Vacaciones en coche tras la desescalada: qué tener en cuenta para nuestra seguridad

Jaime Ramos

16 junio, 2020

El inicio del verano, coincidente con el fin del estado de alarma, marca una nueva etapa en las carreteras. Se trata de fechas complicadas pues al restablecimiento de la movilidad se le une el inicio de una temporada de vacaciones de turismo nacional. ¿Estamos preparados para afrontar millones de desplazamientos con las máximas garantías de seguridad?

Todo parece indicar que este será un año de vacaciones en coche particular. Un fenómeno que llevamos intuyendo semanas y que trabajos como el de la consultora DNA se han encargado de confirmar. Según este, más del 80% de los españoles pretende hacer turismo y la gran mayoría se va a quedar en España.

Es una consecuencia directa de una «nueva normalidad» en la que los viajes en otros medio de carácter público, como el avión y sus destinos, se intentarán evitar por el mayor riesgo que suponen a tenor de lo vivido con el covid-19. Por eso, opciones como campings o autocaravanas se han revalorizado.

Este año vacaciones en coche

La situación vial este año puede resultar muy diferente a la que estábamos acostumbrados. Se trata de algo que apuntábamos con el inicio de la crisis sanitaria, al percibir una reducción histórica de la siniestralidad vial.

El panorama se antoja complejo. No solo se incrementará la movilidad por carretera, sino que ocurrirá en una situación única tras un periodo en el que muchos conductores han visto reducidos sus desplazamientos y con la incógnita de desconocer cómo evolucionará el aspecto sanitario. De hecho, esto ya ha provocado cambios nada halagüeños el comportamiento de los conductores al volante.

La tendencia se seguirá en algunos países vecinos también afectados por el covid-19, como Francia. Allí existe la restricción de no poder salir de un radio de 100 kilómetros con respecto al domicilio. Una medida que amenazaba las vacaciones de los franceses y que las autoridades han decidido suprimir durante los meses de julio y agosto.

La DGT se prepara

vacaciones desescalada

Desde la DGT se preparan para un dispositivo único. Algunas fuentes ya auguran un temido efecto rebote con la siniestralidad y este año concienciación y precaución vial serán, más que nunca, claves. Y es que, optar por el turismo nacional para reforzar la seguridad frente al covid-19 no ha de derivar en un incremento de las víctimas de tráfico.

En ese sentido, la DGT ha publicado un decálogo para recordar qué debemos tener en cuenta para movernos en vacaciones en coche. Este incluye:

  1. Puesta a punto del vehículo.
  2. Combatir factores de riesgo como el estrés o el sueño.
  3. Mejorar la posición al volante.
  4. Extremar la atención, sobre todo si no se ha dejado de conducir en las últimas semanas.
  5. Planificación para los viajes largos.
  6. Visión continua.
  7. Tener en cuenta la edad del conductor, sobre todo en casos de avanzada edad.
  8. Respeto de los límites de velocidad.
  9. Respeto de la distancia de seguridad.
  10. Respeto de las restricciones y recomendaciones en relación con el coronavirus.

¿Qué aspectos tener en cuenta en estas vacaciones?

Mascarilla en el coche

Como se puede comprobar, el decálogo de la DGT no varía, en exceso, de las recomendaciones de otros años. El objetivo de paliar la siniestralidad vial requiere incidir sobre los principales factores de riesgo. Por ello, los consejos de la campaña de la Fundación MAPFRE «Ve, vuelve y vive» no han perdido valor alguno, todo lo contrario.

La Fundación MAPFRE comenzaba el abanico de recomendaciones por recordar la importancia de los sistemas de retención: asientos, cinturones y, sobre todo, los sistemas de retención infantil. Con estos, se ha podido dar el caso de no haberlos utilizado durante un largo periodo de tiempo en semanas anteriores. Por eso, en Circula Seguro, hemos repasado algunos de los aspectos cruciales para revisar la sillita.

Alerta se ha de estar también ante los factores que reducen la atención al volante. Cansancio, fatiga, somnolencia, estrés pueden agravarse si el conductor está desentrenado. A esto hay que sumar la incidencia del teléfono móvil y otros dispositivos, cada vez mayor, en la siniestralidad. Ante esto, las vacaciones son una gran oportunidad para reforzar al hábito de la atención permanente y la importancia del descanso en los trayectos largos.

A vueltas con la velocidad y el alcohol

vacaciones desescalada

Sin duda, uno de los fenómenos más complicados para combatir este verano será el de la falta de respeto por los límites de velocidad. El exceso de velocidad suele causar más de un tercio de los siniestros. Ya durante estas semanas la DGT ha comenzado a mostrar su preocupación por el aumento de infracciones relacionadas con esta.

El ente público indica un incremento del 39% de los conductores que supera los límites, una proyección muy negativa aplicada al gran número de desplazamientos pronosticados que surgirán de las vacaciones en coche.

Si la velocidad elevada causa estragos, no se puede obviar las consecuencias de conducir bajo los efectos del alcohol y otras drogas. Añadir este factor a la ecuación de este verano resulta fatal si ya de por sí muchos conductores han llegado a perder ciertos hábitos «saludables». No conviene olvidar este año que, incluso dentro de los límites que marca la norma, el consumo de alcohol afecta de forma negativa al conducir.

Este año más que nunca no podemos permitirnos el lujo de mandar de vacaciones a la seguridad vial. La situación con el covid-19 demanda una responsabilidad especial. A la recomendaciones vistas otros años se le unen las del respeto por las nuevas normas que eviten, por ejemplo, poblaciones costeras saturadas. Un correcta planificación de nuestros itinerarios nos permitirá disfrutar de este año tan particular.

En Circula Seguro | Vacaciones de verano: un momento ideal para revisar la sillita de seguridad infantil

Imágenes | iStock/Mike_Pellinni, iStock/RugliG, iStock/sendy lu, iStock/Tommy Cahill, iStock/Esteban Martinena Guerrero, iStock/leolintang

--

Una iniciativa de: