Absuelto un conductor que había consumido cocaína

Cocaína

No es delito conducir tras haber consumido cocaína. Eso es lo que se recuerda en una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Badajoz, que ha revocado la condena impuesta a un conductor que dio positivo en consumo de cocaína porque “la ingesta ni influyó en la conducción ni puso en ningún momento en peligro la seguridad del tráfico”, y “no basta comprobar el consumo de cocaína, es menester que, además, esté igualmente acreditado que el acusado conducía bajo la influencia de tal consumo”. Queda anulada la pena que lo obligaba a pagar 1.200 euros de multa, a trabajar 50 días en beneficio de la comunidad y a no conducir en el plazo de dos años, y el conductor sólo deberá abonar una sanción de 500 euros por conducir tras haber consumido drogas.

Como es lógico (supongo), la sentencia es correctísima desde el punto de vista legal. Lo que está penado es conducir bajo los efectos de una droga y, si estos no se manifiestan, desde el punto de vista legal no hay nada que discutir. Pero, ¿y desde el punto de vista de la seguridad vial? ¿Hay algo que podamos comentar sobre este consumo de drogas ligado a la conducción?

Del mundo judicial, por lo que vemos en los medios, siempre me ha llamado la atención que se pase por alto un aspecto que en el mundo de la circulación de vehículos constituye un principio esencial: la capacidad de previsión. Esa facultad del ser humano que forma parte de la conducción segura y que garantiza que todos lleguemos a buen puerto en cada uno de nuestros desplazamientos, en el mundo de las sentencias parece ser que no funciona así, que sólo hay reprimenda cuando ya se ha producido el daño, cuando ha habido víctimas y cuando todo cuanto se haga llega demasiado tarde.

En el caso que nos ocupa, un médico forense declaró que el consumo de droga se había realizado una o dos horas antes del hecho, cuatro como mucho. En cambio, según el informe de la Guardia Civil el acusado no presentaba las pupilas dilatadas ni otros síntomas externos de haber consumido nada, lo que en conjunto, y tras deshacerse la contradicción en el tribunal, se resume en que el conductor había consumido cocaína pero, en el momento del control policial, los efectos de la droga sobre su organismo eran prácticamente nulos. Pues menos mal.

Cocaína

¿Me estoy contradiciendo? En absoluto, y aquí viene lo perverso de todo este asunto. El problema no es si en el momento del control el conductor tenía o no mermadas las capacidades para conducir con seguridad. El problema de fondo es que a ese conductor le practicaron un control de drogas en un momento dado, en un día concreto y a una hora concreta, y al final resultó que no había peligro. Pero, ¿qué habría sucedido si el control se hubiera llevado a cabo, por ejemplo, unas horas antes?

La ingesta ni influyó en la conducción ni puso en ningún momento en peligro la seguridad del tráfico.

Esta frase, extraída de la sentencia, en oídos de según qué personas, puede ser percibida como una invitación a consumir drogas antes de conducir, que mientras no se ponga en peligro la seguridad del tráfico no hay nada que reprochar. ¡Como si la persona que se halla bajo los efectos de las drogas fuera capaz de decidir por sí misma no ponerse a los mandos de un vehículo! Precisamente, uno de los primeros y principales efectos que da la cocaína es la pérdida de la noción del riesgo. Por eso, que el día de autos el conductor no pusiera en ningún momento en peligro la seguridad del tráfico es meramente circunstancial. Es una cuestión de tiempo, para ser más precisos.

Invitación al consumo de drogas

Y es que todo en el tráfico es circunstancial. Excepto la educación vial hacia una conducción segura y eficaz, que debería ser permanente.

Porque, ante sentencias como esta, ¿nos extraña que la educación vial de nuestra sociedad vaya hacia atrás, cuesta abajo y sin frenos? Si lo único que hacemos es analizar lo que ha sucedido y pasarnos el dorso de la mano por la frente en señal de alivio, es que no hemos entendido nada.

