Ciclistas, y los ojos en las sienes

ojo.jpg

Dicen que los ojos obsesionaban al gran Darwin. El hombre pensaba que eran tan maravillosos que desafiaban la teoría de la evolución que había estado desarrollando, algo tan genial parecía obra divina. Sin embargo, acabó encontrando organismos con ojos menos desarrollados, lo que le permitió establecer la evolución de tan maravilloso instrumento de observación, según su consabida selección natural.

Y es que la naturaleza es sabia, mucho más de lo que pensamos. No sólo ha dotado de ojos a todo el reino animal, sino que además los ha colocado en el lugar donde más útiles pueden ser. Por ejemplo, los animales herbívoros, que no necesitan una gran visión frontal para comer plantas (ya que éstas están inmóviles), y suelen ser presa de los carnívoros, suelen tener sus ojos a cada lado del cuerpo, lo que les permite una visión periférica mayor, pudiendo vigilar con facilidad sus depredadores.

Por otra parte, los animales que se ven en la obligación de cazar suelen tener los ojos delante, en la cara. De esta forma, pueden clavar la mirada en su presa. Al ver lo que tienen por delante con ambos ojos, la visión estereoscópica les permite calcular mejor las distancias. No son reglas perfectas, pero por lo general se cumplen.

Nosotros, homo sàpiens del siglo XXI, pertenecemos más bien al segundo grupo. Quizá si hubiéramos sido comedores de hojas, ahora tendríamos los ojos en las sienes, lo cual seguramente cambiaría bastante la elección de Miss Mundo.

En la circulación, el hecho de tener los ojos delante de la cara es bastante conveniente. Nos permite centrar nuestra atención en la dirección hacia la que nos movemos, que obviamente es lo más importante. En ese sentido, nos comportamos como depredadores, miramos fijamente nuestro destino.

Pero a nadie se le escapa que, a menudo, también nos podemos sentir como presas. Y, como tal, necesitamos observar nuestro entorno para realizar ciertas maniobras con la suficiente seguridad. Nuestro ingenio nos ha permitido desarrollar mecanismos para observar lo que nos rodea. Y como los ojos de una vaca, los retrovisores están a los lados del puesto del conductor, no delante de él.

vacas.jpg

Con todo esto, me llama poderosamente la atención que el vehículo aparentemente más débil que puede circular por nuestras carreteras, el más susceptible de convertirse en presa de los depredadores motorizados, es el único que no lleva retrovisores. Estoy hablando de las bicicletas.

La situación se hace más incomprensible si lo comparamos con el resto de vehículos a dos ruedas. Según me comenta Josep por vía interna, las motocicletas están obligadas a llevar espejos a ambos lados, aunque pueden ahorrarse el derecho si no superan los 100km/h (cosa que tampoco entiendo, los 100km/h sólo se pueden superar de forma sostenida en autovía o autopista, donde se supone que el tráfico es más ordenado que en ciudad, y nadie te puede adelantar por la derecha; pero ese es otro tema).

La comparación con los ciclomotores es, si cabe, aún más sangrante. Recordemos que los vehículos con matricula vertical amarilla siguen prácticamente los mismos principios de circulación que los ciclistas. Igual que ellos, deben ocupar el arcén siempre que sea posible. La mayor diferencia es que no pueden ir en fila de a dos. Sin embargo, al contrario que las bicicletas, están obligados a montar, por lo menos, el retrovisor izquierdo.

Como siempre que hablo de ellos, debo reiterar que el colectivo ciclista tiene toda mi admiración y respeto. Ojalá pudieran desarrollar tan bonito deporte en vías segregadas, sin tener que compartir el asfalto con máquinas motorizadas que, a menudo, no tiene en cuenta la extrema debilidad de la vida humana desprovista de carrocería.

Es por este motivo que me parece preocupante que pedaleen de espaldas a lo que les viene. Como el ciervo que intenta huir de un leopardo, verlo venir no garantiza la solución a todos los problemas. Pero, al menos, le da una oportunidad más.

Fotos | Tetsumo, Luis Hernández

  • redheart

    Es uno más de los absurdos que rodean al mundo de la bicicleta, igual que es obligatorio el uso del casco en vías interurbanas pero no en ciudad.

    ¿Acaso en moto no es obligatorio el uso del casco en ciudad aunque sea en un ciclomotor que no debe superar los 45km/h y tiene características similares a una bici como bien apuntas en el artículo?

    Por desgracia, conozco un caso cercano del padre de un amigo que circulando con una bici por población tuvo la mala suerte de tener una caída y dio con la cabeza en el bordillo y murió en el acto.

    Creo que algunas normas de circulación deben cambiar por la seguridad de todos.

    • mdm

      Y tengo entendido que incluso en la vía interurbana se puede mandar a tomar viento fresco al casco si “hace calor” :S

      Además por otro lado, a parte de los retrovisores, no estaría mal que llevaran un par de intermitentes para indicar giros. Sí, creo que pueden usar las manitas a tal efecto, pero todavía tengo que ver a alguien que lo haga (yo si lo hiciera en bici estoy convencido de que me comería el suelo de inmediato xD)

      • Josep Camós

        En condiciones extremas de calor, en rampas ascendentes prolongadas y por razones médicas, debidamente acreditadas con un certificado de exención, sí.

        Y eso que si te la das en ciudad, te haces pupa pero de verdad. Yo tampoco lo entiendo.

        Lo de los brazos yo sí que lo he visto emplear muy a menudo, sobre todo por parte de aquellos ciclistas que, oh, no se saltan un semáforo como si no fuera con ellos la fiesta.

  • 50596

    Qué gran idea. Un retrovisor para que el ciclista vea cómo le van a atropellar segundos antes de que suceda. Sinceramente, me parece una idea peregrina, y lo explico…

    Los retrovisores para bicicletas existen, los hay para el manillar, otros que se colocan en el casco o incluso hace unos años aparecieron pantallas que se conectan a una cámara que va en la parte trasera de la bici. Lo curioso es que muy pocos ciclistas utilizan estos sistemas, menos aún por razones de seguridad, la explicación es muy sencilla: No hacen falta.

    El ciclista percibe la carretera de manera mucho más eficiente que cualquier otro vehículo. Con un ligero giro de cabeza puede ver lo que viene por detrás, ahora que estás en frente del ordenador prueba a mirar atrás, verás que enseguida reconoces la situación y no tardas nada en volver a la pantalla. Además está el oido, desde la bicicleta se escuchan todos los vehículos que vienen perféctamente, antes incluso de que lleguen a dar el típico susto con el claxon, el ciclista ya sabe qué viene por detrás.

    Creo que antes de escribir sobre una idea feliz, merece la pena estudiarlo un poco y contrastar ideas con la gente que realmente sabe del tema. Los ciclistas no son unos suicidas que se ponen en peligro por gusto.

    Al final del artículo se vuelve a mencionar lo que ya he leído en este blog en alguna otra ocasión: que los ciclistas circulen en vías segregadas. Bien, creo que este blog trata de seguridad vial, eso engloba a todos los usuarios de la carretera, coches, camiones, motos, autobuses, peatones …incluso bicicletas, os guste o no. Lo que deberíamos fomentar es mayor respeto y convivencia entre todos los usuarios de la vía, tanto grandes como pequeños, motorizados o no. De ese respeto y educación es como conseguiremos que se reduzcan los accidentes …que es de lo que creo que va este blog, o igual me he confundido.

    • jaume

      Que respuesta tan agresiva para algo que sólo puede ayudar.

      No soy muy amigo de responder a comentarios personales, pero te diré que por supuesto sé que existen retrovisores para bicicletas, porque, de hecho, de pequeñito tuve una.

      Tus argumentos van en el sentido de “no es necesario”, pero en ningún momento has dicho por qué es una mala idea. Te invito cordialmente a que nos ilumines al respecto (y espero que no sea un “mi bicicleta pesaría 200g más”, que no estamos hablando de competición, sino de circulación abierta; ni algo del estilo de “al caer nos lo podemos clavar, que estoy seguro que ya se tiene en cuenta al diseñar los retrovisores de otros vehículos de dos ruedas que están obligados a llevarlos).

      Por otra parte, lo siento pero no compro tus argumentos. En primer lugar, porque todos los puntos citados (con excepción del sonido, quizá) son igualmente aplicables a otros vehículos de dos ruedas. En particular, los ciclomotores que legalmente deben circular prácticamente de la misma forma y, además, están limitados a una velocidad no mucho más alta que la de los ciclistas (aunque, por desgracia, sabemos que no siempre se acaban de cumplir estos dos requisitos). No obstante, la ley obliga al os ciclomotores a llevar el retrovisor izquierdo. Ni siquiera se puede vender uno que no lo tenga.

      Otro motivo por el que no compro tus argumentos es que no tienen nada que ver con el retrovisor en si. Si crees que tienes mejor visión girando el cuello (y para ello, todo el cuerpo, que no somos búhos…), el retrovisor no te impide hacerlo. Pero a lo mejor sí que te da un poco de información más rápido para que sepas cuando vale la pena girarse y ver lo que viene.

      Además, fiarse del sonido puede ser bastante peligroso. Fisiológicamente, el oído humano no tiene suficiente precisión para distinguir si el sonido viene a un metro y medio lateralmente o a 5 cm; sobre todo teniendo en cuenta que el sonido de un coche, por ejemplo, no proviene de un sólo punto. Además, puede revotar fácilmente en superficies y engañarte (sin ir más lejos, hace dos días pasé cerca de una pared en el arcén y empecé a escuchar mi propio coche; pensé que alguien me estaba adelantando por la derecha…).

      Sobre el comentario final, estoy completamente de acuerdo en que mientras la bicicleta tenga que circular en la calzada, se le debe respetar y obedecer la ley correctamente (igual que ella debería obedecerla y respetar a los demás), y jamás me verás decir lo contrario. No obstante, lo de las vías segregadas no es nuevo ni exclusivo de los ciclistas. ¿A caso los peatones (usuarios de la vía con el mismo derecho que los demás) no tienen su propio “carril”, llamado acera? ¿Por qué no caminamos por la calzada? Pues porque, a pie, somos usuarios de la vía con movilidad de características muy diferentes. Y esencialmente lo mismo vale para las bicicletas. ¿A caso te sentirías seguro caminando por el carril central de la diagonal de Barcelona o la Castellana en Madrid?

      En cualquier caso, si abogas por la asimilación como un vehículo de pleno derecho mientras esté en la carretera (con lo cual estoy a favor), también deberías abogar porque se le trate como al resto de vehículos. Y el resto de vehículos están obligados por ley a llevar retrovisor.

  • Totalmente de acuerdo…
    Ademas existen diferentes tipos de bicicletas… por ejemplo no puedes obligar a un ciclista de montaña a llevar un retrovisor porque hace 2kms de su casa al camino mas cercano…

    Lo mismo pasa con el casco en ciudad, llevar el casco invitaría a no usar la bici y usar mas el coche. Incluso si solo te mueves por una zona residencial…

    • jaume

      Claro, por supuesto. Y si ese mismo camino lo recorre en 4×4, no le vamos a obligar a ponerse el cinturón por esos 2km. Y si lo hace en moto, no le obligamos a ponerse el caso. En fin…

      Por otra parte, no creo que la obligación de llevar casco haya perjudicado el uso de otros vehículos de dos ruedas.

  • amalio mejido fernández

    Soy de la opinión de que la mayoría de los ciclistas creen que gozan de impunidad. Ayer mismo, tres ciclistas en paralelo por un arcén en una carretera nacional, bueno hasta ahí….. pero el de más a la izquierda circulaba por la calzada, obligando a los coches a reducir su velocidad y esperar el paso de los que venían enfrente para poder adelantarlos. La mayoría de los ciclistas tienen carnet de conducir y yo creo que por algún resquemor atávico se quieren “vengar” de los automovilistas, no se. Ojo, yo también soy ciclista ocasional y no me salto semáforos en rojo. Saludos.