Alcohol, exceso velocidad y uso del cinturón son la causa del 83% de los accidentes mortales en EEUU

Accidentes mortales en EEUU

37.461, ese es el balance de fallecidos en 2016 en las carreteras de Estados Unidos. Puede que esta cifra de accidentes mortales nos resulte increíble si lo comparamos con la estadística en España, donde en el mismo período fallecieron 1.160 personas en las carreteras.

Más allá de la comparación proporcional, encontramos tres causas, desgraciadamente ya conocidas, que se mantienen comunes en los países occidentales: el consumo de alcohol, los excesos de velocidad y la no utilización de los sistemas de retención del vehículo. Para el caso de Estados Unidos, según la reciente estadística publicada por la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), estos son motivo del 83% de los fallecidos al volante en el país.

Estados Unidos muestra una cifra de accidentes mortales superior en proporción a su población que España, pese a los 323 millones de habitantes que en la actualidad viven allí.  Lo más significativo es la coincidencia de las causas que provocaron esos accidentes mortales. Además, las tres causas entre sí muestran una cifra muy similar, es decir, rondan de forma individual una  proporción de entre el 27 y 28%. Como punto más grave, estas causas se incrementaron en número con respecto a 2015.

El consumo de alcohol, responsable del 28% de los accidentes mortales

El consumo de alcohol en Estados Unidos es un problema social que ha ido agravándose en las últimas décadas. Esta situación se traduce en las carreteras en un aumento en la cifra de fallecidos. Hasta 10.497 personas perdieron la vida allí por el consumo de esta droga.

Como hemos contado en varias ocasiones, atajar esta causa no solo implica insistir con una serie de medidas concretas en torno a la concienciación o a la prevención. Implica además entender el origen social de la situación, teniendo en cuenta que la problemática es más grave entre los grupos más jóvenes. Esto coincide también en Estados Unidos.

En comparación con nuestro país, hay que decir que los jóvenes españoles han conseguido invertir en parte esta tendencia estadística. No obstante, el alcohol no deja de ser un problema grave en este y todos los grupos de conductores. Para el caso de España, la cuestión se extiende además al consumo, en general, de drogas.

Según datos de 2016, alrededor del 40% de los conductores fallecidos en la carretera presentaban sustancias psicoactivas (alcohol o drogas) en su organismo en el momento de su muerte. Los controles llevados a cabo a lo largo del año pasado confirman esa proporción.

No utilizar los sistemas de retención

Estadística de accidentes mortales en EEUU en 2016

Conducir sin la correcta utilización de los sistemas de retención, como el cinturón de seguridad, es otra de las principales causas de muerte en los accidentes vividos en Estados Unidos. La NHTSA contabilizó en 2016 10.428 fallecidos por esta circunstancia en particular. Supone una cifra muy parecida a la de fallecidos por consumo de alcohol.

La media de utilización del cinturón de seguridad ha ido en aumento en los últimos años en Estados Unidos. Ha pasado desde 2014 de un 86% a un 90%. Aún así, las autoridades locales tienen todavía trabajo por delante, pues un 10% de los conductores en Estados Unidos supone un número muy preocupante.

En el caso de la estadística de Estados Unidos, la NHTSA determina una causa principal en torno a los conductores. Sin embargo, en lo que se refiere a nuestro país, los motivos pueden ser varios o estar cruzados. Para el caso que nos ocupa, en 2016 el 22% de los conductores y pasajeros fallecidos en turismos y furgonetas en 2016 no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Excesos inútiles de velocidad

Dentro del repaso de motivos de los accidentes mortales en Estados Unidos, los excesos de velocidad son igualmente responsables de 10.111 fallecimientos. La velocidad inadecuada es otro de los factores concurrentes actuales que atajar en la conducción.

En España se producen hasta 300 muertes al año por conducir a velocidades superiores a las permitidas. La proporción con lo que ocurre en Estados Unidos es muy similar. Es un factor determinante porque, además, cumpliendo los límites de velocidad de las diferentes vías podrían evitarse un gran número de muertes.

Para tratar de prevenir estas causas, muchos en Estados Unidos abogan por la vía de implicar a los fabricantes de automóviles. De este modo, apuestan por propuestas complicadas, como que se limite de fábrica la velocidad o que se impida iniciar la marcha al vehículo si los sistemas de retención no se están utilizando. Son medidas impopulares que no cuentan, ni mucho menos, con el respaldo de todos los colectivos implicados en Estados Unidos.

En cualquier caso, reducir esos casi 37.500 fallecidos se antoja una prioridad. Como decimos, en Estados Unidos ven las soluciones tecnológicas que se contemplan a corto plazo con mucho más optimismo en comparación con las que intentan solventar el factor humano en los accidentes. En el fondo, no queda demasiado para que la tecnología sea determinante para salvar vidas.

En Circula Seguro | Europa vs EE.UU.: Diferencias entre los crash tests y sus consecuencias en el diseño de los coches

Imágenes | iStock/LiHotShots y NHTSA