Aparcar gratis y otras ventajas del coche eléctrico en la ciudad

26349074124_05f93558f0_h

Bien es verdad que, aunque los vehículos de movilidad eléctrica no han conseguido implantarse definitivamente en nuestra sociedad, debido principalmente al escepticismo y desconocimiento de sus posibles propietarios , parece que el futuro será de ellos. Debido a su gran desarrollo y al fomento desde las instituciones públicas y de los propios fabricantes, el consumo cada vez es mayor y las desventajas asociadas a su falta de competitividad, autonomía y precio no resultan un inconveniente para muchos que ya quieren pasarse a lo eco.

Disponer de aparcamiento gratuito en las grandes urbes, la exención de diferentes tipos de impuestos y el respeto al medio ambiente son algunas de las razones por las que te puedes plantear la compra de un coche eléctrico en los próximos años. Aquí te mostramos otras muchas ventajas de circular con uno de ellos por tu ciudad.

El coste está dejando de ser un inconveniente

Algunos estudios y análisis sobre el consumo medio del modelo de Nissan Leaf han revelado que el coste por kilómetro en un vehículo eléctrico es muy inferior al de los vehículos de combustión. En concreto, para los primeros ronda el un euro por cada 100 kilómetros, mientras que para un diesel de consumo medio 5.5 litros a los cien kilómetros, al precio actual del gasóleo, rondaría cerca de los siete euros. Además, un motor eléctrico de la misma potencia que uno de combustión interna es más fiable, más compacto y consume ‘mejor‘, pues necesita menos energía para realizar el mismo esfuerzo. En conclusión, el coste de utilización supone una diferencia aplastante.

Por otro lado, los gastos de mantenimiento suponen también un gran ahorro respecto a los vehículos de combustión interna, consecuencia del menor desgaste que sufren y de las pocas averías que se les presuponen. Esto lo verás reflejado cuando te toque pasar la ITV, pues el precio es similar al de un gasolina, pero resulta más económico si se tiene en cuenta lo que te ahorrarás en la prueba de gases, la sustitución de aceites, líquidos, filtros, revisión de correas y embragues u otros elementos a examinar de los que carece el coche eléctrico, como el sistema de refrigeración.

El precio también ha dejado de ser un obstáculo para muchos, ya que cada vez encontramos automóviles más accesibles como el Renault ZOE (16.000€), el Citröen C-Zero y el Peugeot i-ON (17.690€), a los que hay que aplicarles además las tarifas de descuento y ayudas a la compra del Plan PIVE y el acumulado del Plan MOVEA.

Ayudas y promoción de las administraciones públicas a la compra

27762822541_aa4618a182_h

Cada vez es más fácil encontrar motivos para plantearse la adquisición de un coche eléctrico y muchos de ellos los proporcionan las iniciativas de organismos estatales con sus planes incentivos, subvenciones a la compra y exención en algunos impuestos.

Para hacerlos más populares a los ojos de los ciudadanos, los conductores de vehículos eléctricos, de pila de combustible, de emisiones directas nulas, los híbridos enchufables y los eléctricos de rango extendido, están exentos totalmente del impuesto de matriculación, reciben una deducción del 30% sobre el IRPF y una bonificación del 75% sobre el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica.

Igualmente, se les proporciona ventajas para la circulación, como es el privilegio de conducir por el carril VAO con un sólo ocupante o el acceso previa autorización a las Áreas de Prioridad Residencial (APR), incluso la dispensa de las limitaciones para aparcar en la zona del S.E.R. (disponiendo de la Autorización Cero Emisiones), sin necesidad de obtener el ticket de aparcamiento.

El respeto al medio ambiente (y a los vecinos)

27737509052_3873769493_h

Aparte de un sinfín de ventajas relacionadas con la contaminación atmosférica, la emisión de gases contaminantes como el CO2 y el ahorro de una materia prima limitada como es el petróleo, descubrimos que el motor eléctrico es mucho menos ruidoso, con menos vibraciones y no irradia calor, lo que tiene consecuencias muy positivas en la contaminación acústica de nuestras ciudades.

Su motor convierte la electricidad en energía, sin necesidad del uso de combustibles fósiles. Según estimaciones del IDAE, con la introducción de mil vehículos eléctricos en una ciudad, se dejan de emitir 30.000 kg de gases contaminantes y más de dos toneladas de CO2. Además, modelos como el Tesla Model S gastan tan sólo cerca de 700 dólares de electricidad al año.

Aunque aún queda camino por recorrer, el futuro de la circulación en ciudad tiene dueño, pues el vehículo eléctrico es cada vez más popular, autónomo y asequible para las nuevas generaciones.

Imágenes | Flickr Tesla, Charging, Taxi

En Circula Seguro | Coche eléctrico, híbrido o híbrido enchufable. ¿Cuál escoger?

En Circula Seguro | Diferencias básicas a la hora de conducir un coche eléctrico frente a uno de combustión