Así es el accidente tipo que puede acabar en muerte

carretera rapidez

Te llamas Alberto, aunque podrías haberte llamado Pedro, Jordi, Santi o Iñaki. Eres un varón de mediana edad, en torno a los 40 y pico años. Conduces un coche del 2004, de poco más de 13 años de edad. Y estás circulando por una carretera secundaria, un trayecto no muy largo, y ya cerca de terminar tu trayecto. Tienes prisa por llegar.

Que seas hombre te hace conducir con más confianza y determinación. Además, tienes la edad perfecta para sentirte aún ágil y rápido de reflejos, pero también para creerte con experiencia y conocimientos suficientes para afrontar cualquier eventualidad al volante. La carretera tiene poco secretos para ti.

Todo ello te hace ser también un poco más laxo con las normas de circulación, cosas sin importancia. Alguna cañita con los amigos, que no pasa nada. Sin cinturón en los trayectos cortos, porque vas ahí a lado. Y siempre yendo ligero, que entre 100 y 120 no hay diferencia.

Tampoco pasa nada por mirar el móvil. El GPS ya usas estando en marcha, no pasa nada; y contestas las llamadas por el manos libres, que para eso está. Pero en esta ocasión es el móvil. Te llega un mensaje por whatsapp, oyes el pajarito, o la campanita, y alargas el brazo para cogerlo. Desbloqueas el terminal y comienzas a leer. No pasa nada, es sólo un momento.

Pero no eres consciente de que durante “ese momento” recorres decenas de metros a ciegas, sin percibir la mitad de las cosas que ocurren a tu alrededor. Lo suficiente para que llegue una pequeña curva y te la comas, sin más. Te sales de la vía secundaria, con tu coche de 13 años, a una velocidad ligeramente superior a la permitida. No hace falta que colisiones con nada para que mueras, simplemente pierdes el control y terminas volcando. Eres la víctima mortal tipo en España. Y ahí termina tu viaje para siempre.

Salida de la vía en carretera convencional, el accidente más frecuente en España

coche volcado

Este relato no es más que una dramatización del tipo de accidente y víctima mortal más frecuente según las cifras de siniestralidad del 2016 que la DGT ofreció el pasado mes de enero.

Durante el año pasado fallecieron en España 1.160 personas en 1.038 accidentes mortales en vías interurbanas. Tuvieron lugar en carreteras convencionales en un 75% de los casos, en los que la media de edad del turismo (el tipo de vehículo más implicado) es de 13,6 años.

Con respecto a los fallecidos, se encontraban en los rangos de edad de entre 35 – 44 años y entre 45 – 54 años en un 38% (19% y 19% respectivamente) de los casos. También hay que destacar que el 79% de los fallecidos eran varones.

No en vano, según el estudio ‘Mujeres conductoras en España. Implicación en accidentes de tráfico y comparación con los conductores varones’, los hombres cometen cinco, e incluso seis, veces más infracciones de tráfico por consumo de alcohol y drogas que las mujeres, así como el doble de accidentes mortales.

Estos accidentes mortales se debió principalmente a salidas de la vía (en un 41% de los casos en carreteras convencionales y en un 47% en vías de gran capacidad) pero también a colisiones (en un 25% y 20% respectivamente).

Las distracciones, el principal motivo de los accidentes mortales en España

movil volante conduciendo

En cuanto al motivo del siniestro, casi el 30% de los accidentes graves o mortales estuvieron causados por distracciones. La irrupción de las nuevas tecnologías  como los móviles o los navegadores han provocado un aumento considerable de estos accidentes por distracciones al manipular estos dispositivos electrónicos.

Destaca el teléfono móvil como primera causa de distracción, convirtiéndose en los últimos años en el factor más frecuente de despistes al volante. Aunque lo clásico es atender una llamada telefónica, incluso utilizando el manos libres supone una falta de concentración importante.

Pero la palma se la llevan los mensajes de textos (antes los SMS, ahora los de las aplicaciones de mensajería instantánea), que hacen que el conductor pueda llegar a recorrer decenas de metros a ciegas y que no perciba el 40% de las señales de tráfico y de las circunstancias que están ocurriendo a su alrededor (adelantamientos de otros vehículos, giros, maniobras…).

Es un problema que va en aumento ya que cada vez son más los conductores que manipulan el teléfono móvil en plena carretera. Por ello el propio ministro de Interior Juan Ignacio Zoido, anunció que se incluirían –dentro del paquete de medidas urgentes– cámaras de control del uso de móviles al volante.

Esta y otras medidas tienen el objetivo de tratar de disuadir y concienciar a la gente de los peligros no sólo del teléfono móvil al volante, sino de las distracciones en general. Porque aunque puedan darse muchas circunstancias desfavorables en la conducción (estado de la carretera, climatología, otros vehículos), la clave para reducir la siniestralidad en nuestras carreteras sigue estando en nosotros mismos. Porque el diablo se encuentra en los pequeños detalles.


Imágenes | iStock/Tortoon | iStock/Vitaani | iStock/BrianAJackson |

En Circula Seguro | El envejecimiento de los coches españoles, motivo del repunte de fallecidos en 2016 | Balance de 2016 en carretera: fallecidos, causas y tendencias | Aumentan los accidentes leves en España. ¿Qué está pasando? |