Ante un siniestro vial, presta auxilio, ayuda, pero no te vayas

Sé lo que hicisteis este último verano

Una noche de verano, cuando volvían de una fiesta en coche, dos parejas de jóvenes en estado de embriaguez atropellan a una persona que transitaba por una carretera desierta. Confundidos y asustados, deciden arrojar el cadáver al mar. Quieren evitar el castigo de la justicia eliminando todas las pistas pero la conciencia les ahoga, tanto, que sufren pesadillas que no terminan

Es el argumento de una película de cine que no es nueva pero la rescato del archivo de mis favoritas para reflexionar sobre la conducta de los jóvenes. Si les parece, les invito a ver primero la película sé lo que hicisteis el último verano, basada en la novela de mismo nombre por Lois Duncan y luego me comentan.

En cualquier caso, sirve el argumento para demostrar que las conductas, vamos a llamarle, erróneas pasan factura a quién las comete. Evadir una responsabilidad no es corregir un error sino más bien cometer un error aún más grave. Por eso, esconderse es de cobardes y admitir un error es de valientes. No te compliques la vida y asume tu responsabilidad.

Un cargo de conciencia para toda tu vida

Si vemos el comienzo o la presentación de la película, el argumento coincide con una conducta tipificada en nuestro vigente código penal. Precisamente coincide también por desgracia con la realidad. Muestra de ello es la noticia que leí hace unos días.

Artículo 195 del Código Penal

1. El que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses.

2. En las mismas penas incurrirá el que, impedido de prestar socorro, no demande con urgencia auxilio ajeno.

3. Si la víctima lo fuere por accidente ocasionado fortuitamente por el que omitió el auxilio, la pena será de prisión de seis meses a 18 meses, y si el accidente se debiere a imprudencia, la de prisión de seis meses a cuatro años.

Proteger, avisar y socorrer

El hecho de no socorrer a un persona que necesita ayuda me parece una falta de humanidad. Puedo pensar que ante un accidente de tráfico por el efecto de ‘shock’ podemos bloquearnos y permanecer por un momento inmóviles, pero de ahí a marcharse del lugar sin más no se concibe de ninguna de las maneras. Tan simple como ponerse en el lugar de la víctima para entender realmente la importancia que tiene en estos casos la ayuda al prójimo.

Otra cuestión, no menos importante es la figura del testigo ocular de los hechos. Y nos puede pasar a cualquiera, vamos circulando tan tranquilos y de pronto delante de nuestras narices, presenciamos un accidente. Pues bien, no cuesta nada ofrecerse como testigos, simplemente con aportar el número de teléfono a los implicados o a la policía, si tenemos prisa, garantizamos una versión sobre lo sucedido muy valorada por las compañías de seguros por el principio de imparcialidad.

Siempre he pensado que detrás de un accidente con fuga, hay algo más. No es lógico ausentarse del lugar del accidente sin depurar las responsabilidades primero. A no ser, que el conductor que se marcha del lugar, además de ser responsable, no quiera que se descubra que conduce bajo los efectos del alcohol o drogas tóxicas, sin permiso de conducir adecuado o careciendo del mismo, sin seguro obligatorio del vehículo, etcétera.

Ante un siniestro vial, presta auxilio, ayuda, pero no te vayas: ¡Da la cara!

Vía | Europa Press
Foto | IMDb
Vídeo | SolarCoasterX
En Circula Seguro | El instante que lo cambia todo, En caso de emergencia (1): el PAS y el 112

  • pepserra

    Efectivamente Capreolus, eso reza el Art.195 del CP.

    Ya lo comenté en su día en el link-post que propones al final.

    Es que en esencia lo que se pretende es no ser un Mc Giver de la carretera … sino tan solo una persona con la que contar en la soledad de la victima.

    Como médico, aunque si no actuara yo debidamente incurriria en 2 delitos: omision de socorro como ciudadano y como galeno, me pongo en el papel del profano en SOS.
    Huelga decir que ante la conciencia o la justicia es peor la omision o inaccion que la actitud correcta o no en esos momentos.
    A nadie se le puede exigir hacer unas buenas compresiones toracicas pero sí, alertar aun con prisas, advertir a otros conductores del peligro…etc.

    Y recordemos: a veces el peor castigo o juez implacable es la propia conciencia.O mejor dicho :inconsciencia…

    • capreolus

      Así es pepserra, existe la omisión que la puede cometer cualquiera y la denegación de auxilio que la comete el funcionario o profesional en sus funciones. Escasea la solidaridad y también en la carretera se nota. Pocos, ponen sobre el parabrisas una nota con los datos de la persona que le ha causado los daños, por ponerte un ejemplo.
      Ya sabemos que la ignorancia no excluye de su cumplimiento, pero no estaría de más informar sobre un código deontológico, antes de obtener el permiso de conducir, a los nuevos conductores.

      • pepserra

        Ay…Capreolus, hay tanto que hacer en los pre-conductores o conductores en curso…que no cabria en esta respuesta.
        Por supuesto. El error en parte , creo que proviene de no saber diferenciar el quehacer cotidiano con el ambito vial.
        Durante el dia atravesamos varias franjas, quien o quien menos, de distintos ambitos sobre los que la Ley actua: el laboral, el ciudadano…pero parece ser que en el vial, todavia hay mucho que concienciar en el aspecto que has tocado.
        Estoy seguro que muchos de los que no han parado al ser testigos inmediatos de un siniestro, es por miedo a NO saber HACER, cuando insisto: A MI SI QUE ME PUEDEN EXIGIR PORQUE NO REALICÉ BIEN LA SECUENCIA PAS(PROTEGER-ALERTAR-SOCORRER!!).
        Los no galenos tienen digamoslo así, “la oportunidad de equivocarse”, aun con toda la buena intención.
        Con esto no pretendo mas que quitar hierro al tema para desamedrentar al colectivo.
        Aunque eso sí, creo firmemente en que TODO ciudadano deberia tener unos minimos de conocimientos en la resucitacion basica.
        Hay paises donde empiezan de bien chicos…

        Y ahi voy a ser muy critico:

        en vez de crear asignaturas a veces un tanto absurdas en los planes de estudio actuales, nuestros  mas jovenes deberian tener nociones sobre como  comportarse en lo vial, en la salud en general y en el manejo de las emociones sobretodo…

        lo cual va ligado a todo esto.

        En definitiva como arreglarselas para dar el salto a la sociedad real que les espera  sin hacer el ridiculo. menos academicidad y mas pragmatismo…

  • Copperpot

    Yo añadiría una reflexión a tu artículo… si puedes ayudar, hazlo; si ya existe ayuda, continúa, ¡pero jamás pongas marcha de caracol para observar como un morboso lo que ha ocurrido!

    Como conductor, en más de una ocasión me he tenido que enfrentar a una situación de peligro en la carretera ocasionada no por un accidente, sino por los demás conductores que iban más atentos a contemplar lo sucedido que a la conducción.

    • pepserra

      buena reflexion la tuya 

       en efecto iba a ponerla aqui en el aspecto en que tambien se da la circunstancia en que muchos de los presentes que paran empiezan a sobrar y tambien a estorbar…no solo los que circulan.

       una vez pille bastante cabreo(soy un tipo muuuuy tranquilo), cuando de repente atendiendo una victima no paraban de interrogarme morbosamente (que si como se lo habia hecho, que si uno sabia hacer no se que, que si era muy joven, que si yo los vi antes que iban haciendo eses…) y harto les solte 4 tacos
      luego tuve cierto sentimiento de ridiculo …