Una segunda vida para nuestros neumáticos. O incluso más

Morrillu

5 marzo, 2013

Hoy os vamos a contar una nueva forma de dar una oportunidad más a nuestros neumáticos gastados. Sí, esos mismos que hemos sustituido hace nada porque ya estaban a punto de llegar a los testigos de desgaste. Y aunque de momento su aplicación no está directamente relacionada con la seguridad vial, quién sabe si en un futuro no muy lejano sí lo estará.

Este trabajo de reciclaje para un nuevo uso del neumático corre a cargo de la empresa Gomavial, situada a caballo entre Guipúzcoa y Granada. Se encarga de procesar los neumáticos usados de forma que puedan seguir siendo utilizados para otros usos durante muchos años. Veamos en qué consiste:

Gomavial: de una rueda a tres subproductos

El trabajo de Gomavial sobre el neumático está un paso más allá del reciclaje ya que lo dividen en tres productos diferentes cada uno de los cuales ha sido estudiado en profundidad para conocer de cerca sus propiedades particulares y en qué nuevos usos se pueden destinar.

Por un lado está la capa exterior, lo que comúnmente denominamos la banda de rodadura y que ellos llaman Hormigoma. Su propiedades más destacadas son las de antivibraciones y aislantes. La capa intermedia, que es la que lleva todo el entramado de hilos de acero inoxidable es la llamada Metalgoma. Precisamente esta forma constructiva que se asemeja al hormigón armado le permite tener una gran resistencia a la tracción.

Por último tenemos la capa más interna del neumático, la llamada Geogoma y que en el neumático está en contacto con el aire interior de la rueda y que una vez separado tienen unas grandes propiedades de impermeabilidad y antitranspiración.

Procesamiento y primer uso

El proceso de dividir el neumático en tres partes además se puede hacer en cualquier lugar ya que la propia Gomavial ha patentado una máquina que puede ser embarcada y transportada así al lugar donde se encuentre los neumáticos para procesarlos y enviarlos ya procesados a Usurbil, donde se encuentra el centro que se encarga de realizar el producto final.

La primera aplicación práctica ha sido para la industria ferroviaria. Se trata de un apoyo de carril realizado a partir de la Hormigoma que hemos hablado y que se coloca entre la traviesa y el propio rail. Hasta ahora se utiliza un elemento metálico pero la capa exterior del neumático, una vez cortado al tamaño adecuado ofrece unas mejores propiedades que protegen el resto de elementos y mejora la comodidad de los pasajeros.

Más información | Gomavial
Vía | El Comercio, edición impresa

Etiquetas

neumaticos
--

Una iniciativa de: