansión también con marcas de máximo y mínimo. Podemos revisarlo en frío o en caliente pero en caso de tener que quitar el tapón para rellenarlo debe estar frío porque nos podemos quemar.

Y ojo porque sólo podemos añadir agua destilada o bien mezclas especiales de refrigerante. Todos estos líquidos carecen de cal, que es terrible para los finos conductos del radiador ya que con agua normal y el paso del tiempo nuestro radiador podría quedar inservible.

Cadena: tensión y mantenimiento

Este apartado solo te será útil si tienes una moto con transmisión por cadena. Si lleva cardán o correa, no tendrás que preocuparte de ella ni lo más mínimo.

Si por el contrario sí tienes cadena, habrá que revisar su tensión. Esto se hace con la moto recta y el manual nos dice en qué parte se comprueba y cuanto es la tolerancia máxima. Lo normal es que tenga un juego de entre 15 y 25 milímetros.

Además de tensa hay que mantenerla engrasada con sprays específicos que existen en el mercado. No hay una regla básica aunque recomendamos engrasarla cada mil kilómetros o cada vez que llueva y siempre al volver a casa.

La cadena así vendrá caliente y con sus elementos dilatados, lo que permitirá que la grasa penetre mejor. Además, le dará tiempo a secar correctamente y evitamos que una vez en marcha y por la fuerza centrífuga, salga toda disparada.

Luces

Cinco puntos a revisar en una moto antes de partir

Aquí no hay mucho misterio. Comprobar en el garaje que nos funcionan correctamente todas las luces de la moto. Es decir, luz de posición, cruce (o corta) y de carretera (o larga) en la parte delantera y; posición y freno en la parte trasera. Además los cuatro intermitentes también deben lucir correctamente.

Y es también muy importante comprobar que ninguna de ella queda tapada por ejemplo con una bolsa, alforja o maleta.

Frenos: discos, pastillas y fluidos

Tan importante casi como los neumáticos son los frenos. A ver como paramos si tenemos un problema en ellos. En el apartado de los discos, estos tienen mecanizado un número que indica el espesor mínimo a partir del cual estarán desgastados. Se puede comprobar con un calibre.

Tampoco deben presentar surcos muy acusados. Pasando el dedo por encima (con el disco frío) lo notaremos rápidamente. Y si en marcha al frenar de forma suave, sentimos vibraciones o pulsaciones en la maneta, este será el indicativo de que están alabeados y tendremos o bien que rectificarlos en un taller o cambiarlos.

Para comprobar el espesor de las pastillas habrá que coger una linterna y tirarse al suelo. Mirando dentro de la pinza de freno podremos ver sus espesor. Si es menor de tres milímetros habrá que empezar a pensar en cambiarlas. Si las dejamos demasiado gastadas, además de empeorar la frenada podemos estropear los discos.

Por último, los frenos funcionan gracias a un fluido hidráulico (si son de disco, los de tambor lo hace con cable). De nuevo tendremos indicativos de máximo y mínimo en el depósito que está en el manillar, al lado de la maneta de accionamiento y en el chasis, al lado del pedal de freno.

Si está demasiado bajo, tendremos que proceder a rellenarlo con el líquido correcto ya que en el mercado hay de varios tipos según sus propiedades. Pero ojo, puede que el líquido esté bajo porque tenemos las pastillas desgastadas, de ahí que tengamos que comprobar esto antes.

Si tras revisar estos cinco puntos vemos que todo está correcto, ya podremos salir con toda seguridad a dar una vuelta con nuestra moto. Y lo mejor de todo es que no nos llevará más de diez minutos echarle un ojo a todo en cuanto le cojamos el truco.

Por cierto, para los que tengan coche, mucho de estos puntos son también válidos para ellos así que no dejéis de leerlos.

Vía | Motorpasión Moto
Fotos | Daniel Pepers Gauer, Timitrius, Keith