California abre la puerta al coche sin conductor mientras en Europa culmina el proyecto SARTRE

Google Car

Curiosa coincidencia en el tiempo. Mientras en Europa llega a su fin el proyecto SARTRE, en América California sigue los pasos del estado vecino, Nevada, y de Florida, y permite ya que los coches se conduzcan por sí mismos. Hasta la fecha, habíamos visto alguna que otra prueba aislada en aquel estado, pero es de suponer que debía estar expresamente autorizada. Ahora, se abre la veda. La conducción autónoma tiene la consideración de legal.

¿Qué importancia tiene este hecho para la seguridad vial? Mucha. Ya comentamos hace un tiempo, a raíz de las pruebas de Google con su coche autónomo, que el futuro de la movilidad podría pasar por máquinas que nos trasladasen por sí mismas de la misma forma que lo hacen los trenes teledirigidos… sólo que en un entorno infinitamente más complejo que la vía del ferrocarril.

De momento, la legislación de California deja muy claro que en el coche tiene que viajar una persona provista de la autorización administrativa necesaria para conducir, de manera que no dejamos de lado la idea de la experimentación. Una experimentación que se remonta a varias décadas de investigación tecnológica.

La idea de la conducción autónoma se vio por primera vez en la sección Futurama, dentro de la Feria Mundial celebrada en Nueva York entre 1939 y 1940. Tras la Segunda Guerra Mundial General Motors hizo sus pinitos con el tema, y a partir de los años 70 Japón en primer lugar, Estados Unidos después y Europa por último investigaron cómo sería un coche que se condujese por sí mismo.

Google Car

La conducción autónoma según Google y según Volvo

Desde principios del siglo XXI quienes más ruido mediático están generando alrededor de la cuestión son los investigadores de Google. Hay otros equipos trabajando en el tema, como los de varias universidades y, o en colaboración con, BMW, Ford, General Motors, Honda, Hyundai, Mercedes, Nissan, Toyota, Volkswagen y Volvo. Pero en Google saben venderse bien, y en ese sentido no dudan en afirmar que la conducción autónoma será de uso común en un plazo de diez años más o menos.

Y ya sabemos que donde Google pone el ojo… pone el interés comercial. Las imágenes que acompañan este texto están tomadas de un vídeo promocional del coche autónomo de Google, que para la ocasión fue probado por un señor invidente con la compañía de un técnico de la empresa de Mountain View.

Ahí es donde Google pone el acento de su prodigio tecnológico, que lo es. Si en agosto los coches autónomos de Google habían recorrido 480.000 kilómetros, echándole un cálculo rápido la experiencia acumulada debe de haber superado ya el medio millón de kilómetros sin un solo siniestro achacable al sistema. La única vez que chocó un coche de estos fue cuando lo llevaba uno de sus conductores en modo manual. Claro, esto le da alas a Google para vender su invento:

¿Y Volvo? ¿Cómo acabó el proyecto SARTRE? Bien, de momento lo que ha acabado es la fase de pruebas realizadas por carreteras abiertas al tráfico. Ahora se están mejorando los procesos de comunicación entre los coches que forman parte del convoy. Recordemos que en el proyecto SARTRE los coches se unen a un grupo de vehículos comandados por un vehículo nodriza, en las pruebas un camión, que es el que dirige toda la operación.

Cuando el coche se une al grupo, el vehículo nodriza toma el control del coche y le indica cuándo acelerar, cuándo desacelerar y cuándo girar. En sí, los mecanismos que emplea ya están en los coches de calle, están probados. Sin ir más lejos, he tenido la oportunidad de probar la combinación de un control de crucero adaptativo con un sistema de seguimiento de carril (en el Honda CR-V, no hace ni un mes) y aunque tenga demasiadas lagunas como para lanzarse tal y como está, lo cierto es que entre líneas se lee que esto ya está a punto de caramelo.

Es decir, que lo que queda por retocar es la comunicación entre vehículos y poco más. Las pruebas se han estado realizando por varias localizaciones, incluso en un lugar tan cotidiano para nosotros como es España. En las autopistas que rodean Barcelona, para ser más precisos, tal y como vemos en este vídeo. Se trata de un bruto (un vídeo sin locución, sólo con declaraciones) en el que vemos de primera mano cómo es eso de que el coche funcione él solito:

La conducción autónoma llegará

Son conceptos diferentes, desde luego. Google va con la idea del uso completo del automóvil autónomo, muy en la línea de la empresa de hacerlo todo vinculado a su tecnología. Volvo opta más por una solución útil para los desplazamientos monótonos. Ambos sistemas tienen sus inconvenientes, pero también sus ventajas.

Grosso modo, los inconvenientes de la conducción autónoma tienen que ver con los recelos que nos puede dar un coche que gira el volante él solito. Porque lo vemos. Cada vez que subimos a un avión volamos gracias a una infinidad de automatismos que requieren del buen hacer del piloto para momentos muy concretos. Sin embargo en el coche no lo acabamos de ver. Es una cuestión de actitud.

Un problema específico de la conducción autónoma según Google es que su producto, como todos los productos de su empresa, necesita de que todo funcione perfectamente integrado y sin fisuras. Falta por saber cómo se resuelven las situaciones críticas, porque las habrá. Y un problema específico de la conducción autónoma más avanzada tiene que ver con la fase mixta, esa en que el grueso del parque automovilístico todavía no se ha cambiado de bando y conviven ambas formas de entender la movilidad. Ahí puede haber un problema.

¿Por qué? Porque se evidenciará el problema que quiere mitigar la conducción autónoma: el factor humano. Esa es, en resumen, la ventaja de la conducción autónoma, una ventaja que llegará tarde o temprano para mejorar la seguridad vial. Si en el esquema actual tenemos que la siniestralidad vial halla su causa en el factor humano (conductor, peatón, etcétera) en un porcentaje que oscila entre el 70 y el 90 %, según las fuentes, la conducción autónoma eliminará buena parte de esa siniestralidad.

El coche de Google y los coches del proyecto SARTRE ni beben ni se drogan ni se distraen, no se cabrean ni se ponen eufóricos, no circulan con exceso de velocidad aunque lleguen tarde al trabajo ni se pirran especialmente por el riesgo. Esa es su mejor baza. Por eso, tarde o temprano, veremos (o nuestros nietos verán) coches autónomos circulando por unas carreteras que dejarán de tener ramos de flores en los arcenes.

Vía | El País
En Circula Seguro | ¿Serán SARTRE y la conducción autónoma la movilidad que nos espera en el futuro?, Conducción autónoma de Google, ¿algún día el futuro de la seguridad vial será así?
En Motorpasión Futuro | Las pruebas del proyecto SARTRE sobre trenes de carretera llegan a su fin

  • menos_16

    Cada vez que subimos a un avión volamos gracias a una infinidad de automatismos que requieren del buen hacer del piloto para momentos muy concretos. Sin embargo en el coche no lo acabamos de ver. Es una cuestión de actitud .

    Comparacion absurda donde las haya.
    Sobra decir que el trafico aereo es controlado y monitorizado desde tierra (por personas y mediante sistemas informatizados y automatizados). En el caso de la conduccion automatica no es así, no hay un nodo centraĺ de operaciones.

    Por otra parte no es lo mismo que los mecanismos de control esten automatizados mediante sensores y procedimientos mecanicos, que el que la toma de decisiones sobre dichos mecanismos,la gobernabilidad del aparato en cuestion, esté automatizada.

    Y no, no es una cuestion de actitud, es cuestion de seguridad. A la gente le encanta tener procedimientos automatizados que le hagan la vida mas facil, lo que no quiere es perder el control de su propia vida.

    Dicho eso estoy deseando ver como resuelven problemas los coches automatizados, sin generar otros peores (inteligencia), y mejorando con ello la calidad de la conduccion manual; Por suerte California está lo suficientemente lejos para que cuenten con mi simpatía.

    El coche de Google y los coches del proyecto SARTRE ni beben ni se drogan ni se distraen, no se cabrean ni se ponen eufóricos, no circulan con exceso de velocidad aunque lleguen tarde al trabajo ni se pirran especialmente por el riesgo.

    ¿Los microcontroladores elctronicos son infalibles?

    • Josep Camós

      Hace muchos coches ya que las decisiones que toma el conductor pasan el filtro de la electrónica antes de materializarse en una acción mecánica y las técnicas de comunicación entre vehículo e infraestructura, y entre vehículo y vehículo, ya hace años que están en desarrollo. No veo el absurdo por ninguna parte.

      • Elisa

        Yo tampoco lo veo, pero siempre que esté un conductor-o haya algún tipo de control remoto. Un coche yendo sólo, sólo, como lo dicen en Google… Claro, ellos hablan de medio millón de Km, pero… por qué carreteras? Por que no es lo mismo una carretera del Midwest americano con carriles enormes y poco tráfico y casi total ausencia de vehículos de dos ruedas que el Nus de la Trinitat en hora punta. Yo estoy segura de que muchos automatismos realmente pueden aportar seguridad, siempre y cuándo haya un control: un conductor, un controlador, etc.

        • Josep Camós

          Es que no hay nada que vaya “solo”, Elisa. Es puro ilusionismo. Un ordenador no hace nada si no lo programas, ¿verdad? Pues lo mismo. Lo que pasa es que en materia de sensores, procesadores y actuadores la ciencia avanza que es una barbaridad.

          Insisto: hoy en día pensar que el conductor tiene un control directo de lo que hace el coche es no estar muy enterado de cómo funciona un coche. Y si en 40 años hemos visto esta evolución, y si ahora las cosas avanzan a un ritmo mucho mayor, ¿quién nos dice que en otros 40 años no veremos un escenario muy diferente al actual?

          • Elisa

            No, el conductor-y no digamos el piloto de avión- no tiene control en lo que hace el coche, esto es verdad. Pero sí tiene control de decidir si cambiar de carril o no. En cualquier tipo de transporte existe este control, y en el modelo que se presenta, ¿dónde está este control? A mí me gustaría mucho tener un ‘detector de ángulo muerto’ que me impidiera comerme a alguien a quien no haya visto, pero no me gustaría que fuera el coche el que se cambia de carril solito sin que yo le dé la autorización. Iría todo el rato sufriendo.
            Saludos!

          • Josep Camós

            ok, me gusta el ejemplo. Vayamos a la raíz del problema. Tú, en realidad, ¿para qué te cambias de carril?

            a) Para prepararte para girar o para prepararte para aparcar, etc. Bueno, eso entraría dentro de lo razonable. No es más que una parte de la conducción, no es una decisión totalmente voluntaria sino que viene impuesta por la ruta que vas a seguir, por decirlo de alguna forma. Al fin y al cabo, si el BLIS te dice que no te cambies de carril o te comes una moto, mucha diferencia no hay, ¿verdad?

            Vamos ahora a por lo más interesante…

            b) Te cambias de carril para adelantar. ¿Y si el sistema te dice que es absurdo adelantar porque no vas a conseguir llegar antes, ya que hay una retención ( lo que sea) más allá?

            Hablamos de sistemas fuertemente integrados. De la misma forma que un avión no vuela libremente sino por unas determinadas cajas que se le imponen desde tierra (por seguir con el símil, que ya sé que no es 100 % aplicable, entiéndaseme).

            c) Me cambio de carril porque soy un cani que no comprende la disciplina de carril y pasa de todo y porque me da la gana y porque yo con mi coche… Vale, pues estás fuera del sistema. 😛

          • Elisa

            Muy bueno!! Y ójala el coche no de deje hacer según qué. Este aspecto es totalmente positivo y lo integraría en mi conducción muy gustosamente. Lo que no integraría a gusto es lo contrario: que el coche se mueva ‘solo’ para tomar la salida, sin haber esperado a que yo mirara todos los espejos y comprobado el ángulo muerto directamente con la vista. Es que… cómo tiene que ser de fino un automatismo para detectar una moto o una bici en todas las posibles situaciones de peligro.

          • Josep Camós

            En realidad, es una cuestión de pasta. Si le metes sensores y cámaras a tutiplén y enfocando (o barriendo) hacia los puntos clave, el sistema puede detectar usuarios de la vía con mayor fiabilidad que el conductor que va mirando los espejos “de vez en cuando”.

            Contrariamente a lo que pueda parecer, no soy necesariamente un defensor de esto. Simplemente lo expongo para que lo tengamos en cuenta, porque hay empresas que están empujando en esa dirección y porque la previsible disminución de la siniestralidad vial lo hace un tema interesante para los gestores del tráfico.

          • Elisa

            No, si a mí me parece muy interesante también. ¿O es que voy a pensar que mi vista es infalible? Lo que pienso que será importante implementar esto de la mejor manera, no sólo implementarlo como un producto más del mercado.
            Saludos!

      • menos_16

        Sería bonito si fuera cierto. No es cierto que una decisión que tome el conductor sea anulada o reemplazada por otra porque el filtro electrónico así lo decida.

        Intentas exponer que como hay filtros electrónicos sobre los procedimientos mecánicos control del vehículo… el control electrónico sobre el control del vehículo es completo, y no no lo es.

        El control es parcial, únicamente de ayuda a determinados casos , acotados mediante parámetros físicos (por lo tanto predecibles), y es beneficioso para la inmensa mayoría de las situaciones (como el ABS) pero eso no es lo mismo que decir que la toma de decisiones es filtrada electrónicamente.

        No existe el caso donde al pisar el freno no se accione el sistema de freno o que al girar el volante no cambie la dirección, de las ruedas. No existe filtro para esa decisión del conductor, eso demuestra que el filtrado electróncio del que hablas solo afecta al modo en que esas decisiones son llevadas a cabo, pero en ningún caso contradice u omite las intenciones del conductor.

        Lo cual es crucial en todo este asunto, es la diferencia entre controlar tu seguridad o ponerlas en manos de terceros que cumplen homologaciones que no es posible aprender y que cambian continuamente.

        Si, comparar cualquier control electrónico de un vehículo (una centralita de ESP por ejemplo) con los automatismos de gobiernan el control de navegación de una aeronave es completamente absurdo, te voy a explicar por qué:

        En aeronautica existe una torre de control de trafico en donde los datos tomados ( desde los múltiples elementos del trafico aéreo: aeronaves, puertos, satélites y radares ) son reunidos analizados e interpretados en ultima instancia por personas.

        1 Cada dato es obtenido de múltiples fuentes, probabilidad de error es prácticamente nula
        2 Existe un nodo central que reúne TODA la información para todos los individuos viales (no la estima cada uno pro su cuenta, los margenes de error son ridículos, se puede decir que no hay incertidumbre)
        3 En todo momento son personas las responsables de la toma de decisiones

        • Josep Camós

          “No existe el caso donde al pisar el freno no se accione el sistema de freno o que al girar el volante no cambie la dirección, de las ruedas.”

          Eso es el pasado. Los coches actuales ya no funcionan así. Sin ir más lejos, el LKAS de Honda te corrige la dirección (te mueve el volante) hasta en un 80 % para seguir el carril. Lógicamente tú tienes la última palabra como conductor, pero se está demostrando que es plenamente factible llevar el coche en piloto automático. Y si nos ponemos ya con el control de crucero adaptativo… él mismo regula la velocidad en función de la distancia de seguridad que debe guardar. Combina eso con las infraestructuras Car-to-X que evitan el efecto acordeón y a ver qué resulta.

          En cuanto a la comparación con la aeronáutica, vuelvo a decir que estos sistemas que se están planteando se componen de módulos individuales en los vehículos y nodos centrales en las infraestructuras. Si precisamente parece que se inspiran en la metodología que se emplea en la aviación…

          • menos_16

            Conozco el LKAS (un poquitin) y bueno si quieres verlo como un sistema de navegacion autonoma es mucho querer. Por cierto no va en contra de lo que afirmé anteriormente: No anula ni reemplaza las decisiones del conductor.

            Si el conductor acelera y el Lkas frena, el coche acelera, aunque te tires a un barranco.

            minuto 1:40
            http://www.youtube.com/watch?v=Mde5U2RqfD8

            “se está demostrando que es plenamente factible llevar el coche en piloto automático”

            Lo siento pero es un deseo no una conclusión, hoy por hoy no existe tal demostración.

            “vuelvo a decir que estos sistemas que se están planteando se componen de módulos individuales en los vehículos y nodos centrales en las infraestructuras”

            Estoy de acuerdo en que esa implementación si es factible, pero lamentándolo mucho quedan décadas para algo así, ni tu ni yo lo veremos.

        • eff8

          Impecable razonamiento. Un saludo.

  • Elisa

    Hace poco una buena amiga mía tuvo la inmensa suerte de volar sentada dentro de la cabina de los pilotos. Me explicó que el piloto tiene mucho más ‘control’ del que imaginamos. Que durante el vuelo les van dando instrucciones desde las torres de control (especialmente sobre la altura que llevan, para garantizar la distancia mínima entre aviones) y que ellos las llevan a cabo. Es cierto que muchas cosas están automatizadas, pero esto es diferente que decir que el avión va solo.
    No es que no crea en todas estas novedades. Creo que estos mecanismos pueden ser especialmente útiles en ciertos tramos de viajes largos y monótonos. Pero no creo que sustituyan a la figura del conductor . No creo que esto implique que el coche vaya a ir sólo sin necesidad de un conductor mínimamente formado y competente que ‘esté por encima’ de los automatismos del coche.

  • escargot

    Tú tranquilo, que ya se les ocurrirá alguna forma de automatizarlo. Eso sí, ya pueden currárselo. Lo digo especialmente por Google, que tiene en sus mapas variantes que ni están hechas.

    De ese país, además, no puede venir nada bueno en materia de seguridad vial. Tengo entendido que el cinturón allí no es obligatorio y cuando veo algún programa en la tele efectivamente van todos sueltos. Igual de Volvo nos podemos fiar más pero su idea tampoco me gusta.

    ¿Y cuando esto funcione nos prohibirán conducir? ¬¬

    • Josep Camós

      ¿Y cuando esto funcione nos prohibirán conducir? ¬¬

      No. Nos lo pondrán más caro con la excusa de que es más peligroso hacerlo de forma manual. 🙁

      • escargot

        Y de paso nos criminalizarán un poco más.

  • eff8

    Seguramente llego tarde a esta discusión y lo siento, no pude venir antes, pero tampoco me aguanto sin expresar lo que pienso. Y lo adelanto: no me gusta NADA la conducción autónoma. Salvo excepciones, porque yo mismo la abrazaría sin reserva si me fuese imposible “conducir” de otro modo y, por supuesto, me alegraría mucho que en un próximo futuro (que podría ser casi inmediato) quienes sufren la desgracia de ser ciegos o estar muy inválidos, se sirvan de la autonomía que les puede dar un turismo sin necesidad de ser muy ricos. Hasta aquí las ventajas, verdaderamente importantes, no veo más. Aunque, si el coche no se puede salir del carril, ni chocar con ningún objeto, ni atropellar a nadie… ¿Por qué no permitir que circule a una velocidad sólo un poco inferior a la del límite de sus posibilidades técnicas? La mayoría de las veces sería muy superior a la del límite humano, y eso, ya me resulta más atractivo porque se podría viajar en mucho menos tiempo a cualquier parte.

    Dicen, claro, que no habrá accidentes o muy pocos. Pero eso está por ver, además, la estupidez humana es infinita (y no lo digo yo, lo dijo Einstein); también afirman que se reducirá el consumo de energía, pero para disminuir de forma drástica accidentes y consumo nada como subir el precio de la energía a valores que pocos y pocas veces se pueden pagar, es una pena, pero es así. Basta abrir los ojos para verlo, es un hecho; es más, si el precio del litro de gasolina sube 50 céntimos más, muchos tramos de carreteras quedarán cubiertos de hierba en poco tiempo, si llueve. Incluso imaginando que estuviésemos en época de vacas gordas, el coche que se conduce solo, daría lugar a utilizarlo de una forma mucho más insensata de como se utiliza actualmente, por ejemplo: ¿Que quiero ir a “X” y no puedo aparcar? No importa, “no parking, no problem”; el coche me deja a la puerta y él solito buscará donde aparcar y se alejará lo bastante hasta que lo consiga, o seguirá dando vueltas, o regresa a su “base” y luego vuelve a buscarme. Sí, será muy frívolo pero, con la mano en el corazón, ¿verdad que es muy tentador?

    El tráfico aéreo no sirve de referencia para el terrestre salvo que hablemos de trenes, y limitadamente. Para empezar, el automóvil está sometido a muchísimas más variables que el avión, y éste, a su vez, es sumamente sensible a un fenómeno que afecta en mucha menor medida en tierra: el meteorológico, y del que, curiosamente, casi nunca se habla.

    De los dos proyectos mencionados en el artículo el único que tiene proyección de futuro objetiva es el de Google. Simpático, eficaz y poco pretencioso. ¡Bravo por los jóvenes de Silicon Valley! Lo de Volvo, me parece de una estupidez tan supina como sorprendente, y tenemos un sabio y viejo refrán que lo dice mejor: “Para ese viaje no se precisan esas alforjas”. Para ir como en un tren, ¡ya existe el tren! Y qué digo, en el tren se va mucho mejor. Volvo financia en buena parte su proyecto con dinero público (y lleva enterrados un buen puñado de millones de euros de la Comunidad Europea). En buena lógica, el tren de carretera que pretenden, debería haber hecho caer sus acciones en todas las bolsas del mundo hasta la sima de las Marianas, pero… “con pólvora del rey”, ya se sabe. No diré más, pero dejo un enlace de D. Arturo de Andrés que habla muy detalladamente y mucho mejor que el abajo firmante de este asunto (http://blogs.km77.com/arturoandres/4223/conduccion-autonoma/). Bueno, una sola cosa más, porque antes dije lo de la proyección objetiva de la realidad de Google y, puede ser -Dios no lo quiera-, que los burócratas de la vieja Europa se empeñen en dar luz verde al proyecto SARTRE. No es imposible, vistos tantos actos de despótica tiranía con los que somos gobernados.

    Para acabar, diré que, entre amigos, cuando hablamos de este tema y hay algún entusiasta del coche fantástico, siempre le hago esta pregunta: ¿Y si fuese una moto, te subirías en ella? Después de fulminarme con la mirada y un cierto lapsus de tiempo, me dan un “no” por respuesta. Por otra parte, si se produce un accidente (alguno habrá, seguro), ¿quién es el responsable? Y no solo hablo de la responsabilidad civil, también podría ser penal.

    Siempre he procurado que no me deslumbre el brillo del oro, en ningún sentido; ni el científico, ni el tecnológico… Después de todo, a pesar de tanto avance (que celebro y disfruto, sí), seguimos sin respuesta para las grandes y eternas preguntas: ¿El universo es finito?, ¿hay más?, ¿qué ocurre al morir?, ¿cuándo nacemos y morimos, realmente?, ¿existe Dios?, etcétera, etcétera.
    Gracias, buena noche y un saludo.

    • escargot

      Estoy leyendo el enlace que nos has dejado… hablan de distancia de seguridad adaptativa pero luego dicen que en la caravana van al rebufo… pues con eso ya me lo han dicho todo. Si antes no me gustaba la idea ahora me gusta menos porque encima se contradice a sí misma.

      Y eso de que están haciéndolo con fondos de la UE ya me parece el colmo. Total, que nos estamos llevando palos por todos lados y encima tenemos que financiar este proyecto sobre el que nadie nos ha pedido opinión, y es que para hacer el canelo somos todos muy europeos.

      A título personal, ya que me están llenando el bolsillo de agujeros, pediría por favor que no lo remataran atancando a lo que más me gusta hacer.

      • eff8

        Muy buenos esos dos últimos renglones, escargot. Ciertamente esta idea de Volvo es increíble, la conozco desde que se presentó el proyecto y es el día de hoy que no deja de asombrarme.

        • escargot

          Es que ya quieren quitarnos hasta las ganas de conducir… ¬¬

          Era “atacando”, no “atancando”, pero no lo puedo editar.

          • eff8

            ¡No pasarán! Ya verás.

  • Elisa

    Me ha gustado mucho el link y me ha dejado de piedra leer la frase que citan:

    ‘La conducción autónoma ofrecería la posibilidad de enviar mensajes de texto de forma segura en el vehículo, actualizar el estado de Facebook o leer un libro mientras se conduce.”

    Tengo la sensación de que cada vez más hacemos más jóvenes ni-ni-ni…ni: ni estamos por ellos de pequeños, ni estudian, ni trabajan ni conducen. Lo único que queremos es que se conecten, no molesten y consuman.

    La verdad, ha sido una gran decepción para mí leer esta frase. Tenía a Volvo por una compañía muy seria, que ha hecho grandes aportes a la seguridad vial. No creo que necesite estas horribles campañas de márketing.

    Saludos!

    • escargot

      Nos toman por idiotas.

      • eff8

        ¡Exacto!
        Olvidé decir que en tu anterior comentario tienes mucha razón. Deberían hacer como en Suiza, someter a referendum muchas de las decisiones que toman por nosotros los políticos; dice un amigo mío (y creo que tiene mucha razón) que se podían utilizar los cajeros automáticos para votar con toda seguridad, de forma rápida, eficaz y muy económica.
        Un saludo.

        • escargot

          Un compañero me dijo una vez que se tendría que poder cambiar el voto cada dos semanas, así si algún político lo estaba haciendo mal… a la calle antes de que la pudiera liar de verdad.

          ¡A ver si van a ser el mismo! ^-^

          • eff8

            Pues no es mala idea, desde luego.
            No sé, el amigo al que me refiero vive en Eibar, primer lugar en proclamar la República.

          • escargot

            El que digo vive en Zaragoza. Mejor así… cuanta más gente lo piense, mejor.

          • Elisa

            Listas abiertas ya!!

    • eff8

      Sí, creo que por ahí van los tiros y que se está haciendo un daño tremendo a los jóvenes y a los niños. Por otra parte, conducir es un acto de libertad y entrenarse en ellos lleva a utilizarla en otros ámbitos y las clases dirigentes se están esforzando mucho en robarnos la auténtica al tiempo que la sustituyen por un decorado de estudio de cine.
      Con el proyecto SARTRE el fabricante sueco me ha decepcionado muchísimo, pero siguen haciendo buenos coches, es más, en lo que llevamos de siglo han ido “in crescendo” en todos los sentidos de forma excelente, hasta hacen coches bonitos.
      ¡Saludos!

      • escargot

        Directamente, la idea es no querer ver. Como hay conductores irresponsables que juegan con el móvil mientras conducen en vez de hacerles entender que es una práctica muy peligrosa se lo vamos a poner en bandeja. Por mí pueden hacer los coches más bonitos de la Historia, que con su idea de seguridad me basta y me sobra.

        • eff8

          ¡Precisamente! Y no hay peor ciego que el que no quiere ver.