Acerca de las llamadas a revisión

Coche anonimo

De vez en cuando, un fabricante de automóviles descubre un fallo en uno o varios de sus coches, descatalogados o en venta, y tiene que hacer una *llamada a revisión*. Si un día recibimos una carta de la DGT solicitándonos que llevemos el coche a taller… no perdamos los nervios.

Existen dos tipos de llamadas a revisión: *obligatorias o voluntarias*. Lo normal es que sean voluntarias, y que el fabricante no espere una orden del organismo regulador de turno para tomar cartas en el asunto. Se localizan los coches que podrían estar afectados y se llaman/contacta a sus dueños.

Siempre que se produce una llamada a revisión, la información es pública, cualquiera puede saberlo mirando los canales adecuados, aunque solo lo veremos en el telediario en casos muy graves. Es una rutina de la industria automovilística, *y todas las marcas lo hacen con frecuencia*, por motivos más o menos serios.

Coche anonimo

Los coches implicados en una llamada a revisión podrían reproducir un problema, aunque lo más seguro es que no lleguen a tenerlo a lo largo de su vida útil o con un uso normal. Muchas revisiones tienen que ver con el fin de vida prematuro de algunas piezas en condiciones excepcionales, como circular por mucha carretera con sal en invierno o vivir cerca del mar.

*Un coche que se llama a revisión no tiene porqué estar roto ni tiene por qué estarlo en el futuro*. Existe una posibilidad razonable de que ocurra, y para evitar problemas, el fabricante soluciona el origen del probable fallo. O eso, o le obliga un organismo regulador. Llamada a revisión no implica coche malo.

¿Qué es mejor, detectar un problema y subsanarlo o detectar un problema y hacerse el sueco? Hay quien ve las revisiones como calidad, el estar pendiente del cliente, hay quien lo ve como un parche por un mal proceso de fabricación o ahorro en procesos de calidad del coche.

Coche anonimo

Hay motivos de llamada a revisión que pueden haber tenido heridos graves o muertos, esas son las más serias. Por ejemplo, un coche que puede bloquear la dirección, o que los frenos dejen de funcionar, o un airbag que no se despliega… pero no tiene por qué pasarte a ti. *Es más probable tener un accidente de tráfico*.

Es importante que los datos que tenga la DGT referidos a nuestro coche sean correctos, por si surgiese la necesidad de contactar con nosotros por una llamada a revisión. Bastará con pedir una cita, acercar el coche y esperar de pocas horas a un par de días, *y todo sin coste para el cliente*.

Es normal… aunque hay veces que salen a la luz pública llamadas a revisión por su alto impacto mediático. Yo mismo me preocupo de informar no de todas, pero sí de las que me parecen más relevantes, como la probabilidad de incendio de ciertos coches de millonarios o las llamadas a revisión masivas de marcas japonesas.

Coche anonimo

Todas las semanas se pueden conocer llamadas a revisión, desde los motivos más peregrinos hasta los más peligrosos. Forma parte de la normalidad de la industria. Lo más probable es que, tras pasar la correspondiente campaña, tengamos un coche más fiable, y si da problemas, los dará por otro motivo ya.

*Si recibimos una de estas cartas, que no cunda el pánico*. A menos que se nos indique expresamente que no cojamos el coche y que lo llevan al concesionario gratis en grúa, no hay de qué preocuparse, o no hay que preocuparse más que antes de leer la carta.

Todos queremos coches que no fallen, bastante caro nos parece el mantenimiento como tener que pagar más por los “extras” ocultos. No se puede mantener una fiabilidad del 100% nunca, siempre existirán problemas, pero es mejor sin duda una campaña de estas a tener que sufragárnosla nosotros y luego tener un mal trago con Consumo y la marca en cuestión…

NOTA: Para mantener la neutralidad del artículo, he censurado descaradamente las fotos de los coches, que he cogido totalmente al azar. Sé que más de un avispado sabrá reconocerlos, pero insisto, se han cogido al azar.