Badenes, un año después

baden.jpg

El tema de los badenes-resaltos ya ha sido tocado en Circula Seguro. El pasado año, por estas fechas, el Ministerio de Fomento aprobaba un cambio de legislación, por el cual se regulaba la forma y dimensión que debían tener los pasos de peatones sobreelevados y los “lomos de asno”, como coloquialmente se conoce a aquellos badenes hechos con caucho o materiales plásticos.

Un año después, las pruebas de que poco o nada se ha hecho para eliminar o cambiar todos aquellos badenes que están fuera de la ley son más que evidentes. Algunos la sufren día tras día. Ahora sólo queda un año, octubre de 2010 es la fecha tope, para que todas las autoridades propietarias y responsables de estas pequeñas “montañas” procedan a su adaptación.

Ahora vamos a poner números a lo anterior. Un informe del fiscal de Seguridad Vial de Sevilla, encargado a la Guardia Civil sobre el estado de los badenes en el centenar de carreteras y travesías titularidad de la Junta y la Diputación de Sevilla indica que ni una sola carretera cumple la nueva legislación. O son demasiado altos (máximo 10 centímetros), o son demasiado anchos (4 metros de longitud máxima) o su color no es el adecuado (ni amarillos ni rojos).

Además los resaltos deben contar tanto con señalización vertical como con señalización horizontal (bandas blancas transversales). Otro punto interesante es las vías en las que están ubicados. Los badenes se podrán ubicar en zonas cuya velocidad máxima esté entre 30 y 50 km/h. ¿Quien no ha visto algún resalto en una zona de 80 km/h?.

Por último, la razón por la que no pueden ser ni amarillos ni rojos es que los badenes deberán contar con iluminación nocturna de modo que se podrá facilitar su reconocimiento. ¿Quien no se ha “comido” uno por la noche?. En resumen, que o nos espera un año de grandes obras a lo largo de nuestro país, o a partir del año que viene, los badenes visitarán los tribunales por su falta de seguridad. A no, ¿que los construían así para todo lo contrario?.

Vía | ABC