Luces inteligentes

Luces inteligentes

El otro día me quedé con ganas de hablar de los sistemas actuales que hacen que la conducción nocturna sea más efectiva, menos cansada y más eficiente. Estoy hablando de sistemas de visión nocturna tan logrados que es caso como ver la televisión y también me refiero a las luces inteligentes que calculan la inclinación de la dirección y se comportan como si fueran gatos; barriendo de lado a lado la calzada.

A la hora de comprar un coche con este sistema no debe quedarnos duda alguna: con nuestra seguridad no se juega. Puede que seamos prudentes y entonces decidamos no involucrarnos en las nuevas tecnologías o puede que tengamos dinero a mansalva y podamos comprarnos un cochazo de los que llevan incorporadas esas ayudas. En cualquier caso si tenemos la posibilidad… yo recomendaría adquirir el extra.

BMW es quien más ha avanzado en el campo de la visión nocturna al volante durante los últimos años. Incorporando una cámara de radiación térmica en el morro del vehículo, en su lado izquierdo, podemos observar a través de una pantalla las formas de aquello que nos encontramos por delante y que, obviamente, desprende calor. Incrustada en una burbuja protectora anti-golpes y acondicionada con lavaparabrisas y calefacción para desempañar la óptica se convierte en una fiel amiga. Aunque tiene sus desventajas, obviamente: tan sólo se trata de un buen sistema cuando el conductor que va a bordo es capaz de discernir y no reducir su capacidad de reacción, observación y anticipación.
Lo que más destacaría de este sistema sin lugar a dudas, es la posibilidad de efectuar Zoom desde grandes distancias y aún a gran velocidad para ver y reconocer los obstáculos con los que nos encontraremos por delante.

visionnocturna2.jpg

A la cola de BMW tenemos sistemas que también mejoran la conducción en condiciones de poca visibilidad y que no son tan avanzados, aunque tampoco por ello dejan de ser efectivos. Aquí incluiremos, por citar a grandes fabricantes, a Mercedes, Opel e incluso algún modelo Seat. Me refiero a las luces inteligentes o adaptativas: un faro bixenon capaz de torcerse varios grados para seguir la cuneta, la curva o la acera. Útiles sobre todo para esos trazados tan cerrados que provocan que perdamos iluminación en el centro de la calzada en algunas curvas y en el exterior en otras.

En otros casos se incorporan sistemas de nivelación para el alumbrado de carretera, haciendo que grandes velocidades se eleve el haz de luz y con ello la visibilidad sea más lejana y más certera. Aunque este sistema tiene más desventajas que ventajas, pues deslumbraremos antes y por la altura a la que están situadas podemos perder de vista objetos o animales que se crucen inesperadamente a ras de suelo.

Famosas son también ya las luces con «auto light» o en cristiano y mal traducido, encendido automático. Cuando entramos en un túnel, garaje, paso subterráneo o tenemos el día oscuro, llueve… en todos esos casos se conectan las luces de cruce. Esto se consigue a través de una LDR, es decir; Resistencia Sensible a la Luz que se puede encontrar en el mercado a un precio irrisorio (aproximadamente 0,90€). Por supuesto voy a sacar pegas a este sistema, faltaría más: y es que, por muy seguro y cómodo que parezca hace que los conductores con pocos recursos técnicos y con una dejadez inmensa en lo que a normativa se refiere deleguen toda la responsabilidad sobre el coche. Y a lo mejor, en esos días en que llueve bastante y no se ven los coches que nos preceden en alguna autovía, no por la cantidad de luz existente, sino por el agua, son incapaces de conectar manualmente el sistema de alumbrado; poniéndose en peligro ellos y poniendo en peligro a los demás. Y sin embargo creo que este sistema es el más económico y ventajoso de todos los citados, pese a que puede quedar anticuado en breve espacio de tiempo si el estado por fin aprueba el uso obligatorio de luces de cruce durante 24 horas.

Finalmente citaré la incorporación de leds y lentes de bajísimo consumo que producen un ahorro considerable además de un aumento de la seguridad. Y como curiosidad recalcar la capacidad de iluminación y visión de las luces Xenon, tan usadas actualmente en modelos de gama media pero que se convierten en asombrosamente deslumbrantes cuando los faros están sucios (y sí, la gran mayoría de modelos que incorporan este alumbrado llevan también lavafaros). Así que, sin importar lo que nuestro bolsillo nos permita o lo que nuestro gusto nos dicte, una mala limpieza y un ineficaz mantenimiento del coche suponen un riesgo adicional que ni la mayor de las tecnologías podría solventar.

  • Yo tengo un corsa que tiene faros adaptativos. No tiene autoencendido pero como las llevo siempre encendidas no es problema.

  • Sólo por curiosidad, DonkeyG5: ¿recomendarías a la gente que compre el coche con faros adaptativos o no merece tanto la pena?