Artículos etiquetados como Velocidad y Seguridad Vial

Las fases del siniestro vial (1): Percepción

3838933387_7cd9338027_z

El incidente o siniestro vial con ocasión del tráfico de vehículos (con o sin motor) y en donde también participan peatones y ciclistas, ya sea en casco urbano o interurbano, no se produce de forma repentina o como caído del cielo (falsa creencia), sino que se trata de una sucesión encadenada de hechos que se producen en dos dimensiones físicas: en un terreno, sitio o lugar y en un intervalo de tiempo.

El escenario vial ya lo conocemos, es decir, es por donde nos movemos. Un espacio donde existen varias zonas, fases o áreas para explicar o reconstruir lo sucedido dentro de una secuencia temporal recorrida por un vehículo o peatón. Pues bien, una de esas fases sería la percepción, es decir, la acción y efecto de comprender o conocer algo.

Leer más…

La percepción de lo que es circular rápido, muy rápido o con exceso de velocidad

12886550354_bb4c831c6e_b
La nueva tabla de sanciones con respecto a la velocidad máxima establecida es interesante: aplica los nuevos cambios en los límites de velocidad porque incluye una columna para el límite de 20 km/h, y otra para el de 130 km/h, con los correspondientes tramos de sanción, la multa económica y la pérdida correspondiente de puntos. En realidad es una tabla como cualquier otra de las que podemos ver en cada reforma de la Ley de Seguridad Vial, pero esta vez la traigo no solo para informar sobre ella, sino para tratar un tema que me parece curioso.

La percepción que todos tenemos a priori sobre la velocidad es que «circular rápido» es más notable cuando lo hacemos en una autovía, por ejemplo, a 150 km/h, que cuando circulamos a 50 km/h en una zona de 30. Quizás esto es algo exagerado, pero con otro ejemplo lo veremos más claro: circular a 70 km/h por la Castellana de Madrid (ponga aquí la calle o vía de su ciudad por la que más rápido circulan los coches) no se considera algo excesivamente grave, al menos visto el tráfico diario en esa gran arteria. Si aplicásemos esa proporción a los 120 km/h de la autovía, hablaríamos de 168 km/h, ¿son o no son más impactante los 168 km/h que los 70 km/h?
Leer más…

Accidentes, consecuencia de velocidad y errores

Accidente de coche

A principios de esta semana, en un nuevo capítulo de nuestra particular tercera oportunidad, hablábamos del alcance por detrás debido a una velocidad inadecuada a las circunstancias o al trazado de la carretera. Por casualidad me encontré con el vídeo que podréis ver a continuación en el que varios factores influyen en que tenga lugar un siniestro. Muchas veces los accidentes son consecuencia de la velocidad y otros errores.

Esto me recuerda a su vez cuando hablaba en un artículo sobre el uso de prendas reflectantes en moto e intentar ser lo más visibles posibles. Mucha gente siempre respondía lo mismo: pero si es que no nos ven. Incorrecto, porque puede que no nos vean pero al menos que por nuestra parte hayamos hecho todo lo posible. Y es que dos no chocan si uno no quiere.

Leer más…

‘La tercera oportunidad’ (18): Alcance por detrás

La Segunda Oportunidad - La tercera oportunidad

Nuevo lunes y una nueva entrega de ‘La Segunda Oportunidad’ aunque en este caso, la prudencia antes lo imprevisible es lo que debemos tener claro, más allá de cualquier tipo de consejo como la velocidad adecuada a las circunstancias o la visibilidad para poder reaccionar frente a lo que pueda pasar en la carretera.

Y es que aunque nos creamos lo contrario, muchos elementos se salen de nuestro control cuando conducimos diariamente. Porque no sólo dependemos de nosotros mismos sino de todo lo que nos rodea, desde el resto de conductores a fenómenos metereológicos, e incluso detalles que ocurren de repente como un animal que se nos cruza. Es decir, tal y como dice Paco Costas, tener previsto lo imposible. Veamos el capítulo correspondiente:

Leer más…

¿Cómo se establecen los límites de velocidad?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Consejo de Ministros ha dado el visto bueno sobre el proyecto de Ley de modificación de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Sólo falta, ahora, que nuestros legisladores editen el texto definitivo y le den al botón para que salga publicado en el BOE. Una modificación de la Ley y de su Reglamento que, según su exposición de motivos, se adecuará al contexto y a las necesidades actuales sobre los límites de velocidad.

Las novedades del Reglamento de Tráfico que vimos en su día siguen en pie pero me gustaría profundizar un poco más sobre el aumento a 130 kms/h de la velocidad máxima en algunos tramos de autopista y autovía por ser uno de los puntos más destacado y al mismo tiempo polémico por la famosa y reciente bajada de la velocidad a 110 kms/h.

Un límite de velocidad no sólo se establece para el tipo de vía o tramo cualquiera sino teniendo en cuenta el tipo de conductor y tipo de vehículo. Asimismo, no debe ser impuesto sino adaptado a las condiciones de la vía, condiciones ambientales y de circulación. ¿No les parece?

Leer más…

Velocidad percibida vs. velocidad real

Velocidad de circulación

Hablando sobre velocidad de circulación, este es un ejercicio interesante: mostrar el vídeo de un crash-test de Euro NCAP a un auditorio de personas que no han tenido ninguna formación previa en Seguridad Vial, detener la reproducción en mitad de uno de los choques frontolaterales y preguntar de forma abierta cuál consideran que es la velocidad a la que impactan esos vehículos. Otro ejercicio interesante: intentar que sean esos miembros del público que expliquen algo tan abstracto como «qué son 50 km/h».

Tanto en uno como en otro caso, resulta frecuente encontrar muestras de la diferencia que hay entre velocidad percibida y velocidad real. No porque se dé una posición mayoritaria según la cual los choques sucedan a más velocidad de la que realmente se producen o porque se banalice lo que suponen 50 km/h. Simple y llanamente, porque no existe una conciencia de lo que supone cada una de esas cuestiones.

Leer más…

¿Qué límite de velocidad ponemos en las zonas residenciales?

zona30

La limitación de velocidad por ciudad sigue siendo un tema pendiente a pesar de que la normativa actual contempla la velocidad genérica en razón del tipo de vía y la limitación específica para cuando sea necesario una reducción de velocidad. Tan fácil como definir qué zona residencial o lugar por donde el paso de peatones es más frecuente para aplicar el límite de velocidad que debe cumplir el resto de usuarios de la vía.

El problema viene como consecuencia de querer aplicar una velocidad específica en un tramo concreto sin tener en cuenta, por ejemplo, la afluencia de vehículos y peatones por dicho lugar, si existen zonas comerciales o de ocio, residencias o colegios próximos, anchura de la calzada, etcétera. Mientras tanto, la velocidad máxima por ciudad, hoy por hoy, es 50 kms/h pero esto no significa que en algunas calles o zonas determinadas se aplique una reducción de velocidad. Por tanto, el problema será definir la velocidad de ciertas zonas urbanas. ¿No les parece?

Leer más…

Evitar o ignorar un resalto, factor de riesgo en la conducción

cojin_berlines_0_CS

Los resaltos o bandas reductoras de velocidad colocados en la calzada de forma transversal como obstáculos artificiales tienen como objetivo reducir de forma efectiva la velocidad de los vehículos si están debidamente señalizados tanto vertical como horizontalmente mediante señales de tráfico, especialmente en zonas residenciales y de peatones como, por ejemplo, colegios o tramos de travesías peligrosos.

Los resaltos o lomos de asno como coloquialmente se conocen, podemos verlos convertidos en pasos de peatones y también en algunos trazados de vía interurbana para advertir de la presencia de un punto donde se requiere disminuir la velocidad. Pues bien, dependiendo de su diseño, en especial, su anchura y longitud será mas que suficiente para evitar daños en los vehículos a su paso. Pero, de ahí, que se ignoren para evitar pasar por encima de ellos como para evitar un obstáculo lo veo innecesario y peligroso. ¿Qué opinan?

Leer más…

La negra historia de ‘la cuesta de Las Doblas’

Imagen de la curva tras el accidente de 1961 donde fallecieron 22 personas

Imagen de la curva tras el accidente de 1961 donde fallecieron 22 personas

El 10 de junio de 1973, hace hoy 40 años, un terrible siniestro vial conmocionó a Sevilla, Huelva, especialmente la aldea del Rocío y a España entera por la salida de vía y posterior caída por terraplén de un autobús a la altura de ‘la cuesta de Las Doblas’ situada en la antigua carretera N-431 que une las provincias de Sevilla y Huelva y en donde fallecieron ocho viajeros de los 49 que transportaba. Un trazado de carretera que ya fue considerado peligroso desde que el 21 de mayo de 1961, es decir, doce años antes y en un siniestro de las mismas características, fallecieran 22 de las 65 personas que viajaban de forma irregular en un camión.

Dos trágicos sucesos ocurridos en el mismo trazado y que aún siguen recordándose por el destino de las personas que viajan en ambos vehículos que era hacia la Romería del Rocío, incluso, por alguna que otra leyenda urbana, debido a los siniestros de tráfico que han ido produciéndose posteriormente a su paso por el mismo lugar. Una curva que resulta ser peligrosa por la configuración del terreno, como más adelante veremos y que corresponde actualmente con el kilómetro 3 de la carretera A-472 situado en la provincia de Sevilla.

Leer más…

Pegasus, el helicóptero de la DGT que todo lo ve

Pegasus

El jueves se puso en funcionamiento Pegasus, un sistema pionero a nivel mundial en el control de velocidad y detección de infracciones por parte de los vehículos desde el aire. Uno de los 19 helicópteros de los que dispone la DGT ha sido equipado con este nuevo dispositivo con el fin de poder realizar un control mucho más exhaustivo y disuasorio, sobre todo en las carreteras convencionales.

Este tipo de carreteras son las que aglutinan un mayor número de fallecidos en accidente de tráfico, siete de cada diez accidentes mortales y a la vez, son las más difíciles de controlar por medio de los sistemas de detección de velocidad convencionales, tales como radares fijos o móviles.

Leer más…