El conductor que aún llevaba cocaína en el cuerpo había consumido unas horas antes. ¿Estamos seguros de que no manejó un vehículo al poco de haber consumido, cuando los efectos de la cocaína estaban en pleno apogeo y el conductor se sentía imbatible al volante? Y, ya que por fortuna no pasó nada, ¿estamos seguros de que esta persona no volverá a conducir tras haberse metido una o dos rayas? Al fin y al cabo, ¿acaso la cocaína no puede causar adicción en quienes la consumen?

Pues nada de eso importa. Se anula la sentencia que alejaba al acusado de las carreteras durante dos años y lo ponía a trabajar para la comunidad, previsiblemente en una institución de esas en la que uno ve las tristes consecuencias de una desastrosa educación vial. No me meto con los jueces ya que, en definitiva, ellos hacen su trabajo tal y como se les ha enseñado, pero miro más allá y no puedo evitar pensar que este sistema judicial que tenemos, tan corto de miras, choca de forma escandalosa con una materia, la seguridad vial, que se fundamenta en la previsión y en la educación.

Vía | Hoy.es (Gracias, Esteban, por la pista)
Foto | Valerie Everett, P – A – S, Félix E. Guerrero

  • 50665

    Esto… ¿Sabes si estos mismos criterios rigen con los pilotos de aviones comerciales? No es por nada…

  • gdsiu

    “Del mundo judicial, por lo que vemos en los medios, siempre me ha llamado la atención que se pase por alto un aspecto que en el mundo de la circulación de vehículos constituye un principio esencial: la capacidad de previsión. Esa facultad del ser humano que forma parte de la conducción segura y que garantiza que todos lleguemos a buen puerto en cada uno de nuestros desplazamientos, en el mundo de las sentencias parece ser que no funciona así, que sólo hay reprimenda cuando ya se ha producido el daño, cuando ha habido víctimas y cuando todo cuanto se haga llega demasiado tarde.”

    Creo que no te as dado cuenta de la barbaridad que as dicho pretendiendo que los jueces condenen a alguien porque puede que cometa un delito.

    • Josep Camós

      Se puede entender lo que escribí como cuentas tú… o se puede entender de otra manera.

      No pido que se meta a alguien entre rejas por algo que no ha llegado a cometer, no soy tan cenutrio, pero sí que se tomen medidas preventivas para conseguir que esa persona nunca llegue a cometer un delito. Es decir, trabajar los factores de riesgo de esa persona para evitar un más que posible siniestro.

      Si te fijas, no me lamento porque se le haya retirado la multa económica, sino porque se le ha quitado la posibilidad de comprender de primera mano cuáles son las consecuencias de conducir habiendo consumido drogas. Como digo, no estoy yo por la labor de castigar a las personas, sino por la de educarlas.

      • 50588

        Desgraciadamente algunos ,demasiados seres humanos, no aprenden bajo manos blandas y menos en estos tiempos que corren. Lo ideal sería educar en valores y premiar las buenas conductas para asi propiciar la predisposición a hacer bien las cosas,pero si eso falla no queda otra que el castigo en proporción al grado de la acción y no del resultado de esta, si para castigar esperamos un mal resultado, ya estamos haciendo las cosas mal y tarde.

        Un saludo Josep.

    • 50588

      Por lo que se refiere a la conducción bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, se regula en el artículo 379.2 del Código penal, castigando a el que condujere un vehículo a motor o ciclomotor bajo la influencia de las sustancias descritas, con las penas establecidas en el artículo 379.1, siendo estas las de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días y, en cualquier caso, la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

      Es delito y por tanto hay condenas para ello.

      • morgon

        Efectivamente lo que se pena es la conducción BAJO los efectos de esas sustancias, si el efecto que producen ya ha pasado, por mucha cantidad que se haya consumido antes, esa persona no comete delito, puesto que su conducción no se halla condicionada por las sustancias enumeradas en ese artículo del C.P; además, y según el post, los mismos agentes de la Guardia Civil dijeron en su informe que el conductor no presentaba los síntomas propios de alguien que se encuentra bajo los efectos de las drogas, y como sabrás, la palabra de los agentes da fe de que los hechos son realmente así, por lo tanto el informe médico es automáticamente rechazado por el Tribunal.
        Siempre que ocurre algo de esto se habla de lo blandas que son las leyes, y de que no se aplican como debieran, que los jueces son muy blandos, etc; creo que es necesario recordar que los jueces trabajan con lo que les dan sus señorías del Congreso, que son quienes hacen las leyes totalmente ininteligibles incluso para los propios juristas. Bastante hacen ya los jueces con intentar poner orden en este desbarajuste creado por la clase política.
        Y dicho esto, quiero hacer constar que en absoluto estoy a favor de situaciones como estas, que lo único que hacen es llenar las carreteras de indeseables a quienes les gusta alardear de sus hazañas al volante, estropeándonos los viajes a todos los que disfrutamos del placer de sentarnos al volante de un vehículo y disfrutamos con cada kilómetro.

        • 50588

          Mi experiencia no es esa, he visto como en un juicio no se le ha hecho caso a policias testigos de un atropello por un conductor ebrio y con sintomas claro de otras sustancias, contando claramente todo en el atestado policial desde el primer día a los 4 años se celebra el juicio y sus señorias tanto fiscal como juez se toman,se salta a la torera a los testisgos presenciales y a la polica como testigo, se le discute a esta su declaración hasta llegar a la ridicules.Al final la sentencia no acata la ley con rigor no porque no esten hechas, si no porque no les da la gana o por el motivo que sea.Yo por llamarlo de alguna forma lo llamo ” cuando la justicia se manifiesta con la ley del mínimo esfuerzo” que es como pasó en el caso del atropello de mi hija junto a 4 personas mas en la parada de un autobus.
          Cierto que las leyes son muy permisivas para el delincuente, pero sus señorias tampoco las aplican con rigor en la mayoría de las veces y por si estaba ya mal la cosa “ojo al dato” con la nueva ley, esta vez si podemnos decir que sus señorias quedan libres de culpa.

          http://www.diariosur.es/v/20101104/malaga/revision

    • 50588

       

  • corzo

    Has tocado Josep un tema que es tan complejo como complicado, pues no hay un criterio único en todo esto. El problema no es de legislación que la hay, es decir, la maquinaria legislativa se mueve por impulsos sociales, sin embargo falta complicidad e implicación por parte de la administración.
    Los delitos contra la seguridad vial, siendo uno de ellos la conducción superando las tasas permitidas de alcoholemia (0,60 mg/l. aire espirado), está muy claro sin embargo sobre las tasas de drogas no hay nada especificado, tan sólo, la influencia. Es decir, empazamos como al principio con la alcoholemia, primero la influencia y después la aplicación de las tasas. Falta legislar las tasas sobre estupefaciones o drogas tóxicas y para eso faltan los medios, es decir, aprobar el droga-test o la implicación de sanidad para estos casos. Otro tema sería la obligatoriedad de estas pruebas pero puede aplicarse lo mismo que para las alcoholemias preventivas.
    Si hablamos en la responsabilidad en los accidentes de tráfico, no cabe duda, de que conducir después de haber ingerido alcohol o drogas debe de estar penado y para eso Sanidad de oficio debe de implicarse y con un mismo análisis de sangre se determine la cantidad de sustancias en nuestro organismo. ¿Tan difícil, es esto?.

    • pepserra

      Oh Corzo!

      que gran tema has tocado:
      ” Sanidad de oficio debe de implicarse y con un mismo análisis de sangre se determine la cantidad de sustancias en nuestro organismo. ¿Tan difícil, es esto?.”

      Pues resulta que yo que me muevo en esos pantanos, es decir los de la sanidad y la seguridad vial y la legalidad, al final resulta que SI, que es harto dificil que Sanidad pueda actuar de oficio
      Eso, lo que tu dices seria lo logico y deseable, peeeero, ah! con los derechos del individuo-paciente hemos topado.
      Yo estoy a favor de los canales de informacion sanitaria hacia la seguridad vial.
      Dice la Ley en Sanidad que cuando el bien comun esta en peligro, el individual debe someterse al primero. Eso es lo que dice la Ley, pero luego en el dia a dia(igual que les debe pasar a otros colectivos), torea con ello.
      Tengo colegas medicos que hasta no tienen claro que hay que hacer cuando te llega un accidentado por trafico sin la autoridad y éste esta consciente pero atiborrado clinicamente de sustancias y vete tu a saber en que berenjenal se ha metido(involucrado en un accidente como culpable quizas…)
      Lo digo con conocimiento de causa: a ver quien es el medico chulo que se atreve a solicitar”de oficio” un test bateria de toxicos sin su consentimiento…y sin una orden judicial. Lo más un parte al juzgado, pero hoy por hoy…incluso no hay nada escrito sobre cómo debe proceder un medico cuando ha asistido en URG a un individuo involucrado en un accidente y le dice el sujeto tambaleandose que “me voy pa mi casa…” con o sin su vehiculo. Triste pero real.

      Porque los medicos NO estamos para denunciar, aunque ganas no nos faltan…

      Empecemos por ahi y veremos las disparidades que hay.
      Nos creemos que Sanidad puede colaborar mucho en la s vial, (ojala pudiera), pero existen gran cantidad de barreras judiciales, DOY FE….
      se generan leyes pero luego , cómo articularlas… apáñatelas.

  • pepserra

    totalmente de acuerdo JOSEP

    Yo siempre pongo el mismo ejemplo.
    De la misma forma que una tasa de alcoholemia se correlaciona con el riesgo de accidentarse por deficit de habilidades al volante, es verdad que es un limite arbitrario pero sustentado por estudios.
    Por la misma regla de tres un individuo que NO supera la tasa de etilemia legal para no conducir , puede no estar en condiciones…y esa misma persona lo sabe, ergo lo que aqui triunfa es la educacion.
    Alli donde termina la capacidad para imponer la Ley o la incapacidad de detectar las condiciones reales en las que un individuo es incapaz de manejar un vehiculo se impone el sentido de autorresponsabilidad.

    Resumiendo : Eso se consigue justo con la educacion, porque aunque ese individuo sabe perfectamente que No sera sancionado, la educacion vial recibida le dice desde su interior,” que no tio…que los efectos de una sustancia al volante son imprevisibles y  van mas alla de drogotests, leyes, agentes, jueces y jeringas…”

    No podemos tener a clinicos , ademas de tests en las cunetas que detecten el grado de impregnacion toxica de un sujeto por ahora…

    Otra vez estamos en el inicio de todo= EDUCAR

  • 50588

    Sentencias como estas,como están las leyes y como se aplican, no sólo es una invitación al “no pasa ná tio” si no que también convierte el delito en cuestión de suerte o mala suerte. Si tomas drogas y tienes un accidente el castigo va en función del resultado, no de la actitud delictiva, y digo yo ¿no es la acción lo que más debería contar ?.
    Si alguien dispara un tiro a matar pero no lo consigue, no es un asesino sólo porque no acertó?
    Las leyes no hacen honor a la justicia, no le proporciona a esta los recursos necesarios para actuar como tal que no es más que “dar a cada uno lo que se merece” y hay personas que por cometer esta misma imprudencia e incluso más leve y hasta con menos intención que otras, han tenido la “mala suerte “de darle un roce a un autobús y con su imprudencia producir varias muertes. La acción es la misma pero los resultados diferentes, uno va a la cárcel y el otro paga una multa casi como si hubiese parado en doble fila.
    Con cabezas pensantes como las que crean y aplican así la ley, cabe esperar resultados de cabezas que no dan para pensar más que: ¡a mí no me pasará eso..y si me llego a cuestionar si me pasara, tampoco pasa tanto…
    “La ingesta ni influyó en la conducción ni puso en ningún momento en peligro la seguridad del tráfico” ¿y porque se le paró e hizo las pruebas de drogas señoría? Parece que las autoridades de tráfico, guardias civiles y policías locales, tienen una visión y los jueces la suya ¿parece o está claro? Si le pararon digo yo que sería porque no se le veía una conducción eficiente y si no pasó nada es porque no era el día pero ya usted le ha dado la oportunidad de que pruebe otro día en que si mata a alguien, usted con el mismo mazo dirá que la ingesta influyó en la conducción produciendo la muerte de…
    Conclusión: No hay justicia hasta que no haya sangre. Perdón en estos casos muertos.
    Se debería penalizar con rigor estos delitos por si solos, ya dependiendo del resultado añadir a la condena lo estipulado pero principalmente está condenar la acción porque el resultado a no ser que sea algo premeditado, que esto es otra historia…, es sólo cuestión de suerte o mala suerte y que yo sepa la mala suerte no es un delito ni nada a castigar.

    • Josep Camós

      Sólo un matiz: No es necesario que hiciera cosas raras para que le practicaran la prueba. Podría tratarse de un control rutinario.

      • 50588

        Josep en cuetión de alcohol si, pero en cuestión de drogas lo dudo.

  • pepserra

    esto me retrotrae a ciertos debates que siempre me hubire gustado mantener con un letrado o de oficio afin.
    aunque derrape un poco en el post…
    si alguien sin dolo sale a la calle y va dando disparos con un arma y no causa victimas= ¿es una conducta temeraria…si o si?
    si el mismo tipo ahora maneja un vehiculo bajo el efecto de sustancias o va a toda mecha sin victimas…tampoco sin dolo= es otra conducta temeraria

    Entonces no se porque me da que la primera acaba bastante peor que la segunda
    Ya se que son casos, con sus diferencias, pero en los 2 intervienen 2 acciones que no son dolosas, son temerarias y en las 2 media un arma de fuego en el primer caso y en el segundo otra arma potencial qu es un vehiculo
    ¿ocurre quizas que la mayoria de la sociedad no ha interiorizado que un vehiculo, aun no estando diseñado a tal efecto, puede convertirse en un arma mortal?

    El concepto de temeridad cuando hablamos de toxicos al volante…¿donde queda?
    Hay algun lego en la sala que me pueda aclarar si temeridad esta a medio camino entre lo doloso y lo no doloso??

    Supongo yo que existen 3 supuestos con 3 accciones legales:
    -yo cojo el vehiculo y por un descuido de mi vision periferica atropello a alguien
    -yo cojo el vehiculo y esta vez me coloco bien notandose a 3 pueblos con lo que sea pero no atropello a nadie…
    -yo cojo el vehiculo con la intencion de atropellar a mi vecino que me cae mal y lo atropello
    Me interesan las diferencias entre los 2 primeros supuestos

  • s63aut

    Muchas veces sucede todo eso por falta de previsión del legislador, quizá debería haber una fórmula para que no se escapara quien pusiera en peligro la seguridad vial por causas no contempladas de forma directa, aunque a lo mejor hacer eso es más complejo que ir metiendo todas las causas en la normativa.

    Estaría bien que en este blog se analizara este vídeo:
    http://www.motorpasion.com/tecnologia/hay-gente-co
    en el comentario 39 comento lo que pienso del tema, un tema quizá también sin legislar.

  • corzo

    Después de leer los comentarios, sigo pensando que faltan medios para llevar a cabo lo que el legislativo pretende, si hay medios y después no se usan, se usan mal, no se lleva un seguimiento o no se hacen inspecciones, volvemos como al principio.
    Quizás falta información y formación; quizás hay demasiados que dicen que se hagan las cosas y pocos que las hacen, en definitiva que la sociedad va por delante de la administración y ésta parece que va lenta o no hace nada.
    La realidad del asunto es que si tropezamos siempre con las trabas judiciales poco vamos avanzando, es decir, pocas garantías tenemos los que nos ponemos en manos de la maquinaria jurídica.
    Falla nuestra legislación cada vez más ambigua y diversificada, y les hablo con conocimiento de causa, y esto hace que los profesionales duden incluso de cuales procedimientos son o no los acertados. Me remito al Código de la Circulación del año 1934, dicho Código quedó derogado no hace mucho tiempo, por tres reglamentos: el de circulación, el de vehículos y el de conductores y otro que podría llamarse “del procedimiento sancionador”, es decir, cuatro reglamentos que antes se contemplaba todo en uno: el código de la circulación del 34, y para qué dividir el código?, pues, para darle mas trabajo a los juristas, abogados, mediadores de seguros, etc…
    Y no digamos de la coletilla…”cuando debidamente se desarrolle” o “según la reglamentación”, mejor ni preguntar. Por ejemplo, existe la posibilidad de contrastar la prueba de alcoholemia (en el caso de resultado positivo en un control de alcoholemia) con análisis de sangre, orina u otros…..¿Se hacen contrastes con análisis de orina? ¿En este caso, porqué la legislación permite variedad cuando no la hay?.

    • Josep Camós

      A eso es a lo que yo llamo “nuestro enjambre de reglamentos”. Más razón que un santo, sí señor.

      Y sobre las coletillas “para dejar la ley abierta”… ejem, sin comentarios. ¿Tanto costaría redactar las leyes como un libro de instrucciones nada ambiguo, que es lo que en definitiva deberían ser?

      • s63aut

        Te puedo decir que, en simples trámites administrativos que deberían ser más claros que el agua, a veces existen grandes lagunas que permiten cosas como que cada oficina de atención al público aplique cosas muy simples de manera distinta, llegando a causar estupor en ciudadanos y en gestorías que tratan a veces con una oficina y a veces con otra.

        Si en trámites simples hay tantísima variación, todo con una misma ley, una misma orden de desarrollo y unas mismas ciruculares de criterios a aplicar, ¿qué no hará un buen abogado en un proceso penal?

      • 50588

        Falta la voluntad de hacer bien las cosas.Como dice el refran: hace más quien quiere que quien puede.En este caso pueden más que quieren y visto los resultados…pos eso!

  • pepserra

    Pues sí, hay una hipertrofia o congestion de leyes que existen en una especie de paraíso de la entelequia…pero alli …aisladas de las manos de los hombres que pueden ponerlas en practica.

    Pero es mas en materia de toxicos y conduccion, no solo hay exceso de reglamentos sino reglamentos a medias …en construccion, y sobre todo que dejan mucho espacio a la AMBIGÜEDAD.
    Y muchas lineas de puntos a rellenar cuando nadie sabe como enfrentarse a problemas medico-legales del dia a dia.

  • pepserra

    Sirva de ejemplo.todavia recuerdo aquel dia que asisti a un trafico ,nada serio,de paisano…(pasaba por ahi)
    una joven de unos 19 i pocos que habia salido de la via e iba ebria que echaba pa tras.
    una vez asistida y apoyado despues por los compañeros del 112, se presentaron los agentes de Trafico y al dirigirse a mi sobre si la misma presentaba signos de enolismo, pues les dije “que era obvio”
    una vez terminado el episodio… los tecnicos del 112 me echaron una mirada demoledora diciendome con los ojos”pero tio…que cabr—…pobre tia, haberte callado…vaya chivato”
    y esa fue la misma repuesta que obtuve en la base donde trabajo: de verdad macho eso les dijiste a los de trafico??
    Y es que si no nos quitamos ese complejo de culpa los medicos respecto a estos menesteres, mal vamos…
    vete tu a saber si quizas para esa joven, aunque tarde, no fue mas productivo para ella saberse posible culpable de un accidente irremediable que el encubrimiento de buen rollito.

  • corzo

    Ante todo profesionalidad y a veces se consigue utilizando la empatía, y la verdad por delante, si mi hij@ conduce después de ingerir alcohol o consumir drogas, asumirá su responsabilidad, puesto que antes de coger el vehículo ha habido una secuencia muy larga donde ha tenido tiempo de pensar si merece la pena o no de arriesgarse. De todas maneras en los informes médicos que se hacen supongo que se hará constar el estado del paciente.
    Un saludo

    • pepserra

      pues Corzo, te puedo asegurar que eso depende… en los informes medicos, atendiendo a la sensibilidad del medico hacia un problema como es la siniestralidad vial y los toxicos…aun creo que no entendido, como un asunto de salud publica.
      creeme es un asunto delicado este de la seguridad vial y la medicina. el bien comun frente a la vulneracion de la confidencialidad, que quizas aqui lo tengamos bien claro, en mi mundo NO lo esta tanto…

  • Juan Carlos

    Es increible, a veces las leyes, o mejor dicho, su interpretacion deja mucho que desear…