Cinco años no son nada

Circula Seguro
Con cada aniversario de las cosas más cotidianas nos damos cuenta de que el tiempo pasa volando. Cinco años no son nada y lo veo claro cuando leo el artículo de Josep desgranando lo que fueron los comienzos de Circula Seguro, hace ya cinco años (más unos meses de trabajo en las sombras, como él nos ha contado). En este tiempo ha pasado de todo, incluyendo un período de “sequía” por mi parte que hace que mi experiencia en Circula Seguro viva dos capítulos diferentes.

Y en ese tiempo, ¿qué hemos aprendido? Yo solo puedo hablar de mi experiencia, la verdad. En estos cinco años mi forma de ver la carretera y las personas ha cambiado, simplemente por el hecho de que semana tras semana nos esforzamos en mantener un sitio como este, en el que lo más importante siempre son las personas.

¿Qué hemos aprendido?

En primer lugar respeto. Respeto por los demás conductores, por los peatones, los ciclistas y por la carretera. Por nuestro coche, por nuestros actos. Hemos hablado de respeto en muchas ocasiones, como aquélla en la que hablamos de soberbia al volante, de las luces antiniebla (y el mal uso que algunos hacen de ellas), o en aquéllos importantes artículos sobre educación vial para niños.

Bicicleta para niños
Y es que es un punto muy importante, creo, en la formación continua de cualquier conductor. No perder el norte, tener presente que nunca circulamos solos, aunque creamos que sí estamos solos. Que podemos llevar pasajeros, que otros pueden llevar pasajeros y que no tenemos ningún derecho a poner en riesgo a nadie por una simple falta de respeto… y responsabilidad. Seguramente sea lo más importante de todo lo aprendido porque tiene demasiadas implicaciones.

Hemos aprendido a ser humildes

No lo sabemos todo. Incluyo a todo el mundo aquí, desde los editores (aunque ahí solo puedo hablar con propiedad de mi, porque los compañeros sí que saben…) hasta los lectores (pero esto lo digo sin acritud, ¡por supuesto!). Y lo bueno de no saberlo todo es que nos complementamos perfectamente, y todos aprendemos cosas nuevas con cada nuevo artículo. A veces nosotros proponemos y vosotros completáis. Es algo positivo.

Por eso nos metimos en faena con series como el glosario de seguridad del vehículo o la seguridad vial década a década desde sus más incipientes comienzos. Son series que nos permiten sintetizar muchos años de desarrollos, innovación, toma de conciencia acerca de los peligros y riesgos en carretera, y nos permiten además tener una visión global de hacia dónde vamos.

Hemos aprendido realidad

Circula Seguro

Lo que más veo cuando echo la vista atrás y veo Circula Seguro, es que en estos cinco años todos hemos aprendido a ver la realidad tal cual es. Desde el punto en el que hablábamos de seguridad vial, puramente, pasando por el punto de inflexión cuando nos preguntamos “¿y qué tal si enfocamos esto a educación vial, a prevenir más que a curar?“, y siguiendo por todos estos años en los que discutimos si lo mejor era que se enfocasen esfuerzos en reducir cifras de muertos, inculcar principios, trabajar individualmente o de forma colectiva…

Lo que vemos en conjunto es que la seguridad y la educación vial es conocida, y que preocupa y despierta el interés de muchos lectores. Eso es muy importante porque supone que estamos aportando nuestro granito de arena, de la manera que sea. Bien ofreciendo información o puntos de vista más personales, bien despertando vuestra curiosidad, o bien respondiendo dudas (que sabéis que nos podéis remitir sin problema alguno).

Cinco años no son nada, pero veo hacia atrás y veo que todos hemos recibido algo a cambio gracias a este sitio. Hablo por mi, principalmente, pero eso espero para todos. Después de más de 2200 artículos entre todos los editores que pasaron por aquí, solo me queda por decir que espero veros por aquí mañana, y también dentro de otros cinco años.

¿Qué habéis aprendido vosotros?