Carlos García Hirschfeld: “Es vital que, al volante, todos seamos conscientes del daño que podemos hacer”

El periodista presenta cada semana ‘Seguridad Vital’
(Viernes, 18:30h, en La2 de TVE)

Carlos García Hirschfeld presenta 'Seguridad Vital'

Sorprendemos a Carlos García Hirschfeld junto a uno de los tees de salida del Banesto Golf Tour, el Circuito Nacional Femenino de Golf, del que es organizador. Hace un hueco en su agenda y se aparta un rato del green para hablarnos con toda franqueza y total proximidad sobre la seguridad vial que transmite de forma ágil y directa cada semana en el programa de TVE Seguridad Vital.

Se muestra abierto en todo momento y enseña de forma innata la locuacidad del comunicador audiovisual que lleva 22 años de ejercicio. Le das un punto de partida y es capaz de desarrollarte un tema completo sin pestañear. No se considera experto en Seguridad Vial, sino un periodista que ahora habla del mundo del volante como puede charlar sobre deportes o hacer un informativo general, y lo cierto es que razona los aspectos que rigen el entorno viario con una clarividencia muy de ciudadano de a pie.

Seguridad Vital

‘Seguridad Vital’ ya es una realidad. ¿Cómo nace un proyecto como este?

Yo tenía claro que había que hacer algo sobre seguridad vial en televisión. Me resultaba sorprendente que desde que Paco Costas hizo La Segunda Oportunidad, hace ya milenios, nadie había hecho un programa. Yo creía que tenía que haberlo, sobre todo con todos los avances que se han dado en los últimos años sobre seguridad vial, con instituciones como el Instituto Mapfre de Seguridad Vial y otros tantos que han ido surgiendo porque era un problema social. Me sorprendía que no hubiera un programa, sobre todo en la tele pública. Empecé a moverlo, encontré el apoyo de la FUNDACIÓN MAPFRE y nos fuimos a Televisión Española y lo conseguimos.

Descríbenos, para quien no haya visto el programa, cuál es la manera que tiene ‘Seguridad Vital’ para llegar a los telespectadores.

Desde el principio vi claro que había que hacer un programa divulgativo. Cuando uno habla de divulgación en televisión parece que eso tiene que ser pesado y aburrido. Me dije: “Vamos a intentar hacer un programa divulgativo, informativo, pero entretenido”. Y es lo que estamos intentado hacer: Explicarle a la gente de una manera rápida, porque el programa dura media hora, qué es lo que se ha hecho históricamente, qué es lo que se está haciendo ahora y qué es lo que se prepara para el futuro para mejorar la seguridad en calles y en carreteras. Contamos con los profesionales, los que fabrican coches o componentes, las instituciones y las personas que hacen cosas para que mejore la seguridad. Que todos aparezcan en el programa y lo vayan contando.

Claro, porque la seguridad vial es una materia multidisciplinar. Tiene que implicarse todo el mundo…

Sí, absolutamente. Muchas veces cuando hablas de algo no te das cuenta del universo que hay en ese algo hasta que te metes. Y a mí me pasó con la seguridad vial. Que tú sabes que hay cosas que se están haciendo, pero no eres capaz de imaginar la cantidad de empresas, instituciones y personas que están trabajando para que la seguridad vial mejore. A mí me parece apasionante y es muy visual. La seguridad vial da mucho juego para hacer un programa de televisión. Una prueba de unos frenos o el simple hecho de probar cómo funciona una valla de protección es muy espectacular y permite contarlo de una manera entretenida.

Choque contra una piedra, fotograma perteneciente a la cabecera de 'La Segunda Oportunidad'

Comentabas el caso del mítico programa ‘La Segunda Oportunidad’ ¿Tienes constancia de si hay ahora mismo otros programas de corte parecido en el panorama audiovisual europeo?

Sé que hay en algunos países programas diferentes, pero realmente un programa como el nuestro, que tiene una estructura casi de informativo, me da la sensación de que no hay. Yo creo que esa es la mejor manera de contar las cosas sin resultar espesos. Muchas veces cuando hablas de temas técnicos puedes caer en la espesura y nosotros lo que estamos intentando es que nos entienda cualquiera, desde el tío que sabe mucho hasta la persona, como es mi caso, que no sabe ni dónde están las bujías del coche… si es que mi coche tiene bujías, que tampoco lo sé.

Esta temporada se compone de 13 capítulos. ¿Vais a tener tiempo de abordar todos los temas que hay en el tintero o apuntas hacia más temporadas?

La idea de este programa es nacer como un programa que debe durar. Lo que ocurre es que en televisión nunca se sabe. Normalmente se contratan las series de 13 en 13 capítulos para que duren un trimestre, pero no siempre se puede tratar todo. Yo me acuerdo de que cuando salió el primer programa hubo quejas de determinadas asociaciones que decían que no habíamos hablado de los ciclistas, de los peatones… Evidentemente. En media hora de televisión semanal no puedes tocar todos los palos, aunque los vamos a ir tocando. Y, aún así, de aquí al 13 estoy seguro de que va a haber temas que son interesantes y no se van a poder contar porque hay que ir eligiendo. Mi idea es que el programa dure toda la vida y entonces trataremos todos los temas desde todas las perspectivas posibles.

Desde luego, el programa lleva un ritmo ágil. Y tú mismo has hablado de la media hora con que cuentas cada semana. Si de ti dependiera, ¿cuál sería la duración de cada programa?

Yo creo que las cosas están bien como salen. Ha salido así y si así está funcionando bien… pues que siga así. Pienso que la materia da de sobra para hacer un programa semanal de una hora. Eso nos permitiría tratar con más reposo algunos temas.. pero sería otro programa. Ya no sería un programa con el ritmo que tiene este. Quizá en vez de tratar determinados asuntos en un vídeo de dos minutos y medio les dedicaríamos tres minutos y cuarto. Pero yo creo que con la estructura que tiene y con el tiempo que se le dedica a cada asunto está bien.

Probablemente la gente muy experta eche de menos una mayor profundidad en el tratamiento de algún asunto, pero en un programa así hay que tratar los temas con una mayor rapidez. Lo que sí estamos intentando es ser muy rigurosos. Normalmente, antes de enfocar el tema hablamos con la gente que sabe para que nos ayuden a ver que está verdaderamente bien enfocado. En el Instituto Mapfre de Seguridad Vial nos están ayudando un montón a la hora de valorar por dónde tirar en cada tema, y lo que estamos intentando es hacerlo con rigor, que al final es lo que creo que quiere tanto el espectador que no tiene ni idea del asunto como el profesional que se dedica a la seguridad vial.

Tú te estás declarando todo el rato prácticamente como un neófito en la materia, pero tampoco es del todo así. De hecho, entre los años 2002 y 2003 estuviste con el programa de Onda Cero ‘En marcha’. Algo de Motor tocabas…

Hombre, algo sé. Y me gusta mucho el mundo del Motor y las carreras y los coches. Pero no soy un experto. Ni lo soy ni pretendo serlo, porque yo, al final, soy un periodista y hago de todo: hago programas de golf, he hecho programas informativos… y ahora estoy haciendo un programa de seguridad vial. Lo que no quiero es calificarme de “experto en seguridad vial” porque no lo soy. Y sobre todo, si alguien que entiende de seguridad vial me oyera decir que pretendo ser un experto en trece programas, me daría una colleja. Lo que sí estamos haciendo nosotros es rodearnos de gente que sabe y consultar lo que no sabemos con gente que sabe para no meter la pata.

Te lo comentaba porque a veces la gente que habla sobre esta materia entra en este mundo por una experiencia vital que le hace valorar la seguridad vial de otra manera. ¿Es tu caso?

Realmente no. Todo esto surge porque el Director General de FITSA es muy amigo mío y un día hablando comentamos la sorpresa que nos producía que, con todo lo que estaba cayendo, con las modificaciones que se han hecho en las leyes para aumentar la seguridad, era sorprendente que no hubiera un programa de televisión sobre este tema. Todo en ‘Seguridad Vital’ surge de aquella conversación.

Luego, a cualquiera le sobrecoge los datos que estábamos teniendo hace 20 o 15 años de muertos en carretera. Y a pesar de todo lo que se ha ido haciendo y a pesar de que se han reducido tremendamente las cifras, a mí me sigue sobrecogiendo, cada vez que voy por una carretera y veo un accidente. Ahí dices: “Joder, es que todos creemos que les pasa a los demás, pero de repente es que va y te pasa”. Al final es algo muy cercano. Todos tenemos a alguien cerca al que le ha pasado algo terrible. A mí mismo me atropelló un coche en un paso de cebra, y no me mató porque Dios no quiso. Pero el programa no viene de una experiencia personal, sino del convencimiento de que había que hacer un programa sobre esto.

Coche siniestrado

Las campañas que hace Tráfico no siempre consiguen calar entre la gente. Como comunicador, ¿dónde piensas que está el problema?

Creo que el principal problema son… somos los conductores. Pienso que nadie es consciente de que verdaderamente le puede pasar. Nosotros, desde el tercer programa, vamos a llevar testimonios de gente que dice: “Mira, a mí me ha pasado esto”. Sin dramatismos ni morbo ni nada de eso. Personas que han sufrido un accidente y como consecuencia de ese accidente su vida ha cambiado. Y simplemente cuentan: “Yo no llevaba el cinturón, salí despedido del coche y perdí una pierna”, o “he quedado paralítico”, o lo que sea. Yo creo que eso llega mucho, porque cuando tú te das cuenta de que los accidentes no son como la lotería, que le toca siempre a otros, sino que es que te puede pasar, es cuando de repente dices…

También creo que influye la edad. Yo ahora soy mucho más prudente conduciendo de lo que era hace 20 años. No te digo que hace 20 años fuera un loco carioco, pero yo he ido a velocidades muy inadecuadas con 25 años. Y ahora que tengo tres niños y 45 años y una empresa, pues… no sé si es la vida o lo que tienes que perder, que te hace ir más prudente. Yo creo que la gente no es consciente de que les puede pasar, y por eso no creo que sea un problema de las campañas de Tráfico sino de nosotros mismos. Yo creo que las campañas, cuanto más crudas sean, más te ayudan a ver que un accidente de tráfico es verdaderamente una barrabasada.

Ahora que hablas de conductores, ¿dónde crees tú que andamos más ‘cojos’: en la educación vial de los conductores… o en la seguridad de las carreteras?

Sinceramente, creo que el principal problema que tenemos somos nosotros, los conductores. Creo que hay mucha gente muy bestia, tanto por exceso de velocidad como gente que hace maniobras sin tener en cuenta a los demás. En general, yo creo que todos los que nos ponemos en una carretera tenemos la sensación y la tendencia a pensar que la carretera es nuestra. Y eso nos lleva a tener conductas muy peligrosas. Evidentemente hay carreteras que están manifiestamente mejorables, pero creo que principalmente el problema somos nosotros. Si fuésemos cumpliendo las normas y las velocidades que se nos marcan, estoy seguro de que habría muchísimos menos accidentes. Lo que pasa es que no lo hacemos, y empezando por mí mismo. Yo estoy seguro de que, aunque voy mucho más prudente de lo que iba hace 20 años, voy más deprisa de lo que debería ir. Y eso nadie lo reconocemos. Todos pensamos que conducimos mejor que todos, que somos supermajetes en la carretera y que nuestro comportamiento es ejemplar. Pero no lo somos.

¿Crees que nos falta formación? ¿O formación continuada?

No sé si es un tema de formación o de ser conscientes del daño que nos podemos hacer a nosotros mismos o del daño que podemos hacer a los demás. Imagino que es un problema de educación. Mis hijos, por ejemplo, que desde pequeños en el cole les han ido dando ya una educación en seguridad vial, estoy seguro de que van a ser mejores conductores que lo que hemos sido nosotros. Que yo, la primera vez que oí hablar de seguridad vial fue ya con veintitantos.

Para acabar, ¿puedes resumirnos la filosofía del programa en un titular?

Para mí el titular es el nombre del programa: ‘Seguridad Vital’. Ese nombre no es casual. A mí me parece que es vital que vayamos todos más tranquilos y hagamos menos el burro. No sé muy bien dónde ponen el acento los grandes expertos, porque depende de con quién hables te ponen el acento en una cosa o en otra. Para mí, como conductor, lo que es vital es que la gente seamos conscientes del daño que nos podemos hacer y que podemos hacer. Sería algo como… “Ayudando a estar más seguros en carretera”.

No, no, si ya lo has dicho: “Que seamos conscientes”.

A mí me parece el principal problema, por lo menos desde mi punto de vista modestísimo, porque ya digo que no soy un experto en seguridad vial. Desde mi punto de vista como conductor, el principal problema es la inconsciencia. Con que mi programa ayude mínimamente a que todos seamos conscientes del peligro, con eso me doy con un canto en cada diente. Felicidad total.

  • pep

    Ya era hora
    Enhorabuena, TVE2 y a Carlos
    Ya era hora de ser VALIENTE en un tema “que no vende mucho”
    pero tampoco debia ser asi con La Segunda Oportunidad y medio pais la acabó viendo

    Se trata de que una TV publica se mueva por intereses culturales y de entretenimiento (no solo de entretenimiento) y que se atreva a romper ese maldito circulo vicioso: DAMOS LO QUE LA GENTE PIDE